OPINION: Cómo convertir a RD en una potencia internacional

imagen
EL AUTOR es promotor de inversiones y negocios. Reside en Suiza.

Para convertir nuestro país, primero en una «Soft Power» debemos entender la parte conceptual de dicha estrategia. También estar conscientes de que es imperativo hacer las debidas inversiones a tales fines pero también la «Re-Orging» de algunas instituciones del Estado Dominicano, para aumentar nuestra aceptación internacional.

Todos sabemos cuales son las instituciones que representan un ancla pesantisima, que no nos permiten avanzar a mayor velocidad: Justicia, Policía, etcétera. Febrero es un buen mes para re-lanzar nuestro país hacia nuevos y más altos senderos de progreso, de libertad y prosperidad.

En producciones anteriores hemos sugeridos el monto ideal a invertir en nuestro re-posicionamiento internacional y de manera focalizada, también las tres instituciones a gestionar dicho proceso (Cancillería-Turismo-Hacienda). Nuestra propuesta estratégica, la hemos bautizado: “Estrategia 1:1:1 RD 3.33”. Es casi una formula matemática:

Debemos invertir 1% de nuestro PIB –alrededor de $620 millones de dólares- para atraer el 1% de la población europea – Unos 5 millones de nuevos turistas, ricos, asiduos y fidelizados, con los que alcanzaríamos la meta del Presidente Medina- para que inviertan 1% del PIB europeo — €191 billones de Euros— que representaría una expansión de nuestra producción Nacional de 3.33 veces la actual. Para un crecimiento del 333% que cambiaría de manera radical nuestra realidad económica actual, convirtiéndonos en una potencia caribeña y centro-americana. Un verdadero milagro Latinoamericano.

No olvidemos que, en términos matemáticos se llama potencia al producto que resulta de multiplicar una cantidad o expresión por si misma una o más veces. En nuestro caso se multiplicaría la producción de RD por 3.33. En términos religiosos se llama potencia a cada uno de los grupos de rayos de luz que en números de tres se ponen en la cabeza de las imágenes de Jesucristo.

¿Será una coincidencia el número resultante de nuestra estrategia  (1:1:1 RD 3.33)?

Como dice mi amigo Antonio: “Es una Diosidencia”. ¡Es que Dios está con nosotros!  -Eso es lo que significa el color azul en nuestra bandera nacional-.

En términos filosóficos se llama potencia a cada una de las tres facultades del alma: (1) entendimiento, (2) voluntad y (3) memoria. Si no hemos logrado éstas metas ha sido por la falta de éstas facultades en quienes nos habían dirigido, desde la fundación de nuestra Patria. Ahora tenemos la oportunidad. Tres punto treinta y tres (3.33) años es tiempo suficiente para el Presidente Medina lograr un gran avance con este gran objetivo.

Cuando hablamos de hacer de la República Dominicana una “SOFT POWER” en el escenario mundial, estamos hablando de persuasión internacional a todos los niveles. Persuadir al mundo para que haga o acepte lo que nosotros deseamos en materia de Turismo, Inversión y Comercio principalmente. Usando la Educación, Deporte, Cultura, etcétera como herramientas.

Básicamente estamos hablando de alta persuasión e inteligencia diplomática para acelerar nuestro proceso de desarrollo socio-económico como Nación. Es convertir la Cancillería Dominicana en el principal «Driver» de nuestro desarrollo.

El concepto de “Soft Power» fue originado y desarrollado entre la década de los 80 y 90, por el profesor de Harvard, Joseph Nye e ilustrado en su libro «Soft Power: The Means to Success in World Politics».

El Profesor Joseph Nye ha sido el Decano de la Kennedy School Of Goverment en la Universidad de Harvard, también fue ‘Chairman of The National Intelligence Council’, y asistente de la Secretaría de Defensa de los Estados Unidos, entre otras posiciones de alta relevancia.

DEFINICIÓN DEL CONCEPTO ‘SOFT POWER’

Es un término usado en relaciones internacionales para describir la capacidad de un actor político, como por ejemplo un Estado, para incidir en las acciones o intereses de otros actores valiéndose de medios culturales e ideológicos, con el complemento de medios diplomáticos.

Para Nye, el poder es la habilidad para influenciar el comportamiento de otros y obtener los resultados que se desean.

Existen diversas formas para lograr esto: Coaccionarlos con tratados; se puede inducir con pagos; atraerlos y persuadirlos para que quieran lo que tú quieres.

El Profesor Joseph Nye, en su libro «Soft Power: The Means to Success in World Politics» resalta que:

[1] Este Poder “blando o inteligente” –-que es lograr que otros quieran los resultados que deseas– de persuadir a las personas en lugar de coaccionar puede ser contrastado con poder “duro” (Hard Power); que es el uso de coacción y pagos, o la fuerza militar.

El poder Blando (Soft Power) puede ser utilizado por estados pero también por actores en política internacional, como ONGs o instituciones internacionales.

[2] También es considerado “la segunda cara del poder” que indirectamente permite obtener los resultados deseados. El “Soft Power” de un país, de acuerdo a Nye, descansa en tres recursos: (a) Cultura –en lugares que son atractivos a otros–, (b) valores políticos y (c) políticas exteriores -cuando otros los ven como legítimos y que tienen autoridad moral.

[3] Una nación puede obtener los resultados que quiere en la política mundial porque otros países quieren seguirlo –-es decir admiran sus valores, emulando su ejemplo, aspirando a su nivel de prosperidad y apertura–.

 

LOS PILARES DE LA ESTRATEGIA  «1:1:1 RD 3.33”

Como vemos si deseamos “PERSUADIR” al mundo de venir a RD a visitarnos, a residir, y a invertir -en el segundo país más feliz del continente americano- debemos generar esa demanda de manera amplia y con una difusión internacional continua y constante. Debemos hacer que el mundo tenga ganas de pasar una temporada en nuestro paraíso terrenal y una vez aquí, motivar la inversión. ¿Como la motivamos? Lo primero es que debemos ser un modelo de civilización.

Nuestra gente y nuestras instituciones deben tener y mostrar un comportamiento correcto. Debemos elevar nuestros estándares morales y éticos. Ser dignos de admiración.

Siguiendo el patrón que nos enseña el Profesor Nye, en principio deberíamos concentrarnos en mejorar todo a nuestro alrededor dando prioridad en elevar la calidad y la ejecución de los siguientes elementos estratégicos:

(I) EL PERSONAL DIPLOMÁTICO. Este es el pilar principal, tanto en sede como en el exterior, debemos mejorar la calidad de ejecución del personal diplomático. En ésta tarea el Canciller Miguel Vargas está avanzando de manera firme y precisa. Todos debemos respaldarlo a fin de elevar nuestras potencialidades a nivel internacional.

Para muestra, de las debilidades heredadas, un botón: Hace poco escuchaba una persona quejarse de una situación, en el sentido de que había sido suspendida de sus funciones en una sede diplomática. Confieso que al escuchar a ésta persona me retorcí un poco, pues su nivel de comunicación y argumentación dejaba mucho que decir. Probablemente tampoco estaba en capacidad de hablar ningún idioma de manera fluida.

Una persona así, no tiene y nunca tendrá acceso a centros decisionales del país donde nos representa ni podrá relacionarse con las personas que desearíamos atraer a nuestro país. No puede influir, ni persuadir a nadie, de que somos una gran Nación. Probablemente hablará, por señas, y al no tener la debida altitud hablará más de nuestros anti-valores, pues es lo más fácil; igual que la chercha que nos denigra y estigmatiza, creándonos sin darse cuenta, ciertos daños morales a todo el país; afectando los resultados que todos deseamos.

(II) LA INVERSIÓN INTERNACIONAL debe ser importante y consistente. Es por ello que hemos propuesto la estrategia “1:1:1 RD 3.33“.

Obviamente, no podemos continuar “desperdiciando” recursos en acciones que no generan un retorno medible y real, actividad por actividad, como haría cualquier multinacional, de manera global, quienes si conocen “where the money goes” en cada ocasión para generar “awarness” y “good will” a sus marcas. Pero sobre todo cuánto genera cada dólar invertido. Esta buena práctica de las multinacionales reviste mayor importancia cuando se aplica a un país que busca ser una potencia internacional.

No podemos continuar colocando piezas de comunicación que no generan la debida demanda, que no motivan ni hacen que un mundo de 7 mil cuatrocientos millones de personas “TENGA GANAS” o “HAMBRE” de la Republica Dominicana. Por no estar basadas en investigaciones étnicas y semiótica de los mercados objetivos -aquí también entran nuestras embajadas-. Y mucho menos que no generan apreciación o admiración, hacia nuestro país y hacia nuestra población en la proporción  adecuada.

(III) TURISMO, CULTURA Y PATRIMONIO son tres elementos basilares que deben trabajarse juntos. Es el tridente que permitirá lograr un mejor posicionamiento a nivel global de la “Dominicanidad”. Este tridente es nuestra principal arma hacia el exterior. A través del turismo, atraeremos al mundo para que  conozca nuestro territorio. Le mostraremos nuestros valores culturales, nuestra historia, nuestro patrimonio cultural y nuestros valores patrios.

Deberíamos ser capaces de posicionar en manera clara cuales son estos valores, los cuales en el tiempo se han confundido por soportes extraños de unos valores que pertenecen a otras raíces, confundiendo al mundo sobre cuales son nuestros verdaderos valores.

¿Otra muestra? ¿Otro botón? En más de una ocasión he visitado personas, en diferentes partes del mundo, que te dicen “Ahhh estuve en la Republica Dominicana” y ves una pintura haitiana colgada en sus paredes, entendiendo que ese es nuestro arte. Como conocedor de la cultura haitiana, de sus problemas y maravillas, con muy buenas relaciones a todos los niveles en Haiti, he adquirido algunas piezas de artistas de esa Nación; solo que yo estoy consciente de la adquisición, el turista que nos visita no.

Solo deseo ilustrar, un poco, algunas de las confusiones que deberíamos evitar. Obviamente también debemos elevar el nivel cultural de nuestra gente. A lo mejor un día podríamos también explotar el turismo netamente cultural y educativo.

Si deseamos crear una verdadera “Soft Power” el elemento cultura es el principal argumento para posicionarnos a nivel mundial. Soft se refiere a inteligencia. Es la programación que debemos hacer en la mente de quienes nos visitan y por supuesto para incentivar al mundo de que nos visite debemos ser claros y precisos y decir en voz alta: Quienes somos, qué hacemos, qué nos gusta, qué tenemos, qué queremos. No es solo lindas playas. También es gente linda, buena, culta, inteligente y bien educada.

El 27 de febrero, el pueblo bueno y trabajador quisiera ver y escuchar al Presidente Medina relanzar nuestro país hacia nuevos senderos de libertad y prosperidad. Alcanzar éste objetivo hará que seamos mucho mejor valorados y apreciados en la arena internacional.

Las personas de buena voluntad, que somos la gran mayoría, donde quiera que estemos, le apoyamos.

wandyramirez@gmail.com

jpm/of-am

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
5 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios