Los juegos del hambre

Leí la novela Los Juegos del Hambre, de Suzanne Collins, la cual solo las primeras sesentas páginas de las 394 con que cuenta la obra, que versa sobre los distritos existentes en un país llamado Panem, que se levantó de las cenizas de un lugar antes llamado Norteamérica, se podría decir que son buenas. Esperé haber terminado de leer la obra para entonces comenzar a ver las producciones cinematográficas que emanaron de los libros de la guionista, ahora enganchada a escritora. Los posteriores tomos (Los Juegos del Hambre en Llamas y Sinsajo, o Mockingjay en inglés) no me interesaron, pues con la muestra del primero me bastó para desinteresarme. Pensé que a pesar de que la novela de Collins era mala, a lo mejor la película pudiera ser mejor, entonces decidí ver Los Juegos del hambre (la primera), de la cual quedé totalmente defraudado. La historia en la novela la cuenta Katniss Everdeen, moradora del distrito doce, que por salvar a su hermanita Prim, se propone de voluntaria para participar en los criminales juegos que organiza el capitolio. Cuando los personajes del relato se plasman en la película, uno prefiere quedarse con los de la novela, pues en el filme la mediocridad en las actuaciones acogota la cinta. Katniss, interpretada por Jennifer Lawrence es horrible, y solo si el director Francis Lawrence y ella hayan hecho una dominicanada y él la haya puesto como actriz por ser familia, a pesar de que dicen no serlo, entonces sí se justifica que esta chica aparezca en toda la saga. Mientras que Haymith, interpretado por Woody Harrelson en algunos de los hasta ahora tres entregas, aparece bien, y por momentos se cae su actuación. El rol que hace Lenny Kravitz del estilista Cinna, y que lo matan en Los Juegos del Hambre en Llamas, es penoso. De su lado Peeta, escenificado por Josh Hutcherson es pasable. Hasta la actuación de Philip Seymour Hottman (el hombre de Capote que EPD, y a quien le dedican la recién presentada primera parte de Sinsajo), que es uno de los actores de mayor relevancia del reparto, es tenue, apareciendo en Sinsajo por la tecnología CGI (Computer Generated Imagery), que permite después de muerto mostrarlo actuando. Vencido por la arrolladora maquinaria propagandística del producto cinematográfico, me aventuré a ver la segunda parte (Los Juegos del Hambre en Llamas), y de igual manera acudí como espectador a observar la primera parte de Sinsajo. La verdad es que con lo muy de moda que está en el mundo cinematográfico las sagas, y las multimillonarias ganancias que generan, la producción de Collins viene como anillo al dedo (en competencia está la escritora Verónica Roth con su Divergente) a los productores de la película para ser utilizada como máquina de hacer dinero. En esta primera parte de Sinsajo se cuenta la historia del distrito trece como comando de la resistencia en contra del capitolio. Toman a Katniss como ícono de la lucha y para motivar hacen un conjunto de spot propagandísticos para exhibirlos a los demás distritos. Por momentos la película se torna aburrida y pesada. El amor de Katniss hacia Peeta, secuestrado por el capitolio, hace que el comando central planifique su rescate. Ya liberado, Peeta imbuido por un lavado de cerebro, mostrará deseos de matar a katniss. Si yo hubiera sido el productor de Los Juegos del Hambre lo primero que hago es destituir al director Francis Lawrence, y despedir al personal de la postproducción, y en su lugar pongo a dirigir las cintas al neozelandés Peter Jackson (El Hobbit) o a Baz Luhrmann ( El Gran Gatsby), los cuales tienen una extraordinaria puesta en escena y su postproducción es espectacular. Y es que ni las locaciones escogidas ni mucho menos los efectos especiales para Los Juegos del Hambre y sus subsecuentes sagas permiten un producto audio visual convincente, todo eso a pesar del desarrollo tecnológico que tiene el cine. Asimismo, despido a Jennifer Lawrence, pues su actuación es como el merengue sin letra, que no dice nada, ni tampoco tiene mambo, y en su lugar le doy ese papel a Chloe Grace Moretz o a la inglesa Emma Rigby ( la de la película El Médico), que de seguro hubieran interpretado mejor a Katniss Everdeen, y toda la producción de Los Juegos del Hambre hubieran sido por lo menos aceptable.

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios