Putin firma el acuerdo de adhesión Crimea

imagen

MOSCU, Rusia.- El presidente ruso, Vladímir Putin, ha proclamado que «Crimea siempre ha sido y seguirá siendo» parte de Rusia y acto seguido ha firmado un acuerdo bilateral con los líderes de Crimea y Sebastopol por el que se acoge a la república autonóma y a la ciudad donde reside la flota rusa del Mar Negro en el seno de la Federación Rusa. El Parlamento ruso tendrá que ratificar la adhesión en los próximos días, un paso que se considera un mero trámite.
Putin se ha apoyado en el referéndum de secesión del pasado domingo, en el que un 96,7% de los crimeos apoyaron la unificación con Rusia, en el sentimiento de los ciudadanos de Rusia y en la propia historia de la península para defender la anexión de un territorio que, ha dicho, fue regalado en 1954 a Ucrania sin contar con la opinión de los crimeos y cuando la disolución de la Unión Soviética era una quimera. Este mismo lunes Putin había reconocido ya por decreto a la república autónoma como un Estado soberano e independiente.
Putin firma la anexión de Crimea a Rusia, que deberá ser ratificada por el Parlamento «En nuestros corazones, Crimea ha sido siempre rusa. Era cuestión de tiempo», ha defendido Putin, durante su encendido discurso ante el pleno del Parlamento ruso, reunido en el Kremlin. «En Crimea están las tumbas de los soldados rusos, y la ciudad de Sebastopol es la patria de la Flota del mar Negro», ha señalado, en medio de los fervientes aplausos de los diputados, en pie, y muchos de ellos con la cinta patriótica de San Jorge prendida en sus solapas.
No ayudar a Crimea hubiera sido una traición
El Gobierno ucraniano ya ha afirmado que no reconoce la incorporación de Crimea en Rusia y, desde la comunidad internacional han advertido a Moscú que esta decisión viola la integridad territorial de ucrania y tendrá consecuencias. Barack Obama ha convocado a los líderes del G-7 la próxima semana para analizar la situación.
El mandatario ruso ha defendido que «no ayudar a Crimea hubiera sido una traición» y ha querido tranquilizar a todos los pueblos que conviven en la república autónoma. «Somos una nación multinacional y respetamos todas las identidades (…) Habrá tres lenguas oficiales: ruso, ucraniano y tártaro», ha anunciado, rechazando las denuncias de la minoría tártara (el 12% de la población), que teme ser perseguida por Moscú como ya lo fue durante la época de Stalin.
«Ucrania es de importancia vital para Rusia» Putin también ha negado, como ya hiciera en otras declaraciones desde el inicio de la crisis ucraniana, que las tropas rusas hayan ocupado la península de Crimea, como han denunciado Ucrania y la comunidad internacional. «Las tropas rusas siempre han estado allí. Se fortaleció esa agrupación» (de la Flota rusa del Mar Negro, emplazada en Sebastopol), pero ni siquiera hemos superado el límite de nuestras Fuerzas Armadas en Crimea», acordada con Ucrania en los 25.000 efectivos, ha subrayado.
«Nos hablan de la intervención rusa en Crimea, de una agresión. Se hace raro escucharlo. No recuerdo en la historia ni un solo caso en el que una intervención se haya realizado sin un solo disparo y sin víctimas», ha añadido, aunque miles de soldados sin identificación, pero presumiblemente rusos, ocuparon la república autónoma a punta de pistola tras la caída del presidente ucraniano Víktor Yanukóvich.
Putin se ha referido a sus relaciones con Ucrania, un país, ha dicho que “siempre tendrá una importancia clave para Rusia”. “Me duele en el alma lo que está pasando en Ucrania. No somos vecinos, somos un mismo pueblo. Kiev fue la madre de todas la ciudades rusas. No podemos vivir el uno sin el otro”, ha subrayado.
El líder ruso ha afirmado que no reconoce al nuevo Gobierno “ilegítimo” de Kiev, formado tras un “golpe de Estado” y en manos de radicales “nacionalistas” y “fascistas”. Ha dicho que no quiere dividir Ucrania ni anexionarse las regiones rusófonas del este del país, pero tampoco dejará que Occidente ponga sus manos en Kiev. Y ha advertido contra cualquier intento de la OTAN de acercarse a Ucrania.
“¿La gloria de la Flota rusa bajo bandera OTAN? Podría haber ocurrido. No me imagino a marines de la OTAN en Sebastopol. Son buenos chavales. Que vengan, pero como invitados”, se ha permitido bromear. Además, ha subrayado que Rusia reconoció parte de Ucrania en 1991, tras la caída de la URSS, pero no hubo un tratado de delimitación de fronteras y que es una de las primeras cuestiones que habría que abordar.

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios