Nos avergüenza y preocupa la “Ramfimania”

imagen
EL AUTOR es escritor y político. Reside en Nueva York.

1- Solo quienes no conocen lo que fue la macabra “Era de Trujillo”, pueden querer nueva vez la implantación en nuestra patria de semejante barbarie. Trujillo fue un abusador, un psicópata, un megalómano, un ególatra, un ladronazo, un criminal nato, un violador, un ser egoísta, satánico, un sádico, malévolo, maldito repugnante y despreciable hombre que utilizó el poder para imponerse y matar a quienes consideró sus adversarios. Para ello se valió de los crímenes más atroces, del terror, del despojo, del miedo; con la agravante, de que todos sus familiares cercanos o lejanos (hermanos, hijos, tíos, primos, sobrinos, esposas y amantes etc.), militares y civiles de su régimen, sin importan el rango, y su temible servicio secreto, tenían poder para abusar y masacrar al pueblo que le adversaba.

2- Cuando ese monstruo fue ajusticiado, yo apenas tenía 11 años de edad, pero como vine al mundo dotado con un espíritu de observación y de análisis, pude darme cuenta lo que era aquella infamia.  Las personas vivas que hoy día tienen entre 80 y 85 años, es decir, las que al momento del ajusticiamiento de Trujillo tenían entre 20 y 25 años de edad, sí saben lo que fue aquella ignominia.  Los jóvenes de hoy, debieran acercárseles a esos ancianos, para que oigan de ellos los relatos de aquella ignominia de gobierno, pero también, debieran de leer algunos libros que detallan de lo que fue aquella satrapía, con sus crímenes, despojos, masacres, violaciones, abusos infinitos y un largo etc., que cubrió de sangre, lagrimas y sufrimiento infinitos nuestra tierra en ese amargo lapso de gobernanza de los Trujillo.

Para los fines de saber cómo realmente fue la Era de Trujillo, recomiendo leer los libros siguientes:

3- Las fechorías del bandolero Trujillo: de Francisco C. Girona

Yo también acuso: de Carmita Landestoy

Una satrapía en el Caribe (1949): de José Almoina

De Lilís a Trujillo: de Luis F. Mejía

La muerte del dictador Trujillo: de Bernard Diederich

Trujillo, La trágica aventura del poder personal: de Robert D. Crassweller,

La Era de Trujillo: de Jesús de Galindez,

Una Gestapo en América: de Juan Isidro Jiménez Grullón

Póker de espanto en el Caribe: de Juan Bosch.

Frontera imperial: de Juan Bosch

Crisis de la democracia de América en la República Dominicana: de Juan Bosch

La Fortuna de Trujillo: de Bosch. Juan.

Los Responsables del Fracaso de la Tercera República: de Víctor M. Medina Benet

Trujillo, un monarca sin corona: de Euclides Gutiérrez Felix

Cartas artículos, conferencias discursos y documentos inéditos (1930-1961): Joaquín Balaguer (para que sepa lo que fue Balaguer en aquella Era).

El Político: de Leonte Brea, (un libro clave para entender los resortes de los políticos). También es importante leerse los libros al respecto de: Bernardo Vega, Roberto Cassá, Franklin Franco, Frank Moya Pons y Tony Raful, entre otros, y naturalmente estudiar la historia dominicana.

4- Nota: en el día de hoy, el internet ofrece suficiente información sobre la “Era maldita de Trujillo”, por tal razón, a falta de los libros citados, usted puede entrar a los blogs:  elgritocontenido.blogspot.com, como tambien al blog de la fundación “Movimiento Revolucionario 14 de Junio”://unojotacuatro.blogspot.com       En estos espacios virtuales, usted encontrará suficiente información, que de dedicarse a leerlos lo mantendrán ocupado por varias semanas o meses, mientras consigue los libros anteriormente recomendados.  Mientras usted no lea estos libros, considérese un ignorante en este tema de Trujillo, razón por la cual, cualquier Trujillista podrá embaucarlo.

Después de leer los libros relativos a la Era de Trujillo sugeridos

5- En estos libros usted conocerá lo siguiente: Trujillo se apoderó de todas las fuentes de riquezas del país y dispuso de las personas a su antojo. El dinero en sus manos fue un arma muy poderosa; ladinamente utilizó todos los medios imaginables para comprar o silenciar conciencias.  Trujillo monopolizó el sector empresarial, impidiendo con ello el desarrollo empresarial del país.   Entre ese monopolio se cuentan: la fábrica de cemento, La Tabacalera, la fábrica de sacos y tejidos, de alambres, de vidrio, de clavos, de fósforos, armas de fuego, de Pintura Pidoca, de zapatos, La Algodonera, La Chocolatera, la industria lechera, una flota Mercante con más de 10 buques, La Manicera, La Fábrica de baterías, La Industria Nacional del Papel, Molinos Dominicanos, Molinos del Norte, Planta de Recauchado, Refinería de Sal, Marmolería Dominicana, Sociedad Inmobiliaria, Tecnometal, Tenería FA2, Tejidos Antillanos, el Hotel Embajador, Hotel Nueva Suecia, Hotel La Hamaca, Hotel Montaña, Jarabacoa, Hotel Guarocuya Barahona, Hotel Cayacoa Samaná, Hotel Caoba, Mao, Hotel Merlín Santiago, 8 hoteles más de lujo establecidos en varias provincias del país, La compañía Atlas Comercial, Seguros San Rafael, El Caribe , Radio Caribe, Radio y Televisión La Voz Dominicana, Dominicana de Aviación, mas de 50 fincas lecheras, 12 ingenios, Banco de los Trabajadores y otras empresas más;  además, Trujillo percibía $50,000 por gastos de representación y el 10% de los sueldos de los empleados públicos en su calidad de jefe del Partido Dominicano. Y así dice su nieto Ramfis, que Trujillo no fue un ladrón.

 6- Por otra parte, la Primera Dama, María Martínez de Trujillo (una ladrona patológica), se agenció el negocio de materiales de construcción, la compra adelantada de sueldos a los empleados públicos y tenía un negocio de lavanderías, y “La Aduanita”, que consistía, en que todo lo que entraba al país, pagaba un impuesto para ella. Además, Trujillo le montó una ferretería (La Ferretería Read), que negociaba a precios sin competencia. Esta “Primera Dama” tenía una entrada limpia anual de más de dos millones de dólares. También su hermano Arismendy Trujillo Molina (Petán), se buscó millones con los negocios de la carne, la manteca, los chicharrones, el pescado y con todos los frutos menores y con la radio y la televisión, medios, a quienes los empresarios tenían que darle anuncios por obligación.   Debido a estas causas, el comercio se desnaturalizó y se fueron a la quiebra ciento de ellos. (Muy honrados y buena gente la abuelita y el tío de Ramfis, ¿sí, no?

Trujillo, sus fincas y cárceles de tortura y muerte

7- En los libros aludidos también usted puede leer lo siguiente:

La República Dominicana completa era una cárcel, un feudo medieval de la Familia Trujillo. En ésta “finca”, Trujillo y los Trujillos, disponían de las personas y sus bienes a su antojo. Si a algunos de ellos les interesaba una propiedad, se hacían de ella por cualquier medio, pero los métodos más comunes eran el despojo violento o porque mataban al dueño. Para encarcelar, torturar y matar, se usaba todo cuartel policial o fortaleza de los habidos en todo el territorio nacional.  Pero había unos cuantos lugares, que eran las capitales de ellos. El Sisal de Azua, El Pozo de Nagua, Nizao, la Cuarenta, el Nueve, la Fortaleza Ozama, La Victoria, La Hacienda María, eran los lugares especializados en tortura y muerte.

8- En esos lugares se vejaba a los hombres hasta lo indecible.  Son miles de relatos, que cuentan las infamias cometidas en esos lugares contra hombres amarrados.  Se daban pelas, con látigos especiales hasta hacerlos sangrar o provocarle la muerte. Se mantenía al presidiario desnudo en mazmorras inmundas, cundidas de humedad, y con toda clase de parásitos y mosquitos.  Al presidiario se le solía mantener a pan y agua sucia, y lo mantenían sin bañarse hasta por sesenta días. Y cuando el reo se enfermaba, no se le daba asistencia médica y moría con sufrimientos indecibles, frente a las carcajadas de sus carceleros.  En esas fincas (campos de concentración), se les hacia trabajar a los hombre, hasta el agotamiento, e incluso hasta la muerte.  Eran campos de exterminio, que ponían en práctica el lema: “el preso no es gente”, por lo que los prisioneros eran forzados a trabajar de sol a sol, sin agua y prácticamente sin comida, pues la que cocinaban los militares no alcanzaba para tanta gente que trabajaban en esa finca de 120 kilómetros cuadrados.  En esos campos de trabajo forzado se no se le pagaba a nadie por su trabajo, y el ejército se ocupaba de la reclusión forzosa.

9- Para que se tenga una idea de la crueldad de aquella época, transcribo del libro “El Sisal, Esclavitud y Muerte en la Era de Trujillo”, de Rafael Cuello, los párrafos siguientes:

En El Sisal, uno de los militares más crueles fue el coronel José María Alcántara, designado por Trujillo como comandante, autor de numerosos crímenes. Sustituyó al general Arturo R. Espaillat, mejor conocido como “Navajita” o “La Gillette”, en referencia a su crueldad, aunque curiosamente no ha sido mencionado como asesino de presos en El Sisal. Uno de los principales ayudantes de Alcántara era el coronel Edigen Nin, descrito por los presos como “un hombre sin compasión”, que se regocijaba con el sufrimiento de los demás y al que se le atribuyeron numerosos crímenes.

10- Alcántara había sido trasladado allí con un rango inmediatamente inferior al de teniente coronel porque en una ocasión intentó matar a un general con el que tuvo una discusión. Según versiones, no logró su objetivo por la rápida intervención de otros militares.  Una de las tantas historias recogidas entre ex prisioneros de El Sisal da cuenta de que, en una ocasión, un preso estaba inmóvil porque se encontraba enfermo. Alcántara preguntó por qué el hombre no estaba en El Sisal, a lo que un ayudante le dijo que tenía la cara hinchada debido a la infección de una muela. Alcántara llamó al preso y le exigió que abriera la boca. Cuando el infeliz así lo hizo, Alcántara sacó rápidamente su pistola y le dio un balazo en plena boca. Los sesos y la sangre del preso salpicaron el uniforme del coronel, quien sin mediar palabras abandonó el lugar para cambiarse de ropa y continuar con su tarea.

11- En otra ocasión, a ocho prisioneros que intentaron escapar se les obligó a agruparse, tras de lo cual Alcántara dio la orden a unos guardias para que los ametrallaran.  Los cadáveres fueron colgados de una viga con dos soportes en los extremos, como “escarmiento” para los demás presos, que tenían que durante un par de días tuvieron que pasar por debajo de los muertos presionados por los militares, para que presenciaran la macabra escena.

12- Es difícil de creer, pero otra historia refiere que en una ocasión, después de reunir a los presos preguntar cuáles estaban enfermos, unos 80 levantaron la mano, supuestamente para ser llevados a un hospital. Alcántara mandó a construir un gran hoyo, para lo cual tuvo que ser utilizada una pala mecánica. Ordenó alinear a los hombres a orillas del hoyo y entonces hizo una señal al teniente Ramón Castillo, hombre de su confianza, quien a su vez dio la orden de “!fuego!” a los guardias que le acompañaban, que dispararon sus ametralladoras hasta agotar los tiros. Otros presos dejados con vida para que taparan el hoyo después de la masacre, también fueron fusilados.

13- Un método de tortura para castigar a algunos prisioneros consistía en amarrarlos en el interior de una caseta, donde se les estampaba un hierro caliente en el pecho con la inscripción El Sisal, como si se tratara de animales. Era una práctica parecida a la utilizada por los nazis contra los prisioneros judíos, que eran marcados con un número con hierros al rojo vivo.  En ocasiones esto se hacía en El Sisal simultáneamente con otros prisioneros, para que los alaridos fuesen más claramente escuchados por sus compañeros y así aumentara su miedo (fin de la cita).

14- Después de usted informarse de aquella “fatídica era”, con los ancianos sugeridos y leer los libros precedentemente recomendados, usted se dará cuenta de que Trujillo fue el monstruo que precedentemente he señalado, no “un gran ser humano” como anda pregonando su nieto el nacional norteamericano Ramfis Domínguez Trujillo.  También, con estas conversaciones y lecturas, usted se dará cuenta de que aquella Era no fue de paz y progreso, como quieren hacer creer los trujillistas de siempre y de nuevo cuño, sino, todo lo contrario: una era maldita, puesto que Trujillo impidió el potencial desarrollo del país en esos 31 años de robos y asesinatos,  cuya culminación en mayo de 1961, dejó un legado de pasmosa miseria, un de analfabetismo de más de un 75%, una educación de pésima calidad, un país lleno de campesinos ignorantes y paupérrimos viviendo en casas de yaguas y pisos de tierra, hombres y mujeres vistiendo harapos, descalzos, sin dientes, famélicos, que morían en mayoría, antes de cumplir los 40 años, por malnutrición y víctimas de enfermedades fácilmente curables. A todo esto súmesele, una juventud acorralada por la dictadura de una familia de psicópatas, inmorales, ladrones, violadores y asesinos desalmados; y todo un pueblo amordazado, privado de su libertad de acción, expresión y pensamiento, vigilado por un ejército de calieses con patente para ahorcar o meter un tiro a cambio de ganar rayas y galones.   ( y dice Ramfis, que su abuelo era buena gente).

Entre Trujillo y Balaguer mataron los mejores seres humanos de la patria.

15- Si el país hubiese seguido el ritmo de progreso que llevada con Horacio Vásquez, es seguro, que nuestro país en 1961 hubiese estado más avanzado en todos los órdenes que como lo dejó Trujillo. Téngase en cuenta, que la llamada pacificación del país hecha por Trujillo y después por Balaguer se hizo matando a la mayoría de los hombres de bien y de talento con que contaba la República.  Ambos acabaron con el capital humano, algo vital para el progreso de los pueblos.  Esa matanza trajo como consecuencia, que el país quedó bajo la regencia de lo peor de la sociedad, de gente sin escrúpulos, sin concepto, sin valores cívicos y morales, de ladrones y asesinos de toda laya, que no sabían ni entendían nada de democracia, ni de derechos humanos.

16-Estos nuevos amos del la República, trujillistas de pura cepa, que se quedaron (que se robaron), los bienes dejados por Trujillo, mas tarde se aglutinaron en el Partido Reformista fundado por Joaquín Balaguer, un cortesano de Trujillo, que dio de beber bilis al país por 22 largos años.

17- Entre la caída de Trujillo (1961) y la fecha actual, han transcurrido 56 años.  En todo éste tiempo se han alternado en el poder, el PRD, el Partido Reformista y el PLD.  El PRD llegó al poder en 1963 con Juan Bosch de presidente y fue derrocado siete meses después.  ¿Por qué derrocaron a Bosch?  Bosch puso en práctica la Constitución de 1963, un documento avanzado que establecía la libertad religiosa y de expresión, la libertad política, el derecho a la vivienda, la igualdad entre hijos naturales y los nacidos bajo matrimonio, el retorno de los disidentes políticos y exiliados durante el régimen trujillista.

18- Esta Constitución prohibía los monopolios, establecía la apropiación de los latifundios y consignaba otros tantos proyectos innovadores que provocaron una rabiosa oposición de los diversos sectores de poder (empresarios, militares, comerciantes e iglesia católica).   También, esta Constitución establecía la libre organización sindical, el respeto al derecho al trabajo, y sobre todo, la participación de los obreros en los beneficios de las empresas donde laboraban. Al mismo tiempo, Bosch rechazó las presiones ejercidas por Estados Unidos y los ultraderechistas dominicanos para que limitara el libre ejercicio del pensamiento y declarara al comunismo como doctrina malsana e ilegal y que matara a los listados como comunistas, a lo que Bosch se opuso. Su estilo de gobernar chocó con los mandatos del imperio y sus poderosas transnacionales, y con los poderosos grupos económicos, eclesiásticos y militares remanentes del trujillismo.  Estos acusaron al profesor Bosch y a su gobierno de comunistas, y al efecto, le dieron un golpe de estado.  Desde aquella fecha, comenzó el derrumbe de la República.  Es bueno tener en cuenta, que -comunista- en aquella época era todo aquel que reclamara algún derecho o que se opusiera a la dictadura (todavía sigue siendo así).

El trujillismo en esta historia

19-Es curioso, que después de ajusticiado Trujillo, de una u otra forma, el poder ha estado en manos de los trujillistas.  Todos los militares de los altos mandos y medios, fueron trujillistas-balagueristas y aún lo son.  Lo mismo se puede decir de los civiles.  Balaguer y su camarilla, mas trujillistas no podían ser, de nombre y de hecho. Después el PRD y el PLD fueron dominios de los trujillistas y balagueristas.

20- Rafael Hipólito Mejía Domínguez, es un trujillista de cuna.  Su progenitor fue un gran trujillista, gran admirador de Trujillo, miembro activo del “Partido Dominicano” de Trujillo, durante toda su vida adulta.  El nombre de Rafael de este expresidente, le fue puesto por su padre por su devoción hacia el sátrapa, y su apellido Domínguez entronca directamente con Ramfis Domínguez Trujillo, de quien es primo cercano.  Miguel Vargas, es descendientes directo de un trujillista-balagueristas confesó, el difunto Pedro Rivera.   Peggy Cabral es nieta de uno de los más grandes Trujillistas de la época, el señor Mario Fermín Cabral, autor del proyecto de ley que cambió el nombre de Santo Domingo de la capital, al de “Ciudad Trujillo”. Después el PRD fue dominado por oportunistas y trepadores de la peor calaña, como Rafael Subervi y un tal Fiquito Vázquez.   En el PLD pasó y pasa lo mismo. El trujillismo-balaguerismo se ha adueñado de ese partido.  Su líder, Leonel Fernández es hijo de un trujillista que fue primero, chofer de Ramfis Trujillo y después de Luis José León Estévez, el primer esposo de Angelita. Este líder en un momento se declaró balaguerista y vinchista, lo que equivale a una declaración implícita de trujillista.  “A confesión de parte, relevo de pruebas”.

 21- En este contexto, ya sabemos del Trujillismo de Euclides Gutiérrez Feliz, Vincho Castillo, Leonardo Matos Berrido y de otros tantos que han sido parte de todos los gobiernos que se han instalado después de la muerte de Trujillo. Y de los poderes económicos, ni hablar.  Ellos son trujillistas de cuna, por sentimiento y agradecimiento y convicción.  La mayoría de esos potentados se quedaron con los bienes de Trujillo, con la manera de robar de los Trujillo y con las prácticas autoritarias y con la patología de dinero y poder de esa familia satánica.

22- En esta historia, la trilogía apocalíptica Hipólito-Leonel-Danilo, han conducido al país al desastroso callejón sin salida en que se encuentra, en lo que el pueblo, desesperado y ofuscado, clama por Trujillo, o por un Trujillo, con fórmula para conjurar los grandes males que estos truhanes han causado, que por grandes,  están amenazando con destruir los cimientos democráticos, económicos y sociales de la República, incluyendo la identidad misma de la nación, con una excesiva inmigración haitiana y de otras nacionalidades, que todos los gobiernos que hemos tenido a partir de 1924 no se han dispuesto a ponerle fin, incluyendo a Trujillo y Balaguer.  Menciono estos dos últimos, porque es un mito que hay que desmontar, el que ambos se preocuparon por darle solución definitiva a este problema, puesto que Trujillo tenia lleno de haitianos los bateyes de sus ingenios, solo que no se veían en las ciudades como ahora, porque él los mantenía confinados a punta de bayoneta en en esos lugares. Lo mismo hacia Balaguer y todos los gobiernos que le sucedieron hasta el día de hoy. También, hay que desmontar el mito, de que Trujillo pagó la deuda externa.  Ello es una solemne mentira.

 

Del falso izquierdismo

23- En todo este trayecto histórico, los partidos políticos de izquierda (con raras excepciones) han resultado un fiasco total; los mismos, Juan Isidro Jiménez los clasificó como falsa izquierda, y no solamente lo dijo, sino, que el mismo fue un falso al participar en el golpe de Estado contra Bosch.  En esa falsa izquierda, por falsa operó el transfuguismo, pasando a ser asalariados del balaguerato.  Hasta muchos de los descendientes de la Raza Inmortal, nos han fallado. En este avatar, ya sabemos lo que ha resultado el primigenio PLD, el mayor chasco de la historia republicana, pues han salido todos tan ladrones como los Trujillo.

 

Conclusión

A-Vista la anterior reseña histórica, se deduce sin mayor esfuerzo, que el trujillismo ha estado presente en el estado dominicano, como si estuviese gobernando Trujillo; por lo que de esta historia se puede colegir, que el verdadero problema del pueblo dominicano ha sido el trujillismo.  Me preocupa que una parte del pueblo no se haya dado cuenta de esto, cuando está clamando por un Trujillo.  Ello me preocupa, porque ese pueblo confundido está pensando, que como todos los revolucionarios le han fallado, que entonces venga uno del bando reaccionario como lo es Ramfis.  En ese análisis se olvidan, que aquellos que lo engañaron anteriormente, no eran revolucionarios, sino trujillistas, que se vendieron como revolucionarios.  Los casos de Hipólito, Danilo y Leonel son los más patéticos.

B- Visto así, me preocupa algunos cifren esperanzas en Ramfis Domínguez Trujillo, para más trujillismo. El, es un nieto del sátrapa Trujillo, que a despecho de los hechos anda proclamando que su abuelo no fue un ladrón, ni un criminal, ni un violador, ni un inmoral, ni un psicópata, que todo eso es una gran calumnia, sino, que al contrario (dice él), su abuelo fue un gran estadista y un gran ser humano. Alguien que tiene ese concepto de la bestia Trujillo, tiene que ser un perverso, al igual que todos los de su ascendencia.

C- Me parece, que creer en éste Ramfis, nacional americano, es volver a dejar engañarnos, como ya lo han hecho, trujillistas como Balaguer, Hipólito, Leonel, Danilo y todos los trujillistas que le han acompañado en el poder. Fíjese usted, Todavía Ramfis no es gobierno, y ya le dio un tumbe al país de cinco millones de dólares en confabulación con Quique Antún, y quiso recuperar todos los bienes de Trujillo, mediante un proyecto de Ley que crea la “Fundación Trujillo”.  Ramfis, al igual que su abuelo es un simulador, un agiotista, un actor de primera. El, Heredó la malevolencia de su bisabuelo, de su abuelo, de su padre, de su madre, tíos y tías, primos y primas.  Junto a la educación que tiene, puede ser más peligroso que Trujillo. Además, soy fiel creyente, que la gracia de Dios, se aleja de quienes se acercan y confabulen a esa familia de asesinos y ladrones.

D- Hijo de gato, casa ratones. La vaca, el caballo, la mujer y los hombres, hay que buscarlos por la raza. El hecho de que Ramfis, quiera reivindicar a su abuelo y a toda su familia,  en vez de pedir perdón al pueblo dominicana por los desmanes de su abuelo y toda su familia, tal como hicieron los hijos de Pablo Escobar con el pueblo colombiano, que en vez de pedir ese perdón, se esté dedicando a reivindicar a su abuelo, y a negar sus maldades, es un indicativo de que este Ramfis no es buena persona, que es un inmoral y un desconsiderado ante un país que fue víctima de tantas ignominias cometidas por parte de su abuelo y de todos sus parientes directos, que robaron y asesinaron a más no poder.

E- Los demonios se visten de ángeles. Por Dios, no caigamos en otro gancho trujillista.  Con Trujillo, Balaguer, Hipólito, Danilo, Leonel, Miguel Vargas, Peggy Cabral, Carlos Morales Troncoso, Quique Antún, Leonardo Matos Berrido, Euclides Gutiérrez Feliz, Vincho Castillo, los empresarios trujillistas-balagueristas que se quedaron con los bienes de Trujillo, y decenas más de esos especímenes de la oscuridad, ¡ya está bueno!  ¡Evitemos que seamos el hazme reír del mundo, y una afrenta a la humanidad de todos los dominicanos que ofrendaron sus vidas y bienes,  para luchar contra esa oprobiosa dictadura.  No mancillemos nuestra patria y nuestro honor de dominicanos.  Tengamos, pudor, vergüenza y dignidad.  ¡Conjuremos, rompamos con el maleficio de los Trujillo!  ¡Un Trujillo, nunca más! Sigamos mostrando al mundo, nuestro pendón, glorioso e invicto.

F- Hay dominicanos muy dignos y capaces, idóneos para gobernarnos, para que estemos pensando, en un norteamericano, por demás, descendiente de una familia de ladrones y asesinos, que le hicieron tanto daño a nuestra patria.  Los Trujillo, nos ponen fuera de la gracia de Dios.

A los lectores les dejo la palabra

Comparte: