Lo que es y lo que parece en el uso de la lengua (4)

imagen
El autor es profesor universitario de Lengua y Literatura. Reside en Santiago de los Caballeros

  1. Sobre el verbo aperturar 

    Los hispanohablantes, y muy particularmente los dominicanos, somos bastante prolíferos “inventando” o creando formas verbales. Sustantivo, adjetivo o pronombre que cae en nuestras manos es sustantivo, adjetivo o pronombre que de inmediato lo transformamos en verbos. De ahí que formas, entre otras, como “implementar”, “correccionalizar”, “asquerosear”, “cualquierizar”, “desguabinar” y el verbo que nos ocupa, “aperturar”, se escuchen o lean con inusitada frecuencia en el habla dominicana.

    ”Aperturar“, término formado a partir del sustantivo apertura, se ha puesto muy de moda, especialmente en el léxico bancario, con el significado de abrir. Su uso, de acuerdo al criterio académico, no está justificado y, por tanto, debe evitarse. En su lugar se recomienda el verbo abrir. Significa esto, que una cuenta bancaria, más que aperturarse, más debe abrirse.

     2. La preposición “tras”: ¿Causa, simultaneidad o posterioridad?

    La preposición “tras “se emplea con excesiva frecuencia, y no siempre en forma adecuada, en los medios de comunicación.

    “Tras” es una preposición inseparable o forma simplificada del prefijo latino ‘trans’ que soporta, entre otros, los significados de:  

  1.  « Detrás de…» : “ Me marcharé tras el jefe”, Se ocultó tras una puerta 
  2.  «A continuación de…» : “ Tras de este tiempo vendrán otros mejores”  
  3. «Después de…», aplicado al espacio o al tiempo: “Falleció tras haber recibido horas antes un tiro en la nuca…”  
  4. «En busca o seguimiento de»: Se fue muy alegre tras los honores”, “Corre tras el dinero”.  

    De los conceptos pretranscritos se infiere que “tras”, fundamentalmente, significa posterioridad o “en situación posterior”, nunca “causa” o “a causa de…”, ni mucho menos “simultaneidad, como inadecuadamente  parecen concebirlo los  redactores cuando  escriben  notas como las que a continuación se transcriben, extraídas, hace ya varios años, de diferentes diarios dominicanos :  

    a) “Tras anunciar la marcha en contra de los parquímetros para el martes 13 de noviembre, el edil, periodista y profesor universitario entiende que debe ser rescindido el acuerdo entre la empresa Blue Parking y el ayuntamiento de Santiago”. 

    b) “Reinaldo Pared Pérez, al resaltar entre lágrimas la labor de Norge Botello, dijo que era un hombre digno, solidario y un patriota intachable, tras destacar que su figura es insustituible en el PLD”  

    c) “El jugador se lesionó tras chocar con una camioneta que se desplazaba en dirección contraria…”

    Nada habría que objetar, en las notas   precedentes, si el regidor referido hubiera entendido lo de la rescisión después de haber hecho el anuncio de la marcha; si Pared Pérez primero hubiera dicho aquello de que “Botello era un hombre digno…” y luego “destacar que su figura era insustituible…” o si el jugador hubiera fallecido tiempo después de haber chocado con la camioneta. Pero en ninguno de los ejemplos analizados, ‘tras’ expresa posterioridad, sino simultaneidad, vale decir, las acciones verbales a que se refiere (anunciar/entiende; dijo/destacar; lesionó/chocar) suceden a un mismo tiempo, y no una primera y la otra después.  

    3. ¿Béisbol o beisbol?, ¿Cártel o cartel?, ¿Cóctel o coctel? 

    Estas palabras se inscriben entre las tantas que en la lengua española poseen dos acentuaciones válidas: una grave con acento gráfico y otra aguda con acento prosódico o carente de marca acentual. 

    «Cartel o cártel». Voz procedente del alemán Kartell, según la define el DRAE es la “Organización ilícita que trafica con drogas o con armas”. “En español – aclara el precitado lexicón – son válidas tanto la acentuación etimológica aguda cartel, mayoritariamente en el ámbito hispánico, como la llana cártel, si bien se recomienda la primera…” No sucede lo mismo cuando la palabra entraña el sentido de letrero, afiche o lámina de papel que se fija en la pared con fines publicitarios o informativosEn este caso primará la acentuación aguda, vale decir, siempre será cartelnunca cártel. 

    Conviene aclarar que la Real Academia Española, entre cártel y cartel, para referirse a un   conglomerado comercial de negocios ilícitos”, siempre ha preferido esta última, y es por ello que en una de las ediciones de su diccionario, la duodécima (1970), no se registra la primera de estas palabras, sino solamente cartel, entrañando esta última los dos sentidos antes aludidos: “Organización ilícita que trafica con drogas o con armas y “lámina o letrero que exhibe enla pared.” 

    En resumen, en español abundan las voces de doble acentuación: grave y aguda. Entre otras, además de las comentadas, merecen citarse: béisbol y beisbol; cóctel y coctel; chófer y chofer; fútbol y futbol Las dos formas son lingüísticamente válidas. Sin embargo, no son pocos los hablantes que de manera impresionista prestigian o confieren valor a la primera e invalidan o descartan el uso de la segunda. 

  1. Alimentario /Alimenticio 

El adjetivo alimentario (a) está muy de moda en la prensa nacional e internacional. Así se habla de “Crisis alimentaria”, “Feria alimentaria”, “Código alimentario”, “Seguridad alimentaria”, etc. No faltan, sin embargo, quienes confunden este adjetivo con otro derivado de la misma base léxica: “alimenticio”, como bien se aprecia en la

siguiente nota, publicada recientemente en un diario dominicano:

“La crisis alimenticia que afecta a los países pobres…”

 Ciertamente donde dice “alimenticia” debió escribirse “alimentaria”. Y es que alimentario y alimenticio no son voces sinónimas, como bien se aprecia en el contenido semántico que soportan sus respectivas definiciones:

 “Alimentario”- es todo aquello perteneciente o relativo a la alimentación, en tanto que “alimenticio”, en cambio, alude a la capacidad nutritiva de los alimentos, vale decir, significa “Que alimenta o tiene la capacidad de alimentar”. Conforme a estos conceptos, una crisis podrá ser siempre alimentaria, pero nunca alimenticia, muy por el contrario de lo que ocurre con la leche, que habrá de ser en todo momento “alimenticia”, pero no “alimentaria”. 

                                                                                                                                           

  1. Cualquiera Cualesquiera 

 

  “No me gustan las empresas encuestadoras – comenta el periodista – que cualesquiera las contrata.” 

 

El uso del pronombre relativo indefinido “cualquiera” está determinado por el número de la forma verbal con la cual concuerde. Si el verbo principal está expresado en singular se usará cualquiera“A cualquiera que se atreva a desobedecer la orden lo cancelaremos…”; mas se empleará “cualesquiera” si la desinencia verbal aparece expresada en número plural: “A cualesquiera que se atrevan a desobedecer la orden los cancelaremos” 

 

Sin embargo, es común, como se aprecia en la cita de entrada de esta nota, la práctica de concordar la voz “cualquiera” con el verbo en singular: “cualesquiera las contrata” en lugar de “cualesquiera las contratan”. 

dcaba5@hotmail.com

JPM
¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Guataco
1 mes hace

Solo espero que dizque influencer como se hacen llamar ellos Santiago Matias y ese si que no sabe expresarse el tal dizque Dr.Nastra esos dos son los principales asesino del Idioma de cervante y dos anti-valores a la vez de hora de escupir.