OPINION: El caballo más valioso

imagen
El autor reside en Miami.

POR TIRSO URBAEZ

La grandeza de Johnny Ventura, trascendió la órbita del planeta tierra al elevarse a nivel celestial, gracias a su maravillosa historia de superación personal, a su increíble talento, a su vocación de servicio, generosidad, humildad y honestidad, a su gran amor por su pueblo, la verdad y la justicia y a su pasión y energía en la lucha contra la corrupción y la pobreza.

Ahora el padre del merengue canta y baila en el escenario del cielo, acompañado de músicos y bailarines angelicales que celebran la gloria de Dios, y , la sublime calidad de una leyenda de la música que tuvo un corazón solidario y la voz del canto de un canario.

El caballo mayor brilla en el cielo como un símbolo de la domínicanidad, irradiando alegría al mundo con la rica historia de su talento musical, con la magia de su sonrisa ,su espíritu creativo y emprendedor y su buen sentido del humor.

La belleza de la carrera artística de Johnny Ventura, brilló como la luz del sol, su elocuente sonrisa y su emblemático carisma, reflejaron la nobleza de su alma, su vida política y sus obras filantrópicas, resaltaron su grandeza.

Quisqueya, le dice hasta siempre al icono musical del pueblo dominicano que defendió con su vida su cultura, la soberanía del país, la verdad y la justicia social en el mundo y en la tierra de Duarte, Sánchez y Mella.

Johnny, fue una estrella con mucho esplendor, su luz con el paso de los años se hizo más poderosa, que ni su muerte impedirá que ilumine a las nuevas generaciones de la música u otro tipo de talento que le sirva de base para convertirse en un orgullo de la Patria amada y bella.

Honor a quien honor merece, Johnny Ventura, una gloria de nuestro país qué puso en alto la bandera dominicana en el escenario mundial con su excelente trayectoria artística y por su exitoso trabajo a favor del país como embajador.

En homenaje al maestro ventura, respetémosnos y amémosnos, dile no al egoísmo y a la tristeza, siembra un árbol, besa, abraza, y, sonríele a la vida, disfruta el trabajo y celebra el éxito con humildad y con la música y la voz del caballo más valioso y el sonido más famoso del merengue, el de la tambora.

Juan de Dios Ventura Soriano, un inmortal de la música que siempre vivirá en el corazón del pueblo dominicano.

JPM

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios