Los desafíos de la Nación y los compromisos de Luis Abinader

imagen
EL AUTOR es abogado,y dirigente del Partido Fuerza Nacional Progresista. Reside en Santo Domingo.

¿Por qué muchos actores políticos y sociales están apoyando a Luis Abinader, independientemente de la gestión de su gobierno, que tiene como toda gestión, un balance de aciertos y desaciertos, de puntos luminosos y obscuros?

Creo que la razón principal es que resulta obvio que se está cerrando un ciclo político-partidario histórico, que comenzó entre 1994 y 1996, y que fue dominado por el PLD durante 20 años. Luis Abinader, que arriba al gobierno por la división del PLD, como presidente ha demostrado tener en general un talante abierto, receptivo, dinámico, resolutivo, pero, sobre todo, ha empezado como Jefe de Estado a encarar el mayor desafío de la nación, el “ único verdadero gran problema”, como dijera su padre Don José Rafael Abinader.

Ha cambiado sustancialmente el discurso de política exterior procurando la internacionalización de la solución a los problemas de Haití en Haití; ha emprendido, es cierto que con limitaciones y rezagos, el muro fronterizo e importantes obras en la frontera sur y norte. También, ha propiciado esfuerzos de unificación nacional, para asumir compromisos de Estado de cambiar en firme las políticas públicas en materia de defensa y seguridad, de desarrollo fronterizo, control migratorio y extranjería, de reformas estructurales en la agropecuaria, la construcción y los servicios…de nacionalización del trabajo. Si en un segundo mandato, cumple consecuentemente con esos compromisos sagrados- si no vacila y se devuelve o claudica-, pasara a la historia dominicana y continental con relieves de Estadista y Prócer.

Sin embargo, esa misión es enorme, ardua, compleja, y por tanto, no es ni puede ser responsabilidad de un gobierno, de una coalición de partidos, de un Presidente. Son los “hechos testarudos”, difíciles de ver y gestionar, los que la están imponiendo. Es tarea de nación y de Estado, que si no se cumple cabalmente, dañará la existencia del pueblo dominicano de modo irreversible-ya que estamos siendo ocupados y balcanizados progresivamente-, y terminaremos siendo tratados peor que una colonia.

Comprendemos que hay muchas poderosas fuerzas foráneas, muy agresivas e ideologizadas, en contra de República Dominicana -como advirtió recientemente el Senador Marcos Rubio-, incluso con sus representantes en el mismo gobierno, en la oposición, en la sociedad civil y el alto empresariado. Pero sabemos también que el pueblo dominicano va despertando, unificándose, concientizándose, movilizándose; y que al final, deberá ser el gran actor histórico, supremo, de su propio destino. O resiste y cambia las tendencias, o sucumbe y extingue.

La otra gran tarea nacional que tenemos por delante, no es menos importante: terminar relativamente bien el ciclo histórico político partidario, y unidos emprender el nuevo, sin grandes rupturas ni traumas, con paz interior y estabilidad institucional.

Sobre este particular, Luis Abinader ha demostrado hasta el momento que está consciente de que debe encabezar, sin mesianismos ni ambiciones continuistas, un gobierno de unidad nacional de amplia base, que permita una recomposición tranquila-o lo menos turbulenta posible-, de las fuerzas políticas y sociales, sobre todo cuando encaramos un entorno exterior global, regional e insular tan peligroso, volátil y adverso, que sin dudas marcará el signo del nuevo ciclo histórico en el que entramos.

El riesgo de intervención internacional en toda la Isla es alto, y es necesario que estemos conscientes de ello, para que se hagan todos los sacrificios necesarios por evitar que termine de ejecutarse el crimen internacional que se trama hace largo tiempo en contra del pueblo dominicano.

Un obstáculo importante será lidiar con las evidentes dificultades que planteará tanto la descomposición y caída de un partido histórico como el PLD, en sus versiones verde y morada-que llegó a convertirse en Partido Estado, y que se proyectó para gobernar hasta el 2044-, como de las luchas facciosas partidarias que rebrotan con fuerza en la política dominicana, incluyendo al PRM en el gobierno, de cara a una prueba electoral de locuras como será la del 28. Por tanto, si la historia sirve para algo, se impone alejar “el espíritu faccioso de Desiderio”, y prepararse para poner los intereses de la nación por encima de los intereses de partidos, corrientes ideologícas, o de las conveniencias de ocasión de los poderes fácticos.

Viendo lo que sucede en el mundo, el continente y la isla, no voy a decir que “ lo mejor está por venir”. En cambio, si voy a afirmar que es hora de nación, no de partidos, y que el futuro del pueblo dominicano, que puede ser extraordinario, dependerá de la capacidad que demostremos de ser una nación libre, soberana e independiente, dispuesta a defender nuestros derechos inalienables en cualquier terreno, con un proyecto de nación fuerte, justo e integrador Los desafíos de la Nación y los compromisos de Luis Abinader. Por Pelegrín Castillo Seman.

¿Por qué muchos actores políticos y sociales están apoyando a Luis Abinader, independientemente de la gestión de su gobierno, que tiene como toda gestión, un balance de aciertos y desaciertos, de puntos luminosos y obscuros?

Creo que la razón principal es que resulta obvio que se está cerrando un ciclo político-partidario histórico, que comenzó entre 1994 y 1996, y que fue dominado por el PLD durante 20 años. Luis Abinader, que arriba al gobierno por la división del PLD, como presidente ha demostrado tener en general un talante abierto, receptivo, dinámico, resolutivo, pero, sobre todo, ha empezado como Jefe de Estado a encarar el mayor desafío de la nación, el “ único verdadero gran problema”, como dijera su padre Don José Rafael Abinader.

Ha cambiado sustancialmente el discurso de política exterior procurando la internacionalización de la solución a los problemas de Haití en Haití; ha emprendido, es cierto que con limitaciones y rezagos, el muro fronterizo e importantes obras en la frontera sur y norte. También, ha propiciado esfuerzos de unificación nacional, para asumir compromisos de Estado de cambiar en firme las políticas públicas en materia de defensa y seguridad, de desarrollo fronterizo, control migratorio y extranjería, de reformas estructurales en la agropecuaria, la construcción y los servicios…de nacionalización del trabajo. Si en un segundo mandato, cumple consecuentemente con esos compromisos sagrados- si no vacila y se devuelve o claudica-, pasara a la historia dominicana y continental con relieves de Estadista y Prócer.

Sin embargo, esa misión es enorme, ardua, compleja, y por tanto, no es ni puede ser responsabilidad de un gobierno, de una coalición de partidos, de un Presidente. Son los “hechos testarudos”, difíciles de ver y gestionar, los que la están imponiendo. Es tarea de nación y de Estado, que si no se cumple cabalmente, dañará la existencia del pueblo dominicano de modo irreversible-ya que estamos siendo ocupados y balcanizados progresivamente-, y terminaremos siendo tratados peor que una colonia.

Comprendemos que hay muchas poderosas fuerzas foráneas, muy agresivas e ideologizadas, en contra de República Dominicana -como advirtió recientemente el Senador Marcos Rubio-, incluso con sus representantes en el mismo gobierno, en la oposición, en la sociedad civil y el alto empresariado. Pero sabemos también que el pueblo dominicano va despertando, unificándose, concientizándose, movilizándose; y que al final, deberá ser el gran actor histórico, supremo, de su propio destino. O resiste y cambia las tendencias, o sucumbe y extingue.

La otra gran tarea nacional que tenemos por delante, no es menos importante: terminar relativamente bien el ciclo histórico político partidario, y unidos emprender el nuevo, sin grandes rupturas ni traumas, con paz interior y estabilidad institucional.

Sobre este particular, Luis Abinader ha demostrado hasta el momento que está consciente de que debe encabezar, sin mesianismos ni ambiciones continuistas, un gobierno de unidad nacional de amplia base, que permita una recomposición tranquila-o lo menos turbulenta posible-, de las fuerzas políticas y sociales, sobre todo cuando encaramos un entorno exterior global, regional e insular tan peligroso, volátil y adverso, que sin dudas marcará el signo del nuevo ciclo histórico en el que entramos.

El riesgo de intervención internacional en toda la Isla es alto, y es necesario que estemos conscientes de ello, para que se hagan todos los sacrificios necesarios por evitar que termine de ejecutarse el crimen internacional que se trama hace largo tiempo en contra del pueblo dominicano.

Un obstáculo importante será lidiar con las evidentes dificultades que planteará tanto la descomposición y caída de un partido histórico como el PLD, en sus versiones verde y morada-que llegó a convertirse en Partido Estado, y que se proyectó para gobernar hasta el 2044-, como de las luchas facciosas partidarias que rebrotan con fuerza en la política dominicana, incluyendo al PRM en el gobierno, de cara a una prueba electoral de locuras como será la del 28. Por tanto, si la historia sirve para algo, se impone alejar “el espíritu faccioso de Desiderio”, y prepararse para poner los intereses de la nación por encima de los intereses de partidos, corrientes ideologícas, o de las conveniencias de ocasión de los poderes fácticos.

Viendo lo que sucede en el mundo, el continente y la isla, no voy a decir que “ lo mejor está por venir”. En cambio, si voy a afirmar que es hora de nación, no de partidos, y que el futuro del pueblo dominicano, que puede ser extraordinario, dependerá de la capacidad que demostremos de ser una nación libre, soberana e independiente, dispuesta a defender nuestros derechos inalienables en cualquier terreno, con un proyecto de nación fuerte, justo e integrador de todos los dominicanos, de afirmación orgullosa de la dominicanidad. !Nunca seremos una finca con pasaporte de unos pocos dueños, como han pretendido algunos poderosos oligarcas y políticos domésticados o irresponsables, que son los que nos han metido en la trampa letal de ser el Estado pivote o tapón, de la abismal y destructiva crisis de Haití ! !Solo el pueblo unido, con la Gracia de Dios, salvará la Patria! de todos los dominicanos, de afirmación orgullosa de la dominicanidad. !Nunca seremos una finca con pasaporte de unos pocos dueños, como han pretendido algunos poderosos oligarcas y políticos domésticados o irresponsables, que son los que nos han metido en la trampa letal de ser el Estado pivote o tapón, de la abismal y destructiva crisis de Haití ! !Solo el pueblo unido, con la Gracia de Dios, salvará la Patria! Castillo Seman.

¿Por qué muchos actores políticos y sociales están apoyando a Luis Abinader, independientemente de la gestión de su gobierno, que tiene como toda gestión, un balance de aciertos y desaciertos, de puntos luminosos y obscuros?

Creo que la razón principal es que resulta obvio que se está cerrando un ciclo político-partidario histórico, que comenzó entre 1994 y 1996, y que fue dominado por el PLD durante 20 años. Luis Abinader, que arriba al gobierno por la división del PLD, como presidente ha demostrado tener en general un talante abierto, receptivo, dinámico, resolutivo, pero, sobre todo, ha empezado como Jefe de Estado a encarar el mayor desafío de la nación, el “ único verdadero gran problema”, como dijera su padre Don José Rafael Abinader.

Ha cambiado sustancialmente el discurso de política exterior procurando la internacionalización de la solución a los problemas de Haití en Haití; ha emprendido, es cierto que con limitaciones y rezagos, el muro fronterizo e importantes obras en la frontera sur y norte. También, ha propiciado esfuerzos de unificación nacional, para asumir compromisos de Estado de cambiar en firme las políticas públicas en materia de defensa y seguridad, de desarrollo fronterizo, control migratorio y extranjería, de reformas estructurales en la agropecuaria, la construcción y los servicios…de nacionalización del trabajo. Si en un segundo mandato, cumple consecuentemente con esos compromisos sagrados- si no vacila y se devuelve o claudica-, pasara a la historia dominicana y continental con relieves de Estadista y Prócer.

Sin embargo, esa misión es enorme, ardua, compleja, y por tanto, no es ni puede ser responsabilidad de un gobierno, de una coalición de partidos, de un Presidente. Son los “hechos testarudos”, difíciles de ver y gestionar, los que la están imponiendo. Es tarea de nación y de Estado, que si no se cumple cabalmente, dañará la existencia del pueblo dominicano de modo irreversible-ya que estamos siendo ocupados y balcanizados progresivamente-, y terminaremos siendo tratados peor que una colonia.

Comprendemos que hay muchas poderosas fuerzas foráneas, muy agresivas e ideologizadas, en contra de República Dominicana -como advirtió recientemente el Senador Marcos Rubio-, incluso con sus representantes en el mismo gobierno, en la oposición, en la sociedad civil y el alto empresariado. Pero sabemos también que el pueblo dominicano va despertando, unificándose, concientizándose, movilizándose; y que al final, deberá ser el gran actor histórico, supremo, de su propio destino. O resiste y cambia las tendencias, o sucumbe y extingue.

La otra gran tarea nacional que tenemos por delante, no es menos importante: terminar relativamente bien el ciclo histórico político partidario, y unidos emprender el nuevo, sin grandes rupturas ni traumas, con paz interior y estabilidad institucional.

Sobre este particular, Luis Abinader ha demostrado hasta el momento que está consciente de que debe encabezar, sin mesianismos ni ambiciones continuistas, un gobierno de unidad nacional de amplia base, que permita una recomposición tranquila-o lo menos turbulenta posible-, de las fuerzas políticas y sociales, sobre todo cuando encaramos un entorno exterior global, regional e insular tan peligroso, volátil y adverso, que sin dudas marcará el signo del nuevo ciclo histórico en el que entramos.

El riesgo de intervención internacional en toda la Isla es alto, y es necesario que estemos conscientes de ello, para que se hagan todos los sacrificios necesarios por evitar que termine de ejecutarse el crimen internacional que se trama hace largo tiempo en contra del pueblo dominicano.

Un obstáculo importante será lidiar con las evidentes dificultades que planteará tanto la descomposición y caída de un partido histórico como el PLD, en sus versiones verde y morada-que llegó a convertirse en Partido Estado, y que se proyectó para gobernar hasta el 2044-, como de las luchas facciosas partidarias que rebrotan con fuerza en la política dominicana, incluyendo al PRM en el gobierno, de cara a una prueba electoral de locuras como será la del 28. Por tanto, si la historia sirve para algo, se impone alejar “el espíritu faccioso de Desiderio”, y prepararse para poner los intereses de la nación por encima de los intereses de partidos, corrientes ideologícas, o de las conveniencias de ocasión de los poderes fácticos.

Viendo lo que sucede en el mundo, el continente y la isla, no voy a decir que “ lo mejor está por venir”. En cambio, si voy a afirmar que es hora de nación, no de partidos, y que el futuro del pueblo dominicano, que puede ser extraordinario, dependerá de la capacidad que demostremos de ser una nación libre, soberana e independiente, dispuesta a defender nuestros derechos inalienables en cualquier terreno, con un proyecto de nación fuerte, justo e integrador de todos los dominicanos, de afirmación orgullosa de la dominicanidad. !Nunca seremos una finca con pasaporte de unos pocos