Presiones de los grupos de transexuales

imagen
El autor es periodista y escritor. Reside en Santo Domingo.

La Suprema Corte de Estados Unidos tuvo que decidir sobre un caso que podría terminar cambiando la visión que la humanidad tiene sobre la historia y acerca de sí misma.

Se trata de un expediente relacionado con los llamados “derechos de los transexuales” y lo que la “ideología de género” define como un delito de discriminación contra quienes creen que la identidad sexual no procede de una condición biológica, sino que es resultado de un contrato social que debe ser cambiado.

Una pareja de homosexuales pidió a una pastelería un bizcocho para celebrar su matrimonio. El propietario del negocio se negó, aduciendo sus valores familiares y sus derechos constitucionales. La pareja se querelló, el establecimiento fue cerrado y el pastelero fue multado con una fuerte suma y sometido a la justicia bajo el cargo de discriminación contra los derechos de la comunidad homosexual.

Este triste episodio lesiona toda la estructura de valores en que se fundamenta la sociedad estadounidense desde la declaración de independencia el 4 de julio de 1776.

Tratándose de un país con una economía construida sobre la libre elección, la pareja homosexual pudo haber acudido a otro pastelero. El caso expone además con toda crudeza las amenazas que esta ideología de supremacía sexual representa contra los valores cristianos en que nacieron y crecieron esa y otras naciones como la nuestra.

Los transexuales pretenden imponernos su visión del sexo y la sexualidad y peor aún negarle a los padres el derecho de educar y guiar a sus hijos sobre temas tan relevantes.

Las presiones de los grupos que promueven esta ideología han creado un clima de intimidación en los órganos y grupos con capacidad para delinear políticas públicas.

Y si esta ideología llega a imponerse como una política de estado, esta sociedad se derrumbará. No estará entonces lejano el día en que sería un delito de cárcel llamar por su condición a quien se confiese como tal.

jpm-am

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
8 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
José Muralla
José Muralla
24 dias hace

esto es el principio del final de un imperio. en los estados unidos ya no se puede decir ellas y ellos sino elles, no hay medres sino personas que procrean, no hay presos, hay ciudadanos privados de su libertad.  ya no hay ****s ni prostitutas.  ahora son actrices pornos.hasta los baños públicos dicen “género neutro”  ¡esto se jodió!

Balanete
Balanete
25 dias hace

como establecimiento público yo entiendo que el pastelero debió vender el bizcocho sin adentrarse en consideraciones de naturaleza personal. la solución no es que el cliente vaya a otra pastelería. si van a vender con restricciones mejor que cierren el negocio y que se dediquen a dar conferencias sobre sus doctrinas morales.

daniel tejeda
daniel tejeda
26 dias hace

esto de la ideologia de sexo y el lobby lgbt es las mas nefasta dictadura de la historia, hasta por una palabra que ellos consideren ofensiva le meten una demanda a cualquiera. solo en ese aspecto admiro a putin, que se ha plantado de frente en rusia contra toda esa basura y no los ha dejado tomar fuerza.

Edgard
Edgard
26 dias hace

ya eso está sucediendo en españa y canadá. es un reciclaje de la inmoralidad que practicaban los pueblos cananeos. y de política de estado, también se dio muchas veces y hasta en el propio israel