OPINION: La banca y la inteligencia artificial

imagen
EL AUTOR es administrador financiero. Reside en Santo Domingo.

En los primeros años del presente siglo XXI comenzó ha tomar mayor auge el tema de la inteligencia artificial, después de ganar bastante espacio el tópico de la inteligencia emocional, basándose la primera en el uso de la tecnología al grado sumo o al uso de la robótica en el desempeño de las actividades productivas del hombre, mientras la segunda se basa en el control inteligente de las emociones del ser humano en cada etapa o ambiente donde este se desenvuelve.

A medida que el tiempo transcurre y con este el desarrollo de las actividades que ejecuta el hombre, la raza humana se afana sin tregua en la búsqueda de perfeccionar su quehacer cotidiano con el propósito alcanzar la calidad total y la excelencia en sus tareas a los fines de lograr acercarse más al origen de su existencia lo cual es una verdadera incógnita ya que hasta la propia inexistencia o muerte es un gran  misterio, hasta el sol de hoy.

La tecnología ha avanzado tanto que el hombre paso a paso se hace adicto a la misma, para muestra un solo botón, el uso del celular cuando en los años 80 del pasado siglo XX el hecho del uso de un beeper era un gran avance en la telecomunicaciones, luego llegaron los teléfonos celulares que para su  transportación era de bastante incomodidad hasta que este evolucionó hasta alcanzar el tamaño de una tarjeta de crédito.

Hoy ya comienzan a verse y usarse los vehículos híbridos en el uso de combustible que los mueve y  sin el uso de un conductor y hasta vehículos aéreos (tal el caso de un vehículo aéreo aprueba de parte del Japón), el uso de los drones en el transporte de pedidos comerciales, la industria de la fotografía y los videos.

En fin el hombre avanza vertiginosamente y busca con mayor ahínco el uso de la tecnología en el logro de sus objetivos y metas, al extremo de que si las personas hoy día no conocen el uso de la nueva tecnología poco a poco se va quedando atrás en la satisfacción de sus necesidades.

Prácticamente todas las actividades del hombre están revestidas del uso de la tecnología y la banca, centros de estudios y negocios en sentido en general, no se quedan atrás, pues hoy el docente que no usa en el aula de clases la herramienta tecnológica fácilmente el estudiante de la actual era digital o virtual deja de creer en este pues hoy muchos estudiante gracias a la tecnología se encuentran mejor informados que muchos profesores.

Respecto a la inteligencia artificial y la banca se podría decir lo mismo y hasta ir un poco más allá pues esta tiene un gran reto en el plano competitivo ante los demás negocios de la misma naturaleza.

Recientemente el periódico el país de España publicó un artículo calzado con la firma del señor Iñigo Barrón, sobre el resultado de una encuesta relativa a la banca y la inteligencia artificial, en la que se destaca que un tercio de la banca mundial muestra su desconcierto ante la llegada de la inteligencia artificial.

En dicho artículo se reseña que nadie creerá que los bancos acabaran dirigidos por robots. Pero los bancos de todo el mundo llevan más de una década intentando acoplar los avances de la tecnología a sus negocios.

Dice el indicado artículo que nadie quiere darse el lujo de quedarse atrás como no ser el pionero que gaste miles de millones en crear aplicaciones que queden obsoletas en poco tiempo o que sus competidores pueden copiar a mitad de precio.

Una encuesta realizada en 2018 a 355 altos ejecutivos de entidades financieras de todo el mundo, elaborada por Baker Mckenzie junto a Euromoney da cuenta que algunos bancos tienen sus ojos en el premio de la aplicación de la Inteligencia Artificial, pero otros aún tienen que formular cómo la tecnología podría ayudar a sus negocios y cómo implementarla para mejorar.

Casi un tercio (29%) de los encuestados dice que su compañía todavía no tiene una estrategia para enfrentar el amplio impacto de las nuevas tecnologías, apunta el informe que compara los resultados de 2018 con los de 2016.

La mayoría de los encuestados, el 78%, creen que la inteligencia artificial transformará su trabajo en los próximos 15 años. Y sobre todo lo hará en un aumento de la eficiencia, es decir, en la reducción de los costos.

Casi un tercio cuenta con que implicará la reducción de las plantillas, aunque consideran que esta tecnología debe estar supervisada por las personas, cuyo papel será más relevante.

El manejo de millones de datos mejorará, según este informe, en la comercialización de los productos y en la satisfacción de los clientes.

Pero la banca coincide en señalar el muro contra el que se chocan: el 60% de los financieros encuestados reconocen que la regulación existente no es suficiente para abordar los retos que plantea la inteligencia artificial.

Las entidades se están dando cuenta de que la adopción y puesta en marcha de funcionalidades relacionadas con esta tecnología no son tan sencillas como parecían.

Según el informe, el uso de la inteligencia artificial “todavía se encuentran en sus primeras etapas, por lo que es comprensible que muchos bancos procedan con cautela.

Pero, a medida que aumenta el uso de esta tecnología (y otras como el blockchain, la cadena de datos para intercambio de información), no tener una estrategia claramente definida parece ser un riesgo empresarial.

Como se advierte, la tecnología marca el paso de todas las actividades del ser humano lo que implica que el no uso de la misma es un riesgo de  alto calibre lo que llevará a muchas personas e instituciones quedarse atrás en sus actividades, pues esta herramienta se impone cada día más al extremo de que son muchas cosas que apenas unos dos o tres años   se hacían de forma rudimentaria o manual que hoy se llevan a cabo mediante el uso de la nueva tecnología.

Es el caso de la prensa escrita que hoy toma mayor auge la comunicación digital llevando a la quiebra a muchos medios de prensa que anteriormente se mantenían a la vanguardia en el periodismo escrito. Pero los medios virtuales hoy por hoy se imponen a los anteriores.

No es un secreto que en toda actividad de negocio el objetivo principal no es el que más haga simplemente, sino el que más haga pero con menos costos lo que lleva al éxito financiero.

El mundo cambia de una manera rauda y veloz por lo que la banca dominicana no puede quedarse atrás por lo que debe ponerse a tono con los últimos adelantos tecnológicos a los fines de ser más productiva y competitiva. El hecho de no hacerlo es una verdadera retranca para alcanzar su desarrollo ante la banca mundial.

Es hora ya, de que la banca dominicana se modernice evitando los molestos momentos que pasan sus clientes al saber que el sistema de la vieja tecnología se cayó o que su tarjeta de crédito fue clonada o que simplemente le robaron su identidad.

La humanidad avanza y se encuentra ya ante la cuarta revolución industrial conjuntamente con una nueva generación humana que exige mejores, eficientes y efectivos servicios.

of-am

Comparte: