Otra vez la emocionalidad sustituye la institucionalidad

imagen
LA AUTORA es jurista, escritora y periodista. Reside en Santo Domingo

El 4 de noviembre del 2022 es recordado como día de desastre. Muertes, desapariciones, cuantiosos daños materiales. Desde el atardecer las lluvias diluvianas perturbaron a la ciudadanía.

Plazas comerciales, viviendas, vehículos, fueron afectados de manera dramática por el agua incontrolable que buscaba cauce y enfrentaba toneladas de escombros, imbornales taponados por plásticos, botellas, desechos de la falta de responsabilidad cívica, de la imprevisión y de la absoluta ausencia de consecuencias.

Las imágenes de la desesperación y el desamparo se reproducían por doquier. Aquello quedó en el recuerdo de los afectados y en el olvido colectivo. Las proclamas oficiales disminuyeron, relegadas por otras pendencias. ONAMET calificó como extraordinaria la cantidad de lluvia.

La directora del organismo reveló que las precipitaciones caídas durante tres horas superaron las previstas durante el mes.

La vida continuó, algunos atrevidos decían “son los drenajes, tonto” parodiando aquello de “es la economía, imbécil”.

Pasaron los días, de nuevo los aguaceros, las calles inundadas. Como siempre, basura flotando en los mismos rincones y vertederos improvisados, propios del paisaje urbano. Urge el alcantarillado en “El Gran Santo Domingo”.

 

EL presidente anunció su realización y reconoció que el proyecto ha sido postergado «porque no se ve para fines de posicionamiento político».

Gracias a su popularidad asumirá la ímproba tarea. El anuncio fue hecho en agosto, faltaban dos meses para otro estremecimiento.

Los desbordes de ríos, de cañadas, las marejadas, son recurrentes en el territorio. Ambientalistas denuncian de manera cotidiana e inútil, manglares y corales destruidos, sierras urbanizadas, árboles talados, bosques quemados, fuentes de agua maltratadas y no provocan reacción contundente. Y así asomó noviembre que desafía a mayo y compite con chubascos y devociones. El aviso de peligro, antes del 18, fue desoído. Los meteorólogos advertían, también ONAMET.

Tranquilos, esperamos la catástrofe y ocurrió. Resultado: muertos, pérdidas millonarias, crecidas inmisericordes con los desposeídos. En el Distrito Nacional quedará, para el discurso político, el derrumbe del muro en el paso a desnivel de la avenida 27 de febrero, esquina Máximo Gómez. Asignación de culpas para ganancia electoral y demérito del perverso pasado.

La calamidad obligó un decreto post conmoción. El poder ejecutivo suspendió labores que debieron suspenderse antes. En LA Semanal, un montaje espectacular con fondo acuoso, permitió anuncios y revelaciones propias de “La Verdad Incómoda” de Al Gore.

El cambio climático es responsable de todo lo que ha sucedido y sucederá. Las causas antropogénicas quedaron aplazadas. La naturaleza manda, luce que el apocalipsis llegará sin remedio.

 La panacea

Empero, existen intervenciones urbanas, capaces de mitigar efectos de la fuerza irresistible de la naturaleza, verbigracia “La Nueva Barquita”. Para aplacar reclamos y apaciguar el espanto causado por las tragedias, la panacea ha sido la creación de una “Comisión de Supervisión de Infraestructuras Públicas ante el Cambio Climático”.

La Comisión parece suplantar la función de ministerios existentes y engaveta la política de “Gestión del Riesgo de Desastres” y la “Estrategia Nacional frente a Desastres”, incluidas en el Programa de Gobierno del PRM. Otra vez, la emocionalidad sustituye la institucionalidad. Ganar la batalla de la incompetencia noes triunfo para nadie.

jpm-am

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
6 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Aberto Acosta.
Aberto Acosta.
3 meses hace

Usted quiere que esto cambie? Vamos hacer una revolución pacfica y, a los principales dirigentes de partidos, los principales empresarios, principales religiosos,así mismo en las instituciones castrenses.Yo creo que hasta usted. Se tiran todos juntos al zapacon, entonces todo cambiará en positivo.

Bibi
Bibi
3 meses hace

Danilista a carta cabal!

LA SOLUCION ES UN PACTO UNIFICADO A 30 AÑOS
LA SOLUCION ES UN PACTO UNIFICADO A 30 AÑOS
3 meses hace

1/2
Ningún gobierno de 4 años, está en capacidad de resolver el problema del drenaje pluvial y sanitario, dado al altísimo costo, sumado a que como lo ha reconocido Abinader, electoralmente NO es rentable, o sea, cuesta demasado hacerlo, y NO da votos.
La pasada semana Ramón Alburquerque publicó un presupuesto del drenaje por 12 mil MM de dólares, y esa cantidad quiebra cualquier gobierno, así es imposible resolver el problema en solo 4 años

LA SOLUCION ES UN PACTO UNIFICADO A 30 AÑOS
LA SOLUCION ES UN PACTO UNIFICADO A 30 AÑOS
3 meses hace

2/2
En su primera sindicatura, Fello Suberví Bonilla propuso firmar un pacto entre todos los partidos, para ejecutar un plan unificado de solución al drenaje, EJECUTABLE A 30 AÑOS, asegurando así continuidad de los trabajos, sin importar cual partido gobernara, pero esa propuesta, lamentablemente fue rechazada. 
Lo cierto es que de haberle hecho caso al viejo Fello, ya el drenaje estuviera resuelto, y nos habríamos evitado muchas muertes

El Veraz
El Veraz

Este gobierno ha tomado más de 30 mil millones de dólares prestados y no ha hecho ningún drenaje, así que no es el drenaje quien quiebra al gobierno, es el gobierno quien quiebra al Estado y al país sin haber hecho nada de prioridad. A esto debe sumarseles los préstamos cogidos a la Barryckgold, los bancos y los arrendamientos y fideicomisos de los bienes del Estado. Así es que quien va a dejar el país quebrado es este gobierno sin provecho.

YOM
YOM
3 meses hace

ESTA SIEMPRE QUIERE ECHARLE LODO AL GOBIERNO Y AL PRESIDENTE, AL PARECER EL RESENTIMIENTO ES GRANDE, EN ALGO NO LE SIRVIO ALGUN FUNCIONARIO