No hay excusa para violar la ley

imagen

El enorme crecimiento del comercio electrónico ha cambiado fundamentalmente lo que hacemos y cómo lo hacemos. Un gran volumen de negocios que una vez se hacían cara a cara se ha movido a la Internet, alterando el tamaño y filosofía de empresas cuyo nombre ni siquiera habíamos escuchado hace apenas unos años. Esto ha movido las tensiones existentes entre las grandes corporaciones y el gobierno al ciberespacio.
Estos modelos de empresa están dejando detrás a los reguladores – y ciertos empresarios quieren que siga siendo así. La necesidad de protección de los consumidores es aún más fuerte cuando ciertas empresas creen que pueden permanecer blindadas del público, detrás de un servidor de la computadora. Un buen ejemplo es Airbnb, que se ha convertido en una compañía de $10 mil millones permitiendo a sus abonados en 192 países convertir sus casas en habitaciones de hotel. Bajo la ley de Nueva York, esta práctica es en gran parte ilegal en edificios de apartamentos.
La distinción de larga data entre edificios residenciales y hoteles protege a los residentes de tener que soportar los desfiles de extraños hospedados al final del pasillo. La ley también protege a los turistas, asegurando que los hoteles tienen códigos de incendios y construcción más estrictos. Los anfitriones de Airbnb violan esta ley todos los días.
Lejos de ser los artistas en necesidad que Airbnb dice son su base de usuarios, muchos de estos anfitriones son comerciantes que alquilan decenas de apartamentos como habitaciones de hotel. Esta práctica ilegal está sacando miles de unidades de alquiler asequibles de un mercado de vivienda que ya es muy apretado. Sería sencillo para Airbnb prohibir estas operaciones ilegales, y mi oficina se ha acercado a Airbnb para encontrar maneras de proteger cooperativamente al público. Pero Airbnb rechazó la idea y se negó a proporcionar los datos que permitirán mi oficina conocer el alcance del problema.
Nos hemos visto obligados a procurar la información judicialmente, e incluso, antes que un juez tome una decisión, Airbnb anunció que había sacado a aproximadamente 2.000 ofertas del mercado de Nueva York. Esto demuestra que nuestras preocupaciones están justificadas, pero no hace nada para tranquilizar a los usuarios, sus vecinos o los reguladores de que Airbnb es ahora un buen ciudadano corporativo.
Los autoproclamados 'ciberlibertarios' como Airbnb afirman que hacer negocios en línea de alguna manera los hace inmunes a la regulación. Pero esa actitud no es sostenible, y no deja a los reguladores más remedio que utilizar todas las herramientas a su disposición para hacer cumplir la ley. En contraste, otros grandes sitios de comercio electrónico se han comprometido con la protección del público.
Por ejemplo, el año pasado, la Fiscalía General encontró que algunas compañías estaban alterando de manera fraudulenta su reputación en el sitio web de revisión de los consumidores Yelp! para impulsar sus negocios y lastimar a sus competidores. Yelp! ha cooperado en una investigación encubierta que terminó con multas a 19 empresas – lo cual aumentó la reputación deYelp 's como una fuente confiable de información!
Este tipo de cooperación funciona. Los ciberlibertarios dicen que los reguladores carecen de las herramientas y el conocimiento para hacer cumplir la ley de manera inteligente – pero eso sólo pone de relieve la necesidad de que trabajen con los reguladores para desarrollar esas herramientas. La Internet es la escena del crimen del siglo 21. Ciertas compañías en línea no deben seguir comportándose como si estuvieran en un Salvaje Oeste digital.
jt/am

¡Comparte esta noticia!
  Suscribir  
Notificar a