Manhattan crecerá hacia el sur para sobrevivir a efectos cambio climático

imagen

NUEVA YORK.- En octubre de 2012 el devastador huracán Sandy llegaba a la ciudad de Nueva York (EEUU) con vientos de hasta 120 kilómetros por hora y lluvias intensas que inundaron distritos enteros. Una de las zonas que más sufrió las consecuencias de Sandy fue el bajo Manhattan, en el distrito financiero de Wall Street.

El nivel de la crecida de las aguas llegó a los 3,4 metros en el área de Battery Park, con lo que batió el récord de 1821. Estaciones de metro totalmente anegadas, cortes de luz y puentes y vías cerradas por el agua y el viento durante cuatro días. Las pérdidas fueron estimadas en 16.773 millones de euros.

Además, esa zona corre el riesgo de sumergirse en parte antes de 2100 por el aumento del nivel del mar.

Blasio quiere proteger a Manhattan del cambio climático al expandir la costa sur de la isla para mantener a raya los mares crecientes.

Urgencia por la importancia de la zona

El plan, que supondrá 10 mil millones de dólares (8.800 millones de euros) propone ampliar más de 150 metros la punta sur de Manhattan, ganando terreno al río frente al distrito financiero y el turístico South Street Seaport. La idea también es crear un dique para proteger de inundaciones o del aumento del nivel del mar, como parte de los efectos del cambio climático.

“El calentamiento global es una amenaza extraordinaria para todo nuestro país y toda nuestro planeta, pero cuando se trata de Nueva York, una de las grandes ciudades costeras del mundo, estamos particularmente amenazados y en ninguna parte esa amenaza es mayor que para los cientos de miles de personas que viven y trabajan en el Bajo Manhattan”, dijo De Blasio en NY1 News.

De Blasio remarcó la urgencia del plan porqué uno de cada 10 empleos de la ciudad están en el bajo Manhattan. “Cientos de miles de personas viven y trabajan allí. Cada vez es más residencial. El 75 % del metro pasa por ahí y es vulnerable”.

Además advirtió que se afectará la economía a escala mundial si la zona no es protegida. “Es la capital del distrito financiero”, afirmó.

Un plan único

Después de muchos estudios se ha recogido en este plan que extender esa zona sur es la única alternativa viable para proteger un área vulnerable y vital de la ciudad.

El estudio municipal indica que la zona representa retos “únicos” por su topografía baja, poco espacio disponible, densidad de infraestructuras por encima y debajo del suelo y un paseo marítimo activo.

El proyecto también deberá cumplir con las regulaciones ambientales que protegen los recursos de agua dulce y los ecosistemas. “El plan tiene potencial si está diseñado como una verdadera zona de amortiguación del agua y no como una oportunidad para construir más edificios”, asegura Michael Oppenheimer, un científico del clima de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey. “La zona de podría construirse como un espacio verde con parques” añade.

 

 

¡Comparte esta noticia!


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *