Revelan alta tasa impositiva incentiva evasión fiscal en RD

imagen

SANTO DOMINGO, 15 de noviembre.- Estudiantes de postgrado de la facultad de economía de la Pontificia Universidad Madre y Maestra participaron del conversatorio “Inequidad Fiscal: Catalizador del Mercado Ilegal”, que resaltó el impacto negativo de las reformas tributarias aplicadas a las industrias de cerveza, cigarrillos y ron del país a través del tiempo.
El encuentro contó con la participación de los panelistas, Roberto Despradel, Vicepresidente de DASA y Nassim Alemany, Socio de Deloitte. Alexis Cruz-Rodríguez, Coordinador de la Maestría de Economía Aplicada de la PUCMM dio la bienvenida y las gracias a los expositores por su participación.
Manuel Cabral, presidente de la Asociación Dominicana de la Industria del Cigarrillo (ASOCIGAR), presentó la situación y enfatizó su impacto fiscal.
“La inequidad fiscal es un catalizador director del comercio ilegal. A raíz de la última reforma fiscal vimos cómo aumentaron menos de un 1% la participación de las marcas de contrabando en el mercado de cigarrillos a cerca de 17% en el 2014.
En el caso de las bebidas alcohólicas, los productos que evaden obligaciones fiscales se han incrementado hasta un 23%. Esta situación atenta directamente contra la industria local de cigarrillos y bebidas alcohólicas, y además restringe los esfuerzos de recaudación del Gobierno dominicano”.
Despradel compartió el contexto general de las industrias involucradas. Estas industrias generan más de 75,000 empleos directos e indirectos; cuentan con más de 3,200 proveedores locales, aportan el 11% de los ingresos tributarios, exportan productos por un valor de US$140 millones a más de 40 países y representan el 3% del PIB.
“En la última década, estas tres ramas industriales han sido sometidas a seis reformas tributarias, las cuales han generado incrementos impositivos anuales desde el año 2004”, expresó Despradel. Continuó resaltando que a la fecha, la carga tributaria de estos sectores es una de las más altas de América Latina, llegando a 4 veces más gravámenes que el resto de la economía.
El aumento de los impuestos al consumo que han sufrido estas tres ramas industriales en los últimos años se reflejan en una importante reducción en los volúmenes de venta, lo cual afecta a la cadena de producción y comercialización. Dicha reducción de los volúmenes de venta ha afectado los planes de expansión previstos, con la correspondiente reducción en la creación de nuevos empleos y riqueza para el país.
En el caso del ron, las ventas han sufrido una baja de 23% durante enero-agosto del 2014, con relación al mismo período previo a la última reforma tributaria del 2012. Para cigarrillos, las ventas han caído en un 29% de enero-agosto 2014, en comparación al mismo periodo previo a la última reforma tributaria 2012, lo que también ha producido un estancamiento de la recaudación en este mismo período.
Finalmente, en el caso de la cerveza, las ventas cayeron en los primeros ocho meses del presente año en un 15.2%, en comparación al mismo periodo previo a la última reforma tributaria 2012, mientras que las recaudaciones fiscales se han mantenido estancadas.
Otro efecto perjudicial, producto de las altas cargas tributarias, se refleja en la alta incidencia de comercio ilegal en el país.
Despradel comentó que “en la medida que han seguido aumentando los impuestos con el consecuente encarecimiento de estos productos dominicanos, se ha ido estimulando el contrabando en el caso del cigarrillos y la evasión fiscal en el caso de las bebidas alcohólicas, con mercancías que no cumplen con la regulación vigente ni con el pago de impuestos, afectando considerablemente la producción nacional y las propias recaudaciones fiscales”.
jpm

0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios