Médico, abogado y escritor

imagen
Domingo Peña Nina.
Cuando se conversa con Domingo Peña Nina no sabe uno inmediatamente si lo hace con el médico, el abogado o el escritor.

Es que él sobresale en las tres ramas, aunque para los nativos de San Cristóbal solo sea conocido como el “médico hijo de doña Luz Nina”. Esto así porque su madre, Luz Nina de Peña, fue por mucho tiempo distinguida maestra en esa población.

Próximo a cumplir 70 años de edad, Peña Nina es originalmente médico –especializado en ginecología y obstetricia- pero en los últimos años se ha hecho también abogado, al tiempo de realizar intensa labor como escritor, escribiendo varios libros y artículos de prensa en los que aborda variados temas nacionales. Su más reciente obra se titula Aspectos médicos-legales y éticos de la gineco-obstetricia. 

Peña Nina es uno de los seres humanos más preparados profesionalmente, serios e íntegros que he conocido. Por temperamento y herencia familiar es mesurado y cauto al actuar y hablar.

Interesado en hurgar en su triple ocupación lo he atrapado por casi dos horas y sometido a una intensa entrevista que arrojará luz sobre él.

P.-Domingo, donde naciste, quiénes fueron tus padres y quiénes son tus hermanos ?.

 R.“Nací en San Cristóbal el 21 de Septiembre de 1948. Hijo de Francisco Peña, puertoplateño que se radicó en San Cristóbal como empleado del área de contabilidad de la Hacienda Fundación y la profesora Luz del Consuelo Nina de Peña, nacida en San Cristóbal, quien fue la primera sancristobalense en obtener el título de maestra. Mis hermanos: Guaroa Gómez, hijo de mi padre en matrimonio anterior; el ingeniero Francisco Peña Nina, Enoc A. Peña Nina (fallecido), doctora Ulda Peña Nina, licenciada Ruth Peña Nina (fallecida); Gedeón y Marisol, estos dos últimos hijos de mi padre fuera del matrimonio”.

P.Es cierto que tu padre era cubano? Cómo vino y qué hizo aquí ?

El autor es periodista.

R.“Mi padre nació en Cuesta Barrosa, Puerto Plata. A los 12 años viajó por barco a Baracoa, Cuba, entregado por su madre viuda y pobre a un comerciante cubano, con el compromiso de que se ocuparía de que estudiara. Allí residió hasta los 25 años, en que regresó igualmente por la vía marítima, después de obtener en el consulado dominicano en Santiago de Cuba una carta de ruta, ya que carecía de documentación personal que lo identificara como dominicano. Poco tiempo después, obtuvo trabajo en la Hacienda Fundación y se radicó en San Cristóbal.  Teniendo 85 años tuve la oportunidad de llevarlo a Baracoa donde se reunió con sus dos hermanas de crianza cubanas y allí permanecimos durante 3 días. Al encontrarse los tres se abrazaron y estuvieron llorando durante media hora. Recorrimos los lugares en que trabajó, los sitios que frecuentaba, etc.”

 P.Qué te inspiró a estudiar medicina

R.“Decidí estudiar medicina estando en el segundo año del bachillerato en el liceo Manuel María Valencia, de San Cristóbal. Me sentí atraído por la carrera y en tercer año del bachillerato, junto a los hoy médicos Rafael Herrera Morillo y Secundino Angustia, solicitamos en el Ayuntamiento una autorización para que se nos facilitara la osamenta de un cadáver, cosa que fue aprobada. Llevamos un saco y pagamos para que el encargado del cementerio extrajera los huesos de una tumba común. Los hervimos con cal en mi casa y mantuvimos en el techo durante 3 días tomando el sol. Posteriormente los pintamos con barniz y nos sirvieron para el estudio de anatomía en el bachillerato, con la profesora Teresita Pimentel. La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) exigía a los extranjeros un promedio de 80 puntos durante el bachillerato para poder aceptarlos, cosa con la cual yo cumplía. En base a ello, envié mis documentos en fotocopias y fui aceptado, con el compromiso de llevar los originales legalizados. Originalmente, inicié los preparativos con los compañeros Rafael Herrera Morillo y Sandy Mejía Nina, pero al final ellos decidieron estudiar aquí y yo persistí en el proyecto, teniendo que viajar a México solo, teniendo apenas 18 años.

