RD, un país en serio riesgo

imagen

República Dominicana es una nación cuya historia está matizada por sus grandes momentos histórico, culturales y el valor de gente de sus habitantes, cuya calidad ha sido resaltada en los más elevados escenarios del mundo. Sin embargo, el rumbo que ha tomado el país en las últimas décadas lo ha colocado en uno de los estadios más difíciles, inseguros, desalentadores y desesperanzadores de su joven historia. Me apena y causa pavor la realidad de un país, cuyos mandatarios, por décadas, lo han dejado envolverse en deudas impagables, en instituciones improductivas, con un Congreso sin el menor amor por la patria y cuya labor mayor es la de aprobar préstamos y repartirse el presupuesto interno. República Dominicana ya es una isla rodeada de haitianos por todas partes, un país donde una decisión constitucional, la sentencia 168-13, de un tribunal que no admite apelación ni oposición, es mutilada por una ley, la 169-14, y rematada por un decreto, el 250-14, para facilitar el mandato de la Fusión, impuesto por algunas potencias. Ni Duarte, ni Mella, ni Sánchez, ni Luperón ni Juan Bosch, han encontrado fidelidad en su ideario y el sueño de una patria libre e independiente de toda potencia extranjera, ya está pasando y quedando en el discurso retórico de quienes todavía hablan, aunque no hacen, de la grandeza patria. Un homenaje, nada más y nada menos que a Jean Jacques Dessalines, el degollador de Moca y uno de los más férreos asesinos haitianos, sin que nadie responda en la UASD, me tiene atemorizado y con alto grado de impotencia. Un presidente que quiere hacer pero que no lo dejan y cuya mayor obra se limita a las visitas sorpresas, porque no puede hacer más, lo estamos dejando pasar si aprovechar sus buenas intenciones. Esta reflexión no tiene cara partidaria ni intención ofensiva. Es sólo una preocupación de un ciudadano que ahora puede ver las cosas desde la silla, con la realidad que tiene sin pintura, pero si seguimos así, regalando la tierra y otras riquezas, pagando para que nos ocupen aumentando nuestra población sin producir, en pocos años, perderemos lo ganado en unos pocos siglos. Qué Dios nos vea con ojos de piedad y nos libre de llegar al abismo.

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios