Mentiras que distorsionan la verdad

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Estados Unidos.

Si repasamos los argumentos discursivos manifestado en las gestiones del presidente Danilo Medina, desde el inicio del primer mandato en la Asamblea Nacional 2012, hasta el pasado 27 de febrero 2019, podemos colegir que sus virtudes no tenían bases sustentables para continuar lo que su antecesor, Leonel Fernández, había hecho bien y corregir lo que hizo mal, porque su trayectoria siempre es la de “hacer lo que nunca se ha hecho” y su estilo de gobernar es lo peor que le ha pasado en los últimos cuatrienios a República Dominicana.

Esa retórica confusa y distorsionada de la verdad han convertido al presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en un intérprete de la mentira que manifiesta sus actitudes en un oráculo oscurantista, mediático y creíble, en cierto modo, por quienes les rodean y aplauden las interpretaciones subjetivas de la realidad filtrada a través del sentido común que no muestra la verdad, o posibles verdades de la realidad fallida que viven los dominicanos.

La verdad, es la verdad, nuestra verdad, no es ficción, es la marca que identifica la moral, el comportamiento y el buen vivir del ser humano, sin importar la posición que ostente en las lides de la sociedad, por tanto, debe surgir singularmente; y en lo general, para surtir efectos positivos que sean dignos de reconocimientos por la sociedad en su conjunto, no así por una parte que hurga en su entorno administrativo para obtener beneficios particulares.

La interpretación mental de la verdad incluye creencias, valores y, en consecuencia, consciencia, que es lo que le falta al presidente Danilo Medina, razón por la cual sus discursos están basados en el engaño para mistificar y filtrar verdades subjetivas, construidas por falsas promesas y proyectos ausentes de la realidad que no se identifican con los cambios a corto, mediano y largo plazo que demanda el país.

A propósito del discurso de rendición de cuentas pronunciado el pasado 27 de febrero en el salón de la Asamblea Nacional, aplaudido por los séquitos del gobierno, conjuntamente con legisladores, empresarios y allegados al presidente para justificar sus vulgares mentiras, cabe señalar que el mandatario Medina dejó claro y con menosprecio que a su gobierno no le interesa en lo más mínimo sacar de las barbaries que por décadas han sumergido al país en el atraso económico.

A través de sus asesores, Danilo Medina construyó una pirámide de mentiras estratégicas, conformada progresiva y dinámicamente con interacción, hasta finalizar el recuento de la historia creíble y fundamentada en la identificación de los supuestos proyectos de desarrollo y mejora continua que caracterizan al gobierno durante el año 2018, claro, siempre con el poder mal intencionado, sustentado en la teoría mental para engañar con interacción, prevaricación y falta de credibilidad, poniendo en el pedestal sus intenciones reeleccionista para las elecciones del 2020.

Por citar solo un ejemplo, hace 175 años, los dominicanos iniciamos el trayecto hacia la separación de Haití, todavía no lo hemos logrado por la complicidad de los gobernantes, traidores y malos dominicanos, principalmente, Danilo Medina, que ha permitido la invasión pacífica de nacionales haitiano hacia la isla, en complicidad con organismos internacionales como la ONU (Organización de las Naciones Unidas), sin embargo, tiene el coraje de anunciar  textualmente: “hemos colocado cientos de cámaras en las fronteras y adquiridos drones  para reducir el tráfico ilegal de drogas y haitianos hacia el país”, falsas verdades puestas en contexto para confundir la población.

Lo último que se pierde es la esperanza. No basta rezar. Tenemos la certeza de que algún día el sueño de Juan Pablo Duarte y Diez, Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella y Gregorio Luperón, se hará realidad, siempre y cuando los falsos políticos surjan como el ave fénix y sean dominados para alcanzar el despertar de los dominicanos. “Ser realmente libre e independiente”.

of-am

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *