Reclaman moderna ley de Aduanas que facilite comercio en Dominicana

imagen

SANTO DOMINGO.- William Malamud, vicepresidente ejecutivo de Amchamdr, reclamó una moderna ley de Aduanas que facilite el comercio y la competencia comercial exitosa para República Dominicana.
A su juicio, la ley debe ser un marco integral que brinde seguridad jurídica a los actores involucrados, que sea garante de los roles de facilitación y control del comercio exterior de toda aduana moderna, conforme a los compromisos asumidos en los acuerdos internacionales y las mejores prácticas de la Organización Mundial de Aduanas.
Facilitar el comercio ha sido una prioridad para la organización durante la pasada década y, desde su punto de vista, “debería ser una prioridad nacional, desde el Palacio hasta los Puertos”.
Amchamdr aboga por la aprobación de la propuesta de ley en el Senado, introducida por la Dirección General de Aduanas, y que es resultado de más de tres años de duro trabajo y construcción de consenso entre el sector privado y dicha institución.
En nuestra región, agregó Malamud, así como en otras zonas del mundo, los países están adoptando medidas de trascendencia en dicha faceta, y no simplemente para cumplir con los acuerdos internacionales y convenios comerciales.
Son conscientes de que para que sus empresas puedan competir en una economía global y regulada, resulta esencial reducir los costos transaccionales, el tiempo, la complejidad y las incertidumbres asociadas con el movimiento de bienes a través de las fronteras, acotó.
Recordó que desde principios de los ochenta se trasladaron a Asia un considerable número de operaciones de manufactura por dos razones básicas y complementarias: la existencia de petróleo barato y una revolución en el transporte multimodal que trajeron consigo un abaratamiento del transporte hasta niveles históricos.
Este hecho coincidió con un momento de gran apertura de China a la inversión extranjera directa, lo que daba a las compañías acceso a mano de obra extremadamente barata.
Como resultado de este panorama, se produjo un éxodo del sector manufacturero hacia el gigante asiático, algo que impactó tanto en Estados Unidos como en la región, subrayó el funcionario.
Sin embargo, existe un creciente número de empresas que operan en el gigante asiático que desean reubicar su producción en espacios cercanos a los Estados Unidos “porque es el principal mercado importador del mundo, más grande que la suma de las importaciones que representan las cuatro naciones que le siguen”.
El costo de la mano de obra se ha incrementado rápidamente. Por ello y por otras razones, China ha dejado de ser una opción competitiva para varios productos de manufactura. Y, por último el transporte marítimo se ha convertido en un costo significativo para hacer negocios, refirió Malamud.
Defendió que Amchamdr representa una oportunidad sin precedentes para atraer compañías que buscan reducir sus costos de transporte y de logística, puesto que su instalación en el territorio caribeño generaría empleo y riqueza, y la transferencia de tecnología y mejores prácticas.
República Dominicana cuenta con la proximidad geográfica, “pero para poder traducirla en beneficios tangibles necesitamos reducir los costos transaccionales, los tiempos, las complejidades y las incertidumbres asociadas al comercio internacional, señaló.
ProCompetencia
Por otro lado, el ejecutivo señaló que para aprovechar al máximo las oportunidades que ofrecen el libre comercio y la economía global es esencial contar con que la Ley General de Defensa de la Competencia y que a su vez, sea respaldada por un comisionado funcional y empoderado”.
El libre comercio y la ley de Competencia tienen el mismo objetiv maximizar el bienestar de los consumidores y el de las empresas que consumen los insumos a través de la competencia. Se deben considerar como las dos caras de una misma moneda, donde se van reforzando la una a la otra, dijo.
Malamud también resaltó el trabajo de Dicoex, institución responsable de asegurar que las diferentes instituciones públicas entiendan y hagan cumplir las reglas acordadas en los 22 capítulos y los varios anexos que componen el Drcafta.

¡Comparte esta noticia!
  Suscribir  
Notificar a