OPINION: Un año de gestión entre promesas y deseos 

imagen
El autor es presidente del Partido Revolucionario Independiente (PRI). Reside en Santo Domingo

El pasado de 16 de agosto, un mes atrás, el gobierno del presidente Luis Abinader cumplió su primer año, entre luces y sombras; promesas y buenos deseos, pero muy pocas realizaciones.

El 16 de agosto es una fecha memorable, pues los dominicanos conmemoramos la restauración de nuestra Independencia Nacional, del 27 de febrero de 1844.

En ambas fechas, es usual que los presidentes de la nación se dirijan al país, para rendir cuentas de su gestión de gobierno y anunciar las decisiones de los próximos años.

Rendir cuentas sólo es obligatorio el 27 de febrero ante el Congreso Nacional, según establece la Constitución de la República.

El 16 de agosto recién pasado, en la escalinata frontal del Palacio Nacional, el presidente Abinader protagonizó un acto para celebrar su ascensión al

poder, con un derroche de recursos que generó múltiples comentarios negativos de parte de la población.

Se trata de un acto que bien pudo celebrarse en un salón del Palacio Nacional, con mayor solemnidad y menos exhibicionismo y opulencia.

Durante la celebración, Abinader anunció varios proyectos de infraestructura sin establecer las fuentes de financiamiento, hecho que supone que las mismas serán financiadas recurriendo al endeudamiento externo y la tan anunciada reforma fiscal.

No anunció, empero, medidas para controlar el gasto público ni una rebaja del costo de los combustibles, como anunció en la campaña electoral.

Hemos vivido un año de gobierno de promesas incumplidas, improvisaciones, desaciertos y endeudamiento.

El presidente Abinader atribuye el alza del costo de la vida en el país a que los precios de las materias primas se dispararon en los mercados internacionales.

Justifica el exagerado endeudamiento diciendo que la pandemia del coronavirus conlleva la erogación de altos montos estatales.

Asimismo, que invierte sumas extraordinarias para evitar que los aumentos de los combustibles se reflejen de manera exorbitante en los bolsillos de los dominicanos.

Sin embargo, llegó el tiempo de acciones concretas, de que la población vea, sienta y se beneficie de ellas, como el abaratamiento de los precios de la canasta familiar, fundamentalmente, y la estabilización de todos los demás.

Es hora de controlar la delincuencia y el crimen organizado, los cuales campean por sus fueros, justificados con palabras vacías.

Abinder y sus funcionarios piensan que el país aún vive los tiempos de la campaña electoral, cuando el porvenir le sonreía, como consecuencia del desgaste de un partido y un gobierno que llevaban 20 años en el poder.

En esa oportunidad, fueron favorecidos por el deseo absoluto de cambio que vivió el pueblo dominicano.

Con la carrera de empréstito que lleva el Gobierno, aunque queremos lo mejor, vamos hacia lo peor.

trajanosantana@gmail.com

JPM 

41vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
5 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Elvis Rodriguez
Elvis Rodriguez
2 dias hace

Cuál fue la posición que ocupó este señor en el pasado y corrupto gobierno, cuales fueron sus iniciativas y que hizo por nuestro país?

Leonidas
Leonidas
3 dias hace

El endeudamiento externo, las reformas a gran parte del marco jurídico y sus estrechos vínculos con el narcotráfico organizado, serán el mayor jandica del presente Gobierno. Así como también, la entrega del patrimonio nacional a las oligarquías criollas y extranjeras, las cual tiene un alto tinte de corte neo-liberal.

Eduardo
Eduardo
3 dias hace

Ha hecho un gobierno malísimo, por ejemplo: los productos todos caros, apagones por montones, no hay circulante de dinero, no hay obras que exibir, desempleos,etc., etc.

Jose
Jose
3 dias hace

Simple y con palabras llanas! Esa es la triste realidad! Cuando Hipolito nos apagaron el Jacho compañero y ahora que será lo que nos apagarán?

Norkis
Norkis
3 dias hace

Una excelente reflexión, ni más ni menos líder! Vivimos en un gobierno donde teníamos la mínima esperanza de salir de los suburbios, más seguimos pernotando en la oscuridad de la venganza más no en la justicia real! Vivimos en una campaña eterna de “promesas cumplidas y promesas por cumplir” más el costo de la vida aumentando por minuto. Que nos esperará ?