Algo curioso, sucedido en el bachillerato, fue la inconformidad que mostré, junto a otros compañeros, por la forma parcial e interesada con que José Asián Peña, autor del libro de Historia de la Cultura que se usaba como texto en el segundo año, analizaba algunos temas. Debido a ello, junto a los compañeros Juan Temístocles Montás Domínguez, Rafael Herrera Morillo y Saúl Santana decidimos escribir un libro sobre historia de la cultura, tomando como referencia el programa establecido para dicha materia. Después de terminado el texto, que llamamos Sinopsis de Historia de la Cultura, visitamos la Secretaría de Educación y sometimos la propuesta de que nuestro libro se adoptara como texto en lugar del utilizado. Después de un tiempo se nos respondió que nuestra labor era interesante y valiente, pero no podían cambiar como texto el libro del maestro José Asián Peña por el de unos adolescentes atrevidos”

P.Entonces, estudiaste medicina en México ?

 R.“Terminé los estudios del bachillerato en el Liceo Secundario Manuel María Valencia de San Cristóbal el día 30 de junio de 1966, liberando todas las materias. Un mes después solicité mi inscripción en la Facultad de Medicina de la UNAM, siendo aceptado en septiembre,  partiendo hacia México el día 25 de diciembre de 1966, para iniciar la carrera de medicina el día 7 de febrero de 1967.

“Concluí el programa de estudios en la Universidad Nacional Autónoma de México en junio de 1972. Viajé a realizar mi año de servicio social (pasantía de ley) a Bella Vista, Jalisco, México, donde presté servicios en la Clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social a los empleados del Ingenio Bella Vista y a la población en general. En marzo de 1973 presenté mi examen profesional en la Facultad de Medicina de la UNAM, obteniendo el título de Médico Cirujano. Respecto a ese examen tuve la particularidad de que se me otorgó Mención Honorífica, siendo hasta donde sé el único dominicano en obtener dicha distinción, que es el mayor honor concedido por la Universidad a un estudiante. El jurado examinador, al percatarse de que era extranjero, se retiró a deliberar y tras varios minutos regresaron indicándome que no tuvieron otra alternativa, a pesar de que no era mexicano. Los estudios de especialidad los realicé durante 4 años en el Hospital de Gineco-Obstetricia Núm. 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social. Fue considerado hasta su desaparición el mejor hospital de gineco-obstetricia de toda América. Allí acudían estudiantes de toda América Latina a especializarse en gineco-obstetricia”.

P. Por qué -cuándo y dónde- te hiciste abogado?

R.“Cuando vi que se aproximaba el tiempo de mi jubilación en el Hospital Dr. Rafael J. Mañón,  en San Cristóbal, pensé que una buena forma de sustituir mi labor hospitalaria era hacerme abogado y ejercer durante las mañanas.  Cursé la carrera completa en la Universidad de la Tercera Edad, en Santo Domingo, negándome a aceptar la exoneración de las materias básicas que ya había cursado en la carrera universitaria y medicina forense. Me gradué con honores, lo que motivó que me regalaran el anillo de la universidad. Terminé la carrera en Diciembre de 2006 y celebré la ceremonia de graduación en marzo de 2007”.

P. Dónde ejerces medicina en la actualidad?

R.“Ejerzo mi carrera como gineco-obstetra en el Centro Médico Moderno de Santo Domingo, y también formo parte del equipo médico-quirúrgico de la Unidad de Esterilidad y Fertilización in Vitro San Rafael”.

P.Cómo formaste familia ?

R.“Contraje matrimonio el 13 de julio de 1974 en Cd. Valles, San Luis Potosí, México, con la Licenciada en letras y lengua española Alicia Zúñiga Lozano, mexicana. De nuestro matrimonio nacieron 3 hijos: Domingo Enmanuel, ingeniero civil, graduado en la Universidad de San Luis Potosí, México. Posteriormente cursó maestría en Planeación en la Universidad Nacional Autónoma de México, sub-especializándose en planeación de transporte masivo. Posteriormente cursó otra maestría en la Universidad de Melbourne, Australia y se radicó con su familia en dicha ciudad de Australia.

El ingeniero industrial Víctor David Peña Zúñiga, que reside en Santo Domingo, D.N. Este cursó maestría en asuntos económicos en la Universidad APEC.

El Dr. Daniel Peña Zúñiga, quien en la actualidad se encuentra en Toronto, Canadá, donde cursa estudios de especialización médica”.

P.Algunos datos puntuales de tu ejercicio médico

R.“Tuve la satisfacción de ser Jefe del Servicio de Gineco-Obstetricia del Hospital Dr. Rafael J. Mañón S., del I.D.S.S., en San Cristóbal durante 30 años, iniciando el 5 de enero de 1979. Junto a mi equipo de ayudantes realizamos numerosas investigaciones en el área de la gineco-obstetricia cuyos resultados fueron publicados en revistas médicas dominicanas, la gran mayoría en Acta Médica Dominicana y la Revista Médica del Instituto Dominicano de Seguros Sociales. La calidad de las atenciones brindadas en dicho servicio nada tenía que envidiar a las ofertadas por hospitales con mayor tamaño y recursos. Poco antes de mi jubilación (en Agosto de 2008), se le dio mi nombre al área de gineco-obstetricia de dicho hospital”.

P.De qué manera te marcó ser hijo de una maestra ?.

R.“Mi madre no solo era maestra, sino que era la directora de la sección femenina de la Escuela Presidente Trujillo. Como tenía formación académica como maestra, era muy celosa con mi progreso como estudiante y se percataba de que este fuera óptimo. Recuerdo que cuando estaba en sexto de primaria, durante las tardes me tenía como oyente en el séptimo curso y durante las noches del octavo  curso, con el profesor Alfredo Zabulón Díaz. Debido a la rigidez de sus exigencias académicas no me permitió disfrutar de las libertades de una infancia común”.

P. Cuántos libros has publicado?

R.“He publicado 11 libros en total; los libros de cuentos: “La incesante agonía del regreso” (1994),  “Pisadas en suelo de Otoño” (1997), “Historias de vida, muerte y lejanías” (2002),  “Laberinto de ilusiones” (2012). “La Traicionera próstata y sus problemas. Guía completa para el hombre prudente” (2004). “Jornadas. Reflexiones esperanzadoras” (2007). “Las diversas vertientes del amor” (2014). “Valor Médico-Legal del expediente clínico” (2016). “Aspectos Médico-Legales y Éticos de la Gineco-Obstetricia (2018). En co-autoría con mi esposa, Lic. Alicia Zúñiga Lozano: “Lengua Española: Elementos básicos de Redacción Dinámica (1997) y “Lengua Española: Estructura y Funciones Básicas (1999)”.

P.De cuál te sientes más satisfecho?

R.“Me agrada mucho “Historias de muerte y lejanías” porque lo utilizo como texto complementario en mis clases de Medicina Forense a estudiantes de Derecho en la UTE y de manera constante los veo llorar con la lectura de algunos de mis cuentos, lo que me asegura que logré con ellos transmitir mis inquietudes y sentimientos. Pero interiormente, el que más me satisface de los libros de cuentos es “Laberinto de ilusiones” y uno pendiente de publicación: El baile de las sombrasLa traicionera próstata y sus problemas, guía completa para hombres prudentes me ha dado muchas satisfacciones, porque he recibido muchos testimonios de gratitud de amigos afectados de cáncer de próstata que han encontrado en mi libro orientaciones y respuestas a sus inquietudes e incertidumbres.  Creo que los dos últimos publicados: Valor médico-legal del expediente clínico y Aspectos médico-legales y éticos de la gineco-obstetricia me han dado grandes satisfacciones”.

P.Qué trata tu última obra?

 R.Aspectos médico-legales y éticos de la gineco-obstetriciam trata de orientar a los gineco-obstetras sobre cómo prevenir los conflictos médico-legales, qué hacer en caso de que se presenten y cómo seleccionar la mejor defensa. Penosamente, la judicialización del acto médico ha hecho que muchos gineco-obstetras se retiren del ejercicio profesional prematuramente y los que quedan, tienden a rehuir los casos difíciles, como forma de no exponerse a una demanda, o bien, recurren  a la medicina defensiva para cubrirse las espaldas. Pero el prólogo es bastante amplio y explícito.

Tengo dos obras pendientes de publicación: El baile de las sombras (cuentos) y Consideraciones médico-legales sobre la pediatría. No sé cuál publicaré primero, ya que no recibo ningún tipo de patrocinio para mis publicaciones, sino que cubro personalmente el costo de las mismas. Todo dependerá de las posibilidades de recursos”.

P.De qué forma influyó en ti la residencia en México?

R.“Estudié historia de México en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y desde entonces soy un admirador de las frases:Sufragio efectivo. No reelección y El respeto al derecho ajeno es la paz. Llegar a México como estudiante a los 18 años me obligó a ser responsable, formal y dedicado. Tuve que aprender a cocinar, lavar y planchar. Y estar consciente del sacrificio que hacían mis padres para costear mis estudios hizo que me dedicara a ellos con una entrega apasionada”.

josepimentelmunoz@hotmail.com

¡Comparte esta noticia!


UNETE A LA CONVERSACION

2 Comentarios
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *