¿Limitar la reelección es antidemocrático?

imagen
*EL AUTOR es periodista. Reside en Santiago de los Caballeros.

Quizás Leonel Fernández,  que a mediados de la década de los noventa se unió a la tendencia de introducir esquemas de reelección consecutiva en vez de mantener esquemas diferidos al igual que otros presidentes de América Latina, podría explicarnos si es antidemocrática esa decisión de la reelección.

Uno recuerda que los primeros casos fueron los de Argentina y Brasil durante las presidencias de Carlos Menem y Fernando Henrique Cardoso, respectivamente. Con posterioridad, una pléyade de países siguieron reformas similares (Perú, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Bolivia, Ecuador y Nicaragua). Incluso, algunos de estos países (Perú bajo Fujimori, Venezuela bajo Chávez, Nicaragua bajo Ortega) interpretaron o reformaron sus constituciones para permitir reelecciones más allá de lo establecido en la reforma inicial e introducir esquemas más largos.

Es evidente que la reelección consecutiva no necesariamente es algo negativo para el funcionamiento de la democracia.

 Hay teorías que explican por qué es anti-democrático limitar la reelección. Precisan que  reducía las opciones deseadas por parte de los electores. “La no reelección impide crear las condiciones para que los políticos respondan adecuadamente a los ciudadanos y pudiesen ser premiados por su desempeño con la posibilidad de mantenerse en el poder democráticamente”.

En América Latina los presidentes que intentaron modificar los límites a sus períodos han tenido éxito cerca del 70 por ciento de las veces.

Los presidentes que han revelado públicamente su deseo de ampliar los límites constitucionales a su período han encontrar los mecanismos institucionales y políticos para alcanzarla.

Asumen la reelección cuando las probabilidades de éxito para realizar los cambios son altas, o porque existe un consenso político, o por sus elevados niveles de popularidad o porque tienen control tanto del Poder Legislativo como judicial.

La reelección permite castigar o premiar un buen desempeño presidencial.

Se observa que los presidentes que han ampliado los límites de sus períodos suelen contar con un gran apoyo popular, ello les ha permitido impulsar con éxito las reformas y extender su permanencia en la presidencia por períodos más largos que los inicialmente pautados.

Es una tendencia muy marcada en la que los presidentes en ejercicio son normalmente reelegidos en la región con márgenes considerablemente amplios.

Hoy los que plantean la repostulación o reelección del presidente Danilo Medina precisan que él ha demostrado un programa sólido, que requiere de continuidad y más aún ante la clara estabilidad económica y política del país hay que darle la oportunidad de acceder a una nueva reelección, a fin de que las buenas administraciones tengan continuidad en la ejecución de sus políticas.

Argumentan además que el presidente Danilo Medina se mantiene como el jefe de Estado más popular y de mayor aprobación en América Latina, con más de un 80%.

Refieren los esfuerzos del mandatario para disminuir los índices de pobreza a través de la creación de nuevas fuentes de empleo y el aumento de la producción nacional, las reformas en el ámbito de exportaciones de República Dominicana, la mejora en el aspecto tecnológico y la atención social.

Asimismo, resaltó la implementación de las llamadas visitas sorpresas que han venido a crear un puente unificador entre su gobierno y el pueblo dominicano.

Con la construcción de nuevos Centros Integrales, el presidente Danilo Medina desarrolla un nuevo concepto de atención para el Adulto Mayor.

El primer mandatario dominicano emprendió el programa Quisqueya Aprende para liberar al país de analfabetismo.

Asignó un 4 por ciento en adjudicación presupuestaria para la educación preuniversitaria, implementó la jornada escolar extendida, con la cual más de 1,2 millones de niños reciben educación gratuita con el apoyo alimenticio de desayuno, almuerzo y merienda.

Durante estos dos periodos presidenciales se han construido unas  23.720 aulas.

Las exportaciones del país aumentaron sus índices de ingresos en  millones de dólares en exportaciones  en rubros de bananos orgánicos, tomates, aguacate, mangos, piñas, cacao, café, miel y flores.

Uno de los vértices de la gestión migratoria del presidente Danilo Medina induce a una política migratoria coherente, preservando la soberanía nacional y los derechos de los migrantes. El Plan Nacional de Regularización de Extranjeros (PNRE) ha otorgado a unos 260.000 ciudadanos extranjeros de 106 países un estatus migratorio regular para darle acceso a la atención médica y la seguridad social.

Los argumentos parece que les sobran a los que propugnan por un nuevo mandato presidencial del presidente Danilo Medina, la incógnita está en si realmente el mandatario estaría convencido de propiciar la modificación constitucional para su reelección.

Los próximos meses podrían definir el camino a transitar por el mandatario.

Comparte: