Libro sobre Horacio Vásquez: una obra social y política valiosa 

imagen
EL AUTOR es escritor. Reside en Santo Domingo.

POR GUARIONEX LUPERON 

Los mensajes y memorias del archivo del presidente Horacio Vásquez, compilados por el historiador dominicano Ricardo Hernández, publicado por el Archivo General  de la Nación, es un vivo ejemplo de lo que ha sido y es la práctica social cotidiana de la  alta, media y baja pequeña burguesía dominicana en la evolución social y económica del país. El sujeto social más estudiado por el cientista social Juan Bosch, pero que detestaba, por su conducta pendular, trepadora y oportunista. 

Los volúmenes de archivos del Gobierno de Horacio Vásquez, ordenados por Ricardo con un buen juicio crítico, lo he vuelto  a releer  en ocasión de cumplirse, el 20 de junio, el octavo aniversario de la ida a destiempo del historiador dominicano y amigo nuestro, que conocí en los pasillos del Alma Máster de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, junto a un grupo de jóvenes  estudiantes de ciencias sociales y artes plásticas, llenos de utopías. 

En los mensajes y memorias se recogen ¨los dolorosos sucesos del año 1916¨ de la ocupación Norteamérica, de la imposición del cobro de la deuda y la actitud valerosa de los presidentes Juan Isidro Jimenes y Francisco Henríquez y Carvajal, que no aceptaron las ¨condiciones impuestas por el Gobierno de los EEUU¨, hechos que le costó la renuncia a la presidencia, y lo hicieron antes de aceptar las condiciones ignominiosas de una deuda fraudulenta que tuvimos que pagar los dominicanos. 

Incluyendo, el robo de los fondos del Ferrocarril Central, cerca de 750 mil pesos dominicanos de la época, (los mismo pasó con 500 mil dólares en oro del banco Nacional de Haití, que los marines se llevaron en el 1916, una historia que lo acaba de publicar el diario  New York Time) legitimado en el Congreso dominicano,  precisamente, por las ambiciones reeleccionistas del presidente Horacio Vásquez, que llegó al poder  mediante la Alianza Nacional Progresista con Federico Velásquez como vicepresidente. 

Pero como siempre, los propósitos de reforma constitucional dividieron la Alianza, gracias a que legalizó y le dio continuidad a todos los actos administrativos (las Ordenes Ejecutivas) de la ocupación, reformando la Constitución en el 27 y destituyendo al vicepresidente Velásquez, que había hecho esfuerzo para detener la reforma sin conseguir respaldo.  

Vásquez reformó la Constitución apoyado  en el coro de gente como J. Tomás Mejía que escribía que ¨El país necesita que continuéis vuestra obra de reconstrucción nacional¨ y otros que lanzaban epítetos ¨Para gloria suya y de su gobierno¨, como aquel que aparece en el fondo de la juramentación de las autoridades del PRM, detrás de la imagen del presidente Abinader que dice ¨Somos mejores contigo¨. Como enfatiza Ricardo ¨El servilismo incondicional siempre ha conducido al país a momentos de angustias¨.  

En el caso del presidente Vásquez, sin tomar siquiera en cuenta a gente brillante de su entorno, que le propusieron ¨pautas¨ para la reforma constitucional, como el señor Alonzo Rodríguez Demorizi, que le sugería impulsar una ¨reforma  integral¨  de la Constitución que ¨acabe  de una vez y por siempre con los remiendos constitucionales¨, votada a través de una constituyente, abogando por un periodo  presidencial de seis años. 

Pero en la medida que las pretensiones reeleccionistas fueron creciendo en el Gobierno de Vásquez, la estructura orgánica del Partido Nacional sustituyó la estructura administrativa del país. Todo se hacía por las  Juntas Comunal del Partido Nacional. 

Crecieron las pugnas dentro del Partido porque el doctor Alfonseca desde que lo designaron vicepresidente empezó a aspirar y también el disgusto  de los partidarios leales y tradicionales de Horacio Vásquez con los privilegios y poder que se les había otorgado a  los ¨tránsfugas¨ que estaban con cargos en el Gobierno.  

En virtud de ese malestar, en Puerto Plata, el señor Abigaíl Montás  ponía a disposición del Presidente su cargo de gobernador, en una carta con un sabor bien amargo, diciéndole que ¨En estos momentos, en que la política ha erigido en virtud, la deslealtad, la enemistad  de años en preferida amistad y ha hecho de los tránsfugas  a personas preferidas¨. Es la referencia más remota que conozco del concepto de tránsfuga en la política dominicana. 

O las protestas de los dirigentes de  la Junta Comunal del Partido en Jarabacoa por ¨la forma injusta¨ en el que el ministro de la Presidencia ¨viene tratando el Partido¨, nombrando en la escuela  a los opositores, gente ¨que no han cursado estudios¨, o los disgustos de los compañeros que por la marrullería propia del dominicano sustituían los nombramientos en complicidad con el presidente del Partido o del ministro de la Presidencia. 

O  la solicitud  de expulsión de la Junta Comunal del Partido en La Vega del  ¨señor Juancito Rodriguez… por los graves contratiempos que está causando a la organización del Partido el proceder incorrecto de  la Junta  en rebeldía que organizó¨ 

El Programa de obras públicas de Vásquez requirió de la emisión de bonos soberanos, ejecutándose muchas carreteras que pedían los dirigentes de las Juntas Comunal del Partido en todo el país. Indica Ricardo que ¨el gran despliegue que tuvo la construcción de obras públicas durante el gobierno de Horacio Vásquez se convirtió en un escenario fecundo para la corrupción administrativa¨.  

Obras que se daban dentro del programa de obras públicas que no se hacían o no se terminaban, como el teatro Nacional. Pero también hubo gente honesta como en todos los gobiernos que rendían cuentas del mínimo presupuesto para construir por ejemplo el muelle de Montecristi o la carretera de Barahona o de Samaná…  

O rendir los informes sobre el proyecto de colonización agrícola en la frontera, que mucha gente cree que fue Trujillo que inició el proceso de dominicanización de la frontera y no es así, eso viene gestándose, desde el Gobierno de Gregorio Luperón, con una propuesta del insigne maestro Eugenio María de Hostos, seguido de las propuestas del estudioso José Ramón López y otros dominicanos de la época y ejecutado en el Gobierno de Vásquez. 

Reelección

Con la reelección presidencial brotaron todos los demonios, sobre todo, la acción más nefasta de la vida institucional dominicana: la compra de votos, expresada en forma de quejas por los dirigentes del Partido Nacional al Presidente, señalándole que ¨el dinero que se envió para atender al electorado de esta común ha sido gastados en fines completamente distintos, es decir mejor, han sido sustraídos por personas poco escrupulosas que estaban encargadas de ofrecer a cada votante veinte centavos». 

Se le informa al presidente Vásquez que en la votación ¨mucha gente bastante disgustada se fue porque no se le daba nada¨, reiterándole  que la ¨gente  que sabe que se envía dinero  no está satisfecha¨. En eso no hemos cambiado nada. Es la misma historia. La participación social en la democracia dominicana a todos los niveles se sujeta a la retribución de canonjías que debe proveer el Estado. 

 Otro aspecto interesante son las opiniones que tienen los amigos del presidente Vásquez sobre el rol de los ¨llamados neutrales¨  para los cargos públicos. Los que el presidente Abinader llama ¨Independientes¨.  Francisco de Moya, aunque reconoce ¨la escasez de elementos preparados¨ en el país, indica ¨qué talvez convendría utilizar lo menos posible para  esas posiciones… a aquellos elementos  llamados neutrales¨, según de Moya prefiere ¨utilizar un elemento honrado con contingencia política dentro del partido que uno de los llamados neutrales, porque estos últimos han fracasado casi siempre¨. 

En los archivos se puede conocer las  agresivas políticas públicas de reforma social discriminatorias que solicitaba  al Gobierno el Instituto de Reformas Sociales que dirigía el arzobispo Luis E. Mena, relativa  a la creación del Reformatorio de Mujeres para ¨suprimir la prostitución de nuestra sociedad¨. 

Varios temas

O las quejas de la National Association for the Advancement of Colored People, como hacen los informes de los organismos internacionales, pidiendo al Gobierno explicaciones al racismo de los dominicanos. O sobre las maniobras del abogado del Estado y la práctica del ¨lobismo¨ o cabildeos para cobrar los bonos y deudas del Estado de figuras prestantes. 

O de los ingenieros para poder conseguir una obra pública y de los empresarios dominicanos por ser suplidores del Estado. Una práctica que ejerce una casta de los medios de comunicación dominicana desde hace décadas.  

O el deleznable rol del juez Monción de Montecristi dedicado a expiar los pasos del Gral. Desiderio Arias para informarle al presidente Vásquez y de paso informar el caos en la común de Guayubin, protagonizado por un hombre de ¨conducta irreprochable ¨, queriendo imponer un compañero de partido que ha sido condenado y ¨destituidos de cargos públicos por delitos deshonrosos¨, como juez. 

El rebote clásico de los hospitales dominicanos, informe que le llegó a Vásquez sobre ¨el caso de un enfermo de emergencia que no fue admitido en el hospital Padre Billini¨. La viuda  que solicita auxilio.

 Una historia social y política que parece petrificada.   compilada y analizada por  mi amigo, el historiador Ricardo Hernández, al cual le dedico con todo el afecto y cariño, donde quiera que se encuentre, este breve reconocimiento a su trabajo como historiador y a la dirección del Archivo General  de la Nacional.

jpm

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
3 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
maximo caminero
maximo caminero
2 dias hace

Felicidades, espero impaciente otra entrega cómo está. Añadiría que penosa es la esencia qué aún brota del alma humana en está Isla caribeña. Un modo reprochable de ser y actuar del hombre político dominicano.

Rafael Morales
Rafael Morales
3 dias hace

La política del clientelismo,el robo,el desfalco, la evasión fiscal ,etc. Es una herencia del comportamiento social de los españoles, donde quiera que llegaron implantaron la crueldad del despojo y el robo.
Eso va en la sangre de toda América lo mismo que el atraso religioso ; enseñan un Dios de madera, una imagen o pintura atrayente para engańar. Religiosos , no cristianos.

Carlos
Carlos
3 dias hace

¡¡¡EXCELENTE ARTICULO!!!