San Agustín, buscador de la verdad

imagen
LA AUTORA es mercadóloga y comunicadora. Reside en Santo Domingo.

El 28 de agosto la Iglesia celebra el día de San Agustín de Hipona, Doctor de la Iglesia y a quien de modo personal le estoy muy agradecida.

H.Von Campenhausen, en su libro “I Padri della Chiesa Latina dijo de él: “el único Padre de la Iglesia que ha quedado hasta hoy como una potencia en el campo espiritual”.

San Agustín ha sido uno de los santos más famosos de la Iglesia Católica.

Después de Jesucristo y de San Pablo es difícil encontrar un líder espiritual que haya logrado ejercer mayor influencia que este enorme santo.

Su inteligencia era sencillamente asombrosa, su facilidad de palabra ha sido celebrada por todos los países. De los 400 sermones que dejó escritos, han sacado y seguirán sacando material precioso para sus enseñanzas, los maestros de todos los tiempos.

Cuando Agustín se convirtió al catolicismo escribió el libro Confesiones, que lo ha hecho famoso en todo el mundo, está considerado como un best-seller.

En la actualidad sigue siendo uno de los autores a nivel mundial sobre el que existe más bibliografía”. Otro autor, Capanaga, analiza su historia diciendo que la misma constituye un paradigma de la universal humana, pues pasó por tres experiencias típicas en el hombre: la del alejamiento de Dios, buscar a Dios, gozar de la unión de Dios.

El obispo de Hipona, como decía de él su gran amigo Posidio, fue un gran Pastor, que supo dar un gran equilibrio a la vida de acción y contemplación, poniendo en lo temporal y pasajero el sello de lo eterno.

Si pudiera decir algunas palabras que describieran un poco el alma de San Agustín, me aproximaría a semejante reto diciendo que fue un terco buscador de Dios, pues era un apasionado amante de la Verdad que no desmayó hasta que la encontró finalmente en Jesucristo.

San Agustín solía comparar la vida humana con el mar turbulento y peligroso. “El mundo es un mar, pero también a él le hizo el Señor, y no permite que se encrespen sus olas sino hasta el cantil, donde su furia se deshace.

No hay ninguna tentación que no haya recibido de Dios su medida y como de las tentaciones, lo mismo digamos de los trabajos y contrariedades no se permiten para que acaben contigo, sino para que te hagas más fuerte”.

Abundando en esta imagen, este gran santo nos interpela al explicar el episodio de Jesús cuando calma la tempestad en el lago de Tiberíades.

Recordemos que Jesús dormía plácidamente en la barca mientras los apóstoles eran víctimas del pánico ante las bravas olas, hasta que le despertaron. Atendamos las palabras de Agustín: “Oh, cristiano! Mira: Cristo está durmiendo en tu corazón, despiértalo para que impere a la tempestad y se apacigüe y retire, y para que vuelva la serenidad a tu conciencia alborotada.

Por eso luchas tú, porque Cristo va dormido en tu alma. Las tentaciones se han levantado contra ti porque tu fe está dormida. Qué significa tu fe está dormida? Que te has olvidado de ella. Qué significa, pues despertar a Cristo?

Avivar la fe, trayendo a la memoria lo que crees, despierta a Cristo. Tu fe mandará a las olas que te consternan, y la calma volverá a tu conciencia.

El Doctor de la Gracia como le llaman fue quien dijo la famosa frase: “Ama y haz lo que quieras”, que movidos por el amor divino nunca haremos mal a nadie.

A modo de agradecer todo el bien que me hizo la lectura de varios tomos de sus libros compilados por la B.A.C. (Biblioteca de Autores Cristianos) hice una modesta publicación asequible desde Amazon la cual titule: «San Agustín, mis citas favoritas» para incentivar el ahondar en su carisma y pensamiento.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Sr verdad
5 meses hace

Solo tengo para opinar que usted es muy bonita