Manipulados y vigilados

imagen
EL AUTORI es periodista. Reside en Santo Domingo.

Con la revolución democrática  conocida como Primavera Arabe, como  punto de inflexión entre el autoritarismo que aún se enseñoreaba en muchos países del mundo, y el contagio democratizador de las redes sociales, una hipótesis  esperanzadora adobaba el análisis político: el empoderamiento que las empresas tecnológicas habían puesto en manos de los ciudadanos los convertía en protagonistas de su mundo y era incompatible con cualquier forma de dictadura.

No se necesitó que líderes  opositores ni militares pusieran fin a la dictadura de Ben Ali, en Tunes. Lo hicieron ciudadanos de apiés convocando su indignación a través  Facebook y otras redes, por el atropello cometido contra el vendedor ambulante Mohamed Bouazizi, quién ante la impotencia de perder la balanza que tenía como única tecnología de trabajo, decidió pegarse fuego.

Y, viendo que eso era bueno, como dice el Génesis cuando Dios se maravilló de sus  creaciones, los que antes no contaban en Egipto se levantaron contra Hosni Mubarak y pusieron fin a su régimen tiránico; y en Libia contra Muamar Cadafi, en Siria contra Ali Abdullah, aunque el fruto ha sido una guerra civil que aún perdura.

Y en países como España, los indignados de Sol, que parieron el liderazgo de Pablo Iglesias, que iba a ser el gran relevo del liderazgo político tradicional; y en Estados Unidos el Occupy Wall Street, todos con serios cuestionamientos a las desigualdades y las inequidades.

Con ese impacto, las revoluciones ya no serían violentas como en el pasado, porque ahora el poder no saldría de la boca de un fusil, como proclamó  el líder de la tiranía china, Mao Zedong, sino que residía en el empoderamiento ciudadano.

Pero, lamentablemente, nada de eso parió nada mejor, y los liderazgos que se levantaron en esas manifestaciones se han esfumado con la misma rapidez con la que surgieron, y lejos de estar más informados y con mejores herramientas para participar en la toma de decisiones, estamos fantásticamente enviciados en las redes inescrupulosas del capitalismo de vigilancia, que haciéndonos creer que nos movemos en un espacio de libertad hurga en nuestro cerebro para ponerlo a su merced a través de algoritmos que nos convierten en autómatas, mientras por otra parte ponen nuestra privacidad al servicio del mejor postor.

Aunque Mark Zuckerberg quiere dar vueltas a las páginas de los serios cuestionamientos de sus exitosas operaciones, pidiéndonos  más confianza para llevarnos a la era del metaverso, en términos académicos en Estados Unidos, se ha establecido  de dónde salen sus beneficios.

Zhoshana Zuboff, profesora de Harvard Business School, sostiene que “el éxito de Facebook se basa en una serie de operaciones unidireccionales concebidas para que no seamos conscientes de ellas y envueltas en una confusión de distracciones, eufemismo y mentiras”

Con las investigaciones  de la trama Rusa y de Cambridge Analytica, de las que no hay dudas que Facebook formó parte priorizando en lo económico;  o la manipulación de un video en tiempos de Trump para presentar a Nancy Pelosi como borracha a pesar de que no ingiere alcohol, así como por decenas de testimonios de ex ejecutivos de la plataforma advirtiendo de como se daba prioridad al discurso de odio sin importar consecuencias, Estados Unidos no se plantea seriamente la disolución su principal transnacional de vigilancia por razones  geoestratégicas:dejaría el campo abierto a competidoras chinas

Nada es tan bueno que no tenga cosas malas ni lo contrario. Redes es renuncia a la privacidad y exposición a la manipulación.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
6 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
ASURBANIPAL
ASURBANIPAL
3 meses hace

Y quien va a ponerle freno a toda la informacion que se recauda sin nuestro permiso en internet que va a parar hacia nuestros aseguradores medicos, empleadores y que sirve para manipularnos en caso de las elecciones .Hasta ahora no existe ningun instrumento legal que nos garantice nuestra privacidad.

ajo la Luis De New York
ajo la Luis De New York
3 meses hace

Sr. Pozo.Leyendo su articulo me doy cuenta que equivocado estuvo Mao, cuando dijo, El Poder Nace Del Fusil. Y los Estados Unidos me reafirma su cita, cuando ahora en el problema de Ukrania, los Estados Unidos le están enviando flores a Ukrania, para que reciban a los rusos, en caso de una invasion.

Wilker
Wilker
3 meses hace

Buen artículo

Bartolino
Bartolino
3 meses hace

Véase SOCIAL DILEMA,de Tristán Harris—- en Netflix.
DILEMA SOCIAL.
Declaraciones de las mismas gentes que diseñan las » redes sociales.

Bartolino
Bartolino
Responder a  Bartolino
3 meses hace

Véase también en Netflix: THE GREAT HACK/ EL GRAN HACKEO

Zumarraga
Zumarraga
3 meses hace

Esa es la nueva jeringa para inyectar ideas alienantes con el fin de controlar a las pontenciales mentes pensantes que puedan rebelarse contra el status quo de la mediatica desinformativa procursiva para formar ideas de que es lo bueno y que es lo malo, de acuerdo a los intereses de la Elite que pretende gobernar por siempre al mundo.