Mi perplejidad ante el apoyo de la ONU a Haití

imagen
El autor es abogado. Reside en Santo Domingo.

Por CARLOS SALCEDO

Ojalá tengo éxito la Misión Multinacional de Apoyo a la Seguridad en Haití, aprobada el pasado lunes por el Consejo de Seguridad de la ONU. Se trata de un reiterado intento de pacificación de un país tomado por grupos armados y criminales, responsables de innumerables secuestros, agresiones, extorsiones y homicidios, entre otros delitos graves. Pero, razones de peso me llevan al escepticismo o, mejor, al optimismo realista.

La Policía Nacional haitiana no puede hacer el trabajo que demandan las circunstancias de extrema inseguridad que vive dicha nación. Los hechos hablan. La policía tiene solo unos 10 mil agentes, insuficientes para enfrentar la pandelincuencia armada.

Es reconocida su alta vulnerabilidad, por los altos niveles de corrupción en su seno y falta de capacidad operativa y de gestión del gran conflicto social, económico y político que arropa a dicha nación. La inseguridad no puede estar en un grado mayor en Haití.

A la falta de control policial efectivo y la preponderancia de bandas armadas, que tienen el control, casi total, de Puerto Principe, entre otras ciudadades, se suma la débil o ausente legitimidad del primer ministro y de su gobierno como de las demás instituciones oficiales, producto de una prolongada inestabilidad política.

A esto hay que añadir la inseguridad alimentaria aguda, esto es, el hambre y la miseria de un pueblo que, unido a las grandes catástrofes naturales y a sus ancestrales y complejos problemas religiosos y culturales lo mantienen en una situación de suma fragilidad.

Muchos haitianos practican el vudú y el catolicismo simultáneamente. Un sincretismo o práctica de dos sistemas diferentes, el primero de los cuales nació de la mezcla de las religiones tradicionales de los esclavos llegados de África occidental y central.

Quizás sea oportuno solo recordar que la Iglesia Católica fue expulsada durante varias décadas tras la Revolución haitiana entre 1791 y 1804, en la que participaron, precisamente, muchos vuduistas.

Debemos adicionar a la duda sobre el futuro de la inseguridad ciudadana en Haití que a la actual misión aprobada por la ONU le antecedió la Misión de Estabilización -pacificación- de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) establecida el 1 de junio de 2004 luego del golpe de estado que, a manos de pandilleros, fue perpetrado contra el gobierno del presidente Jean Bertrand Aristide.

Ello sucedió mientras el país, como ahora, luchaba contra la violencia desenfrenada de las pandillas y el conflicto armado que se verificaba a nivel de varias ciudades del país y este se encontraba paralizado políticamente hablando.

Sin restarle la importancia y el impacto del devastador terremoto que sacudió a Haití en 2010, a consecuencia del que murieron más de 220,000 personas, dicha misión duró 13 años -hasta el año 2017- y, aunque logró algunos niveles de seguridad y estabilidad, no pudo contribuir, con la pequeña Misión de Mantenimiento de la Paz que dejó la ONU, a garantizar el fortalecimiento de las instituciones del estado de derecho en dicha nación.

Si ni la grande ni la pequeña misión de la misma ONU lograron pacificar a Haití en el nivel necesario para el funcionamiento de su vida institucional ni impedir que los grupos criminales, delincuenciales y violentos conformaran un estado paralelo, no creo que lo logren ahora, al menos para tener una visión de que Haití pueda vivir en paz e iniciar un proceso sostenido de crecimiento y desarrollo.

Creo que la razón fundamental para mi desesperanza optimista es que los grandes problemas haitianos pasan por el enanismo intelectual y, en los hechos, del liderazgo político, empresarial y de sociedad civil haitiano, así por su nivel de complicidad con dicho estado de cosas, unido a la tibieza, mutis, tardía y limitada colaboración del liderazgo internacional.

Ojalá me equivoque en la predicción y sea vencido por la realidad, por producirse la eliminación de los carteles de la delincuencia y la violencia paraestatal de Haití en, al menos, el largo plazo.  Un año, de apenas 1,000 agentes, para apoyar a la policía haitiana, en la labor de erradicación de los grupos armados y las tareas de prevención y disminución de la violencia y el crimen, además del limitado alcance de dicha misión, me mantendrán en un estado de perplejidad por un buen tiempo.

carlos30salcedo@gmail.com

jpm-am

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
8 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Sancho Sin Panza
Sancho Sin Panza
7 meses hace

estoy de acuerdo con usted, pero vamos a darle el beneficio de la duda, quizas los soldados kenianos vengan como sanson melena y le arranquen la cabeza a cada uno de los lideres de las bandas haitianas que es lo que en verdad se merecen.

Saul
Saul
7 meses hace

estoy cien por ciento de acuerdo con este vaticinio. es de risa pensar que una misión tan pírrica y tan mal coordinada y tibiamente apoyada por las instituciones y potencias internacionales competentes va a lograr pacificar a haití. y menos poniéndose a la orden de una policía tan corrupta como no hay otra. ahí solo los ciegos y los ilusos pueden ver algún tipo de éxito. pero lo que mas coraje debe darnos es cómo las potencias se han distanciado

Saul
Saul
Responder a  Saul
7 meses hace

quedándose en una especie de verborrea güera. compárese con la alta disponibilidad que asumen y con lo pronta que suelen ser cuando se trata de intervenir en paises con muchos recursos, como en el caso de libia, que fue victima del acto más grande y vil de piratería moderna. pero como no hay nada valioso que buscar en haití en términos materiales, que se jodan esos negros y que republica dominicana cargue con ese peso. ¡malditos hipócritas!

Luis De New York
Luis De New York
7 meses hace

dr. carlos. todo ese tiempo que usted le dedica al problema de haiti,dediqueselo al problema nuestro,que es bien grande. los revolucionarios haitianos,los han dicho bien claro,que no quieren que ningún extranjero se inmiscuya en su problema,que dicho problema son ellos quienes lo van a resolver.esa tembladera que tienen ustedes los blanquitos con el problema haitiano, tengan por seguro,si el gobierno en haiti lo cogen los revolucionarios, sig

Luis De New York
Luis De New York
Responder a  Luis De New York
7 meses hace

el impacto, de dicho gobierno, que va a tener en lo de a pie en dominicana, abril del1965 del siglo pasado le va quedar chiquito.

Saul
Saul
Responder a  Luis De New York
7 meses hace

jaja. los «revolucionarios haitianos». bueno, tal vez te equivocaste y quiste decir los rebulucionarios haitianos. pero sé honesto y di «los delincuentes pandilleros haitianos», porque eso es lo que son. llámesele al pan pan, y al vino vino. un principio de todos los verdaderos revolucionarios del mundo es que se debe respetar y defender al pueblo y dirigir la lucha contra quienes los explotan. ¿ocurre eso en haití? conteste usted mismo.

Luis De New York
Luis De New York
Responder a  Saul
7 meses hace

saul. lamentablemente, tu eres de los politicos que no tiene el menor sentido de como el de arriba maneja la propaganda cuando un pueblo se lanza a la lucha en contra de sus explotadores. o tu puede decir, que las organizaciones que organizan las huelgas, y las protestas, no son revolucionarias? o es, que tu no ha leído el documento que los comunista le enviaron a la onu? la contesta a tu interrogación, esta al final de mi comentario. si como politico tu piensa que esta analizando el problema de haiti correctamente, revísate, si es que tu has estudiado política.

antonio roca
antonio roca
7 meses hace

la unica esperanza que tiene haiti antes de hundirse y hundirnos a nosotros, es repartir su poblacion entre varios continentes y paises, rogando que no contaminen con su degradacion, a esos paises receptores.