No corramos la táctica del otro…

imagen
EL AUTOR es presidente del PLD en Washington, donde reside.

Cierto que en nuestro país hay dirigentes y “estrategas” -kamikazes-voceros- fallidos de las Ciencias Políticas y dominio de los entretejes de un oficio que necesita, además de show mediático y manipulación de percepción pública -según convenga, coyunturalmente-, mirar, como decía el extinto líder Peña-Gómez, más allá de la curva. Sin embargo, y aunque nadie lo confiese, estoy seguro que los más avezados en el oficio, tienen, en algún recoveco casero o ambulante, dos libros-manuales indispensables: “El Príncipe” y “Las 48 leyes del poder”.

Igual “Vidas Paralelas” de Plutarco y “Las vidas de los doce Césares” de Cayo Soetonio Tranquilo, que resultan una enciclopedia -de pasajes y enseñanzas- que nos ilustran de cómo se templan-cuecen las victorias, las derrotas, las asechanzas, las intrigas y las deslealtades en el campo de la política y la guerra.

El Presidente Danilo Medina, es, sin quizás, el líder-político más experimentado que tiene el país; pero además, le cabe el mérito –histórico- de ser el Presidente más votado electoralmente, y como si fuera poco, el más enfocado, después de Juan Bosch(1963), en la agenda social histórica acumulada -la que, dicho sea de paso, ha avanzando como ninguno otro Presidente contemporáneo-. De modo que, en lógica política, ninguna franja de su partido debería estar regateando su rehabilitación política -en tiempo-espacio-, a menos que se quiera, como es evidente, jugar a la oposición política y seguir atizando-aireando una consigna callejón sin salida.

Y uno se pregunta: ¿cuál es la razón última que anima, a una franja de su partido, a cerrar una rehabilitación política del que de sus filas ejerce la primera magistratura del Estado? ¿No debería, en estricta lógica política, ser esa sinrazón una postura política-electoral de la oposición, a sabiendas, como sabes, que todas las encuestas a si como reflejan una curiosa (¿…?) “altísima tasa de rechazo” sobre la variable reelección; reportan, también, una altísima valoración ciudadana del Presidente Danilo Medina?

De modo que, en cualquier coyuntura-escenario, el Presidente  Danilo Medina resulta un activo político-electoral decisorio. Por ello, conviene no obviar-estigmatizar esa realidad fáctica-estratégica, pues la táctica o escaramuza -de conveniencia coyuntural- no puede sustituir la estrategia. Es tradición en el PLD, de cuadro y de masas, ceñirse, si de candidatura presidencial se trata, a lo que sus estatutos mandan, y también, al posicionamiento electoral.

Conviene no correr la táctica de la oposición política y mediática al gobierno y al partido. Finalmente, si Joaquín Balaguer –sátrapa-ilustrado-, de alguna forma, fue rehabilitado en 1986; Leonel Fernández e Hipólito Mejía, en el 2010: ¿por qué no aDanilo Medina, ahora? ¿Cuál es el problema? ¿Que a la oposición no le conviene? ¡Allá ellos!

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *