Lucha anticorrupción y doble moral política

imagen
El autor es político y profesor de historia. Reside en Santo Domingo

Desde que se gestó el movimiento Marcha Verde -2017, independientemente de que, al final, fue asaltado por los partidos tradicionales (prácticamente, toda la oposición) y una retahíla de “hacedores de opinión pública” (periferia de partidos) para fines electorales- sabíamos que, por fin, una franja mayoritaria de la sociedad se había apropiado de esa lucha; y más que eso -para bien-, que la había asociado a pésima calidad de la educación, salud pública y servicios -a pesar del 9.1.1, cuasi cobertura universal de salud, estancias infantiles, tandas extendidas, desayuno escolar y mejoras de infraestructura y de otros bienes y servicios (porque no podemos hacer tabla rasa de avances tangibles que logramos)-, pues intuyó que, históricamente, una gran parte del presupuesto público, en los poderes públicos, iba a la “acumulación rápida” de políticos (sin excepción de partidos) empresarios, técnicos-burócratas y una élite de los poderes fácticos (oligarquía, autoridades militares-policiales, judiciales, Iglesias, prensa, etcétera).

Ahora bien, la lucha que se está librando contra la corrupción pública -que debería ser pública-privada-, aunque buena iniciativa gubernamental, adolece de múltiples fallas o inobservancias que, en cierta forma, la debilitan, pues está matizada por no sentar, como principio universal, la presunción de inocencia, evitar la filtración de fase instrumental de los procesos a los medios, uso mediático -por bocinas pro-gobierno- de esos procesos para la incitación de condena extrajudicial vía redes sociales y hasta medios impresos que  titulan-condenan sin el sustento de una sentencia de un juez producto de “las cosas bebidamente juzgada”, con lo cual se condiciona-manipula “percepción pública” y se mutila el debido proceso a que todo acusado tiene derecho. Pero el peor aspecto o arista del fenómeno -de fusilamiento moral-publico-, es el de la doble moral política: es decir, el de un político, abogado -con un rosario de chicanas- o “periodista-bocina” haciendo dizque “opinión pública” cuando todos sabemos su vínculo y beneficio, en algún momento, con el flagelo que se combate.

Porque en nuestro país no todo el mundo puede, política ni éticamente, emprender ni librar esa lucha porque está históricamente descalificados… (¡todos nos conocemos!).

Otro aspecto que hay que cuidar -y mucho-, es que la lucha anticorrupción solo se centre en una determinada administración -como está ocurriendo, hasta ahora-, pues se convertiría en selectiva y podría interpretarse como retaliación con fines políticos-electorales contra un determinado partido político que ejerció el poder, pues eso solo fomenta lucha cíclica contra la corrupción y esa lucha debe ser sistemática e institucional; digo, si aspiramos a fomentar una cultura de transparencia en la gestión pública y la instauración de una verdadera ética-pública que debe ir pareja a un currículo educativo que procure la formación de un ciudadano, desde la educación primaria, que repele y no tolere esa práctica tan perjudicial para el desarrollo integral del país y una cultura de meritocracia.

Entonces, sería saludable corregir esos entuertos, alentar esos esfuerzos -sin banderías políticas-; y, sobre todo, no permitamos que corruptos viejos disfrazados de redentores sociales y ajustas cuentas, nos quieran pontificar sobre ética pública y de que la lucha anticorrupción debe darse con saña, odio y venganza, porque, repito, con ello sólo lograremos lucha cíclica y no institucional contra el flagelo que, en toda la región, es histórica-estructural y sistémica.

Y finalmente, sería prudente que fiscales y otros facilitadores (ayudantes judiciales o auxiliares persecutores de la lucha anticorrupción) bajen su protagonismo mediático, pues a veces suenan más como políticos que como fiscales. Y, si fuera posible, que, la Procuradora General, magistrada Miriam Germán Brito, como responsable del Ministerio Público, asuma más presencia pública y baje ciertos ímpetus cuasi político de algunos de sus subalternos. Porque, a veces, como que su jerarquía queda relegada.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
9 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Carlos Reyes
Carlos Reyes
4 meses hace

Lo importante es que esas filtraciones que molestan a la jauria mediática del danilato están basadas en pruebas irrevatibles que les tumba a ustedes sus estrategias de desacreditar al Ministerio Público.
Así es Francisco Cruz que por mas que brinquen, salten y toreen tienen la soga al cuello.
Julio Martínez Pozo y Euri Cabral no convencen ni a sus propios familiares y tu menos.

Pon peo
Pon peo
4 meses hace

Este tal francisco pertenece a la mafia danilista

Eduardo la loca Guillermo
Eduardo la loca Guillermo
4 meses hace

Y este no era el que tenia una botella en Washington

Danilato y Su mafia
Danilato y Su mafia
Responder a  Eduardo la loca Guillermo
4 meses hace

Ese OTRO del danilato súper corrupto y perverso embotellado los 12 de Leonel también.
Los dañilistas engordados por Leonel al que destruyeron política y moralmente desde que pudieron.
Son ratas de cloaca.

julio fernandez
julio fernandez
4 meses hace

DANILO 30 ANIOS PRESO Y INCAUTAR TODO LO ROBADO,COMO TE CAE ESA.

Fedon
Fedon
4 meses hace

Francisco, cuanta razón tenía Pablo McKinney!!!!! con sus sátiras y picardías políticas desde bien temprano, primero con El Professor y luego con el Titán, pero el «tufo o hedor» era fuerte, al nivel de ésa horgía de poder interminable….apoyada en una danza diabólica de corrupción que la fuerza de su boomerang no están en capacidad de medir….al fin son cosas de borrachos!!!….

Fedon
Fedon
4 meses hace

Cuándo el MP post Trujillo ha dejado de tener protagonismo central en éstos casos?, la diferencia está en la participación directa y en vivo de las redes y medios.
Para destruír ó disminuír al contrario político era necesario llegar a los niveles que llegaron, sin medir consecuencias?

Ni Balaguer llegó tan lejos con los oponentes y en corrupción no cable comparación….pero con la borrachera de poder no había tiempo, se creían eternos….

Fedon
Fedon
4 meses hace

Excelente Francisco!!!!….sin embargo Debo precisar algunos puntos ó hacer preguntas:
Creo al igual que usted que «todos no’s conocemos», pregunto:
Ha sido usted ajeno a ése «Clan de fusilamiento mediático», desarrollado, especializado y muy bien pagado en los gobiernos del PLD?.., sin excepción…..

Que decir del fusilamiento público-moral innecesario sin importar que en ése momento fuera el líder del PLD y su principal activo político?…….

Leonel
Leonel
4 meses hace

Una cosa es con guitarra, y la otra con violin. Aunque algunos se quedaron sin instrumentos.😁