Radicalizar el voto

imagen
EL AUTOR es presidente del PLD en Washington, donde reside.

Mientras el tres veces Presidente y aspirante a cinco (a pesar de sus prédicas anti-reeleccionistas), radicaliza sus votos. Contrario, sus competidores internos -danilistas o próximos-, a excepción deMelanio Paredes (leonelista), están centrando en propuestas; pero también (hasta hace nada), en dimes y diretes, contradicciones, denuncias -ciertas o no-, y de falta de equidad, obviando que también fue ventaja salir primero.

Ya lo subrayé en varios artículos que he venido publicando al respecto: si la corriente orgánica-mayoritaria –el Danilismo- no pone en perspectiva política-electoral los escenarios y los objetivos políticos-estratégicos, en primer plano de su carpintería política, podría desenfocarse en su dinámica-proyección, pues en vez de centrarse en conquistar-radicalizar adeptos –dentro y fuera- y enfilar sus cañones (propuestas e ideas), con altura y respeto, hacia el aspirante a vencer, pronto descubrirán que se quedaron atrapados: unos peleándose entre ellos mismos –cuando podrían reunirse y establecer un protocolo de entendimiento-; otros, haciendo de vocero, quizás sin saberlo, del candidato a vencer que tiene no voceros sino kamikazes incendiarios; y unos últimos, que están bien enfilados hacia el objetivo, pero que otros no ayudan en hacer consciencia sobre la posible percepción de que cada raund-escenario se puede ir perdiendo, y así, el que va por cuarta vez y sus aliados –ultraderechista, jurisconsultos, “periodistas” (políticos “de la secreta”) y mediáticos-interactivos de redes sociales-, los llevaría a su estrategia-suprema: dividirlos.

Porque la política, además de coyuntura es, también, un juego de ajedrez donde hay mucho de inteligencia, manejo emocional y sugestión, es decir, no basta con aspirar y tener méritos, hay que ser coherente, persistente; y en este caso especifico, de unificar, como cuerpo-corriente, sobre el objetivo “prima facie”. De lo contario, cada uno logrará momentos fulgurantes pero no victoria definitoria. Y al final, por lógica del poder, convicción democrática y los intereses partidarios, reconocer-aceptar -si se impusiese- al que tenían que vencer. Lo demás será lamentar, y en algunos casos, sepultara de carreras políticas.

Subvertir ese destino último y redimensionar el paradigma político prevaleciente, es el gran desafío de los herederos de la alternancia y el relevo. Y eso solo se logra con unidad de propósito; y, sobre todo no favoreciendo la estrategia del adversario –coyuntural- ni mucho menos propiciando, por intrascendencia o quejas justificadas –que pueden resolverse-, fracturas que imposibiliten o dificulten la victoria porque las primarias abiertas, ¡que no se olvide!, no serán con el padrón-guía-maltrecha interna (“inauditable”), sino con el padrón universal de la JCE, y ahí unidad monolítica -de propósito-objetivo- y tasa alta de rechazo -de cualquier aspirante- puede ser el nicho-sepultura del mas triunfalista pre-candidato. Piénsenlo!

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *