Proyecciones de los organismos internacionales (OPINION)

imagen
EL AUTOR es administrador financiero. Reside en Santo Domingo.

Ha finalizado el año 2021, un lapso de altas y bajas  en el plano económico y de salud para la República Dominicana y el resto del mundo, debido a la persistente pandemia que cuando se cree que está menguando es cuando recobra todas sus fuerzas a través de nuevas variantes más agresivas.

Ante los embates de esta pandemia los países de cimientos económicos mucho más fuertes, eficientes y efectivos han podido desempeñarse de manera más resiliente.

De igual manera, han podido hacer frente exitosamente al alto contagio de la pandemia los sistemas inmunológicos de las personas más saludables, de ahí que, hayan superado de forma rápida cualquier asomo de dicha enfermedad respiratoria.

No todos los países, especialmente los de América Latina, cuentan con una población altamente saludable debido a los  bajos presupuestos destinados a los servicios de salud y la falta de aplicar una política de salubridad preventiva.

Algunos de ellos, conscientes de esos bajos presupuestos focalizados a favor de la salud, han actuado con rapidez ante la pandemia y han logrado vacunar a más del 50% de su población contra la susodicha enfermedad letal.

Lo anterior le ha valido para poder reactivar sus economías, llegando hasta superar los niveles económicos del año 2019, antes de la pandemia.

Ejemplo de ello, la República Dominicana cerró el año 2021 con un Producto Interno Bruto (PIB) de más de un 12%, Reservas Internacionales de más de US$12,000 millones, Remesas o envíos de divisas al país por más de US$9,000 millones.

Inversiones Internacionales Directas por más de US$2,000 millones, Exportaciones superando los US$10,000 millones, Inflación de sólo un dígito, en el rango de 7% a un 8%, entre otros signos favorables a la economía real.

Las proyecciones económicas de los organismos internacionales para el año 2022 que recién inicia, ofrecen un pronóstico más apegado a la realidad si se considera que los indicadores económicos del pasado año 2021, fueron resultado del efecto rebote o de la comparación de indicadores económicos mejores con indicadores muy bajos, correspondientes al año 2020, cuando la pandemia hizo verdaderamente su aparición.

En cuanto al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), las economías con mejores perspectivas para el presente año 2022 son: Panamá con un PIB de 8.2%, República Dominicana con un 5.5%, El Salvador con 4.6% y Perú con un 4.4%, conforme previsiones de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Este organismo, afirma que los anteriores crecimientos del PIB para el presente año 2022, pueden variar significativamente sujetos a los avances desiguales en los procesos de vacunación y la capacidad de los países para revertir los problemas estructurales.

Entre las economías más grandes de la región, hay algunas como la de Chile cuya población está completamente vacunada y que más chilenos han recibido una vacuna adicional de refuerzo, así como la de Colombia que está razonablemente bien posicionada, ambas tienden a recuperarse en un tiempo récord en 2022, de no aparecer más cepas agresivas de la pandemia.

El Banco Central de Chile proyecta un crecimiento del PIB de un 2% para este año 2022, aunque podrá expandirse por el crecimiento de la demanda de cobre y litio.

Aunque el crecimiento se recuperará de forma firme en la región, el costo de la vida también está subiendo y mucha gente clama porque el salario no le alcanza para comprar suficientes productos.

Ante esta alza en la inflación muchos países tratan de frenar subiendo las tasas de interés, pese a que los créditos se encarecen.

El aumento de la inflación ha sido empujado, en parte, por el incremento en el precio de los alimentos conforme el Fondo Monetario Internacional (FMI).

También está afectando el aumento de la inflación, además del aumento de los precios de las materias primas,  los cuellos de botellas en las cadenas de suministro, el aumento de los costos del transporte marítimo y las posibles apariciones de nuevas variantes del Covid-19.

Se estima que para el año 2022, las mayores inflaciones serán la de Argentina con un 51.2%, Brasil 10.4%, la República Dominicana con un 8.2%.

Respecto a la solvencia de un país para pagar sus obligaciones financieras, las agencias de calificación de riesgo: Moody”s  Investors Service, Standard & Poor s y Fitch Ratings, analizan este importante indicador como parte de la salud de una economía.

En sus análisis concluyen que Venezuela tendrá para el año 2022 la peor calificación de riesgo crediticio de América Latina. En una escala decreciente la mejor calificación es Aaa y la más baja C.

Según Moody ‘s, Chile tendrá bajo riesgo crediticio con una calificación de A1. Entre los países de riesgos de crédito moderado se encuentran, México y Perú, con una calificación de Baa1, Colombia, Panamá y Uruguay con Baa2, mientras la República Dominicana se ubica con un riesgo de Ba3 estable.

Se realizan, se leen y se escuchan muchas estimaciones, pronósticos o proyecciones acerca del comportamiento que han de seguir las economías de los países durante el presente año 2022 y otros años.

Estimaciones, las cuales se han hecho mediante modelos económicos en los que se han incluido variables económicas, sociales, políticas, tecnológicas y por supuesto se ha incluido un nuevo elemento como es  el posible comportamiento de la pandemia, no es totalmente suficiente.

Esto así, ya que los resultados arrojados por dichos análisis pueden dar un aproximado de cuál sería el comportamiento económico y financiero de las naciones para un año determinado, pero depende mucho del estilo de gobierno que esta tenga para que alcance el éxito financiero y económico.

Si el equipo de gobierno no es moral, ético, eficiente y efectivo o no tiene la verdadera vocación de servicio social, podrán realizarse las mejores proyecciones económicas y financieras, pero de nada les servirán si  no se cuenta con un gobierno comprometido en la lucha por el bienestar de los habitantes de su nación.

Por ello, la nación dominicana ha podido vadear la presente crisis de salubridad y económica, saliendo a flote en medio de una crisis sin precedentes, como ha sido la que hoy se vive, de lucha continua contra un enemigo invisible e impredecible, el virus del Covid-19.

La nación dominicana está confiada plenamente en su presidente, Luis Abinader Corona, quien seguirá conduciendo la nave dominicana hasta llevarla a un puerto seguro, como lo está haciendo desde que asumió la presidencia de la República, el 16 de agosto del año 2020.

En los días finales del año próximo pasado 2021, el presidente Abinader expresó que a la República Dominicana le esperan muchos retos pero también muchos logros a alcanzar, pues será un año de grandes realizaciones, que su administración cristaliza conjuntamente con todos los dominicanos.

Se allanaron los senderos y se alcanzarán las metas y objetivos que la administración Abinader ha propuesto lograr a favor de la nación dominicana, de eso que a nadie le quepa dudas.

felix.felixsantana.santanagarc@gmail.com

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Antonio roca
Antonio roca
7 meses hace

Ojalá y fuese realidad tanta belleza.