Miles neoyorquinas protestan contra Trump y claman por igualdad

imagen

NUEVA YORK.- Miles de personas salieron este sábado a las calles de Nueva York para protestar contra el presidente Donald Trump, en la tercera edición de la “Marcha de las Mujeres”, pero lo hicieron divididas en dos manifestaciones rivales tras un choque entre líderes del movimiento.

La Alianza de la Marcha de las Mujeres fue responsable de las dos primeras marchas en la ciudad de Nueva York y lleva a cabo el evento en apoyo a la igualdad de género.

Como organización sin fines de lucro independiente, la organización dijo que están comprometidos a promover el empoderamiento civil de las mujeres independientemente de su fe, identidad y preferencia sexual, raza, antecedentes culturales o religiosos o afiliación política.

En las inmediaciones de Central Park, las organizadoras de las protestas celebradas en la ciudad los dos años anteriores encabezaron una nueva protesta para exigir igualdad y mostrar su oposición a las políticas de Trump.

Con pancartas como “Respeta mi existencia o espera mi resistencia”, “Las mujeres son el muro y Trump lo va a pagar” o “Nuestros cuerpos, nuestras mentes, nuestro poder”, las participantes marcharon desde el conocido parque hacia el centro de Manhattan, pasando por delante de la torre que lleva el nombre del presidente y donde residía hasta su elección.

A cierta distancia, en el extremo sur de la isla, tuvo lugar la otra concentración el Rally de la Unidad de las Mujeres, impulsada por el capítulo local de la organización responsable de la marcha nacional que se celebró en Washington.

“El Rally de la Unidad de Mujeres en Nueva York destacará el liderazgo de las mujeres negras, las mujeres inmigrantes y las mujeres de color como parte de #WomensWave nacional, y en respuesta al continuo ataque de la Administración de Trump a las comunidades de inmigrantes y las comunidades de color”, dijo una portavoz del evento.

Las causas de la ruptura

En el centro de la fractura entre las promotoras de ambas marchas estuvieron las acusaciones de antisemitismo contra algunas líderes del movimiento nacional, en especial la palestino-estadounidense Linda Sarsour, muy crítica con las políticas del gobierno israelí, y Tamika Mallory, quien ha apoyado públicamente al jefe del movimiento “Nación del Islam”, Louis Farrakhan, conocido por polémicas palabras contra los judíos.

Esa situación llevó a organizaciones judías y otros grupos a distanciarse en Nueva York de sus iniciativas y a la organización de la marcha original celebrada en la ciudad a insistir repetidamente en diferenciar las dos iniciativas.

Algunos, en especial políticos locales, optaron ayer por asistir a ambas protestas. Estuvieron en las dos manifestaciones el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y su esposa, Chirlane McCray.

Marchas tienen un sólo mensaje

La congresista neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, defendió que las dos marchas comparten el mismo mensaje.

“Todas estas mujeres están uniéndose en solidaridad, apoyándose las unas a las otras, y para asegurar que todas las voces son amplificadas, protegidas e impulsadas en Estados Unidos”, señaló la política demócrata

 

 

 

Comparte: