Silente pandemia de ira 

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

La tragedia que ha significado la muerte a balazos del comunicador y animador deportivo Manuel Duncan a manos del vicealmirante Félix Alburquerque obliga a reflexionar sobre el incremento de homicidios tipificados como “crímenes de ira”, que se perpetran cuando el homicida actúa por arrebato o cólera.

Los especialistas definen la violencia de ira como aquella que no se perpetra como acción principal para la comisión de un crimen como seria cuando el asaltante dispara contra su víctima para robarle o el sicario que asesina a cambio de dinero.

Abogados penalistas suelen presentar en audiencia jurisprudencias en las que  se considera  el crimen de ira como circunstancia  atenuante y no agravante, aunque por lo general al homicida se le aplica el rango de pena tipificado en el Código Penal.

Desde la óptica del Ministerio Público y del juzgador la ira o cólera como  elementos paliativos  carece de asidero porque ninguna ley penal o dispositivo procesal la prevén, pues valoran solo las circunstancias probatorias de que el imputado incurrió en tipo de violencia que causó  homicidio o asesinato.

Lo que muchos abogados intentan demostrar en estrado es que la ofensa sufrida por su defendido seria de tal magnitud física o moral  a causa de la cual sufre un tipo de ira que lo lleva “a perder el juicio”, en cuyo estado perpetra el crimen.

Es importante subrayar que en el ordenamiento jurídico dominicano la figura del delito o crimen de ira es irrelevante ante el fardo probatorio que identifique los elementos constitutivos de un homicidio o asesinato, aunque pueden valorarse atenuantes como legítima defensa.

La muerte del comunicador Manuel Duncan es ante todo una tragedia que desnuda un tipo de violencia social derivada de una silente pandemia de ira, como muestra, además de este penoso suceso, el asesinato del ministro Orlando Jorge Mera  y la muerte a balazos de una pareja de esposos perpetrado por un funcionario, entre otros sucesos.

En 2021 se registraron 1,349 homicidios, un 8.6% más que los reportados en 2020, el 62% de los cuales  se perpetraron  con armas de fuego, lo que quiere decir que más de seis de cada diez muertes violentas fueron causadas a balazos.

También se resalta que se produjeron 144 homicidios considerados feminicidios.

De nuevo la sociedad dominicana se conmociona por  una tragedia cuyo causal principal se tipifica como violencia o crimen de ira, enfermedad silente que se extiende muy por todas las clases y capas sociales, tanto así que la gente se enfada muy fácilmente, ingresa en cólera, pierde el juicio.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
7 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
tifa de mao
tifa de mao
3 meses hace

Zapatero a sus zapatos Sr. Bobadilla si usted no es abogado que hace ud. opinando en cosas que no entiende, dejese de sandeces y siga con su bobo de bobadilla.La reaccion a sustancias alucinogenas hace que las personas actuen de esa forma.Si la policia le hiciera una prueba de dopage al general tendria la prueba lo mismo sucedio con el regidor en Stgo rodriguez. pero como la justicia es independiente tenemos que justificar todo.

quique26
quique26
3 meses hace

en las ultimas décadas del siglo pasado, se creo un modelo, socioeconómico, poniendo a los hijos a elegir entre lo económico y forma de actuar, muchas familias entraron en conflictos interminables, por las malas influencia fueras del hogar intimo de circulo estrecho de los padres con los varones y las madres con las hembras, asumiendo su roles ante la sociedad, pero todo cambio al surgir los bares y subir el consumo drogas y alcohol, ya lo saben

quique26
quique26
3 meses hace

no hay que se psicoanalista de la conducta, ni entrar a analizar sobre un hecho real, común y cotidianos entre un hombre en estado de embriague, y un niños rebelde inadaptado, la interacción social es cuando los miembros de una comunidad comparten unidos criterio y concepto comunes del interés cotidiano para mantener la armonía, su integridad de ellos y sus familias, esposa hijo y hija bajo su responsabilidad crear una sociedad justa ya lo saben

Rafael Bobadilla
Rafael Bobadilla
3 meses hace

todos conocidas… Yo quisiera preguntar, conociendo la idiosincracia del dominicano, a quien que un tipo, valiendose de sus condiciones de superioridad fisica le de dos o tres pescozones, que teniendo un arma en su carro parqueado se va a «reburujar» conese abusador para recibir mas golpes..? la reccion normal es la que hasta ese momento, el agredido asumio… No quiero decir que esto sea legal, pero tenemos que remitirnos al aspecto humano.

Rafael Bobadilla
Rafael Bobadilla
3 meses hace

ambiente festivo, se fijo en este viejito, flaco y chiquito… pensando que era «una guevita», a lo mejor se dijo: «ah, mira cono… con este es que me la voy a desquitar… lo encaro, y le entro a pescozones… pero, le salio un muerto porque el desconocia que este senor era, o habia sido un alto milatar,
abezado en el manejo de armas de fuego y que ya se habia «lambido» dos o tres, o quien sabe cuantos mas… resultado: las consecuencias por

Rafael Bobadilla
Rafael Bobadilla
3 meses hace

cabeza… La fatalidad lo puso en una situacion que el no busco… La victima, que probablemente tambien tenia unos tragos en la cabeza, despues de una situacion, para el embarazosa, como derramarse ketchut en una camisa a lo mejor costosa, sintio frustraccion y… mirando a su alrededor entre una concurrencia que problemente y por la hora todos estaban en el mismo tenor, risas, algarabia, como sucede entre personas qe estan envueltas en un

Rafael Bobadilla
Rafael Bobadilla
3 meses hace

No soy abogado, ni nada que se parezca, pero para mi, considero esto como un caso de «culpabilidad compatida», por que….? voy a ponerme desde el punto de vista de un abogado de la defensa. Yo alegaria que ese senor no fue a ese lugar con la intencion de matar a nadie… el incluso no portaba su arma… LLego contento porque venia de una fiesta en la que habia pasado un buen momento… estaba de buen humor y evidentemente con unos tragos en la