Señores miembros del CNM, esperemos no esperar lo inesperado

imagen
EL AUTOR es arquitecto. Reside en Santo Domingo.

Antes de entrar en materia. Sería trascendental, muy trascendental, que en la próxima modificación constitucional (que aparentemente no tarda), el presidente de la República, o un congresista con talento (que los hay), someta una modificación en la estructura del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), ampliándola a un mínimo de 13 miembros, donde se añadiría un representante de la Iglesia Católica, otro de la Iglesia Protestante, uno de la clase sindical-obrera, al Rector de la UASD y un representante del Colegio Dominicano de Periodistas. ¿Por qué estas entidades? Porque tienen feligreses, partidarios y seguidores que les reprocharían drásticamente cualquier absurda escogencia de jueces.

Pero mientras tanto, vámonos con el CNM que tenemos, el cual se reúne ahora para dar inicio primero al proceso de evaluación de 12 jueces de la Suprema Corte Justicia (SCJ) que cumplieron con su período, y luego a la designación de los nuevos jueces que ocuparán las plazas dejadas por los que no pasen dicha evaluación.

En el listado de nuevos aspirantes a integrar la SCJ, aparecen jueces que son honestos y capaces, pero también emergen algunos que no lo son. Recordemos que este país es un vecindario, aquí todo el mundo sabe quién es quién. Usted pregunte en cualquier ámbito judicial por tal o cual Juez, y si es idóneo se lo confirman sin reservas, o por el contrario estallarán en risa. Tal como ocurre con muchos funcionarios y congresistas.

Esperemos que además de ser televisado este proceso de evaluación y selección de jueces para la SCJ, los miembros del CNM sean inquisitivo en las entrevistas que se les haga a los aspirantes. Es decir, algo similar a lo que aconteció en el recién pasado proceso de selección de jueces del Tribunal Constitucional (TC), donde se pudo observar al Senador José Ignacio Paliza, increpándole cierta bochornosa conducta a un Juez de Corte Penal que aspiraba a ser Juez del TC. Así deben hacer los demás miembros del CNM con esos jueces que han sido objetados y denunciados, por ante cualquier medio, por “irregularidades” en el desempeño de sus funciones. Si solo vamos a oír las sandeces que hablan muchos de estos aspirantes en esas entrevistas, pintándose de “angelitos”, le estaré agradecido al que inventó el “control remoto” de la TV.

En estos listados de aspirantes a la SCJ, siempre trata de colarse una Jueza de la Corte Civil del D. N., quien precisamente ahora también intenta hacerlo de nuevo, y que por ética de este medio se omite su nombre, pero muchos la conocen como “La Morenita”, de quien la Procuraduría fue apoderada de una denuncia querella, en octubre del 2017, para que se investigue el vertiginoso incremento de su fortuna, y de quien en el Consejo del Poder Judicial (CPJ) posan denuncias que dan cuenta de su dudosa conducta, específicamente una recibida por ese organismo en fecha 21/2/2018, con el No. 09678. Inclusive, el Dr. Vincho Castillo, en un Recurso de Casación contra una Sentencia en la que intervino esta jueza, en el año 2011, escribió que dicha Sentencia parecía haber sido redactada en la oficina de los abogados de la contraparte. Bueno, creo que ya me expliqué y están avisados.

Miren señores, cuando uno de esos jueces “randas” entra en tejemaneje con una de las partes, en una Litis, para la otra parte, aunque tenga la razón, es como ir con una pistola de agua a un tiroteo.

Los ciudadanos tenemos todo el derecho, y debemos aprovecharlo ahora, de hacer las objeciones y reparos, de manera pública y por ante los organismos competentes (CNM, CPJ, Procuraduría, etc.), contra  esos jueces rufianes que hacen y deshacen  lo que les venga en ganas, que se consideran inamovibles y eternos en sus cargos, que reciben soborno, venden Sentencias al mejor postor y quien sabe cuántas diabluras más, haciéndole un gran daño a los jueces que realmente son honestos, al Poder Judicial y a nuestra sociedad.

 

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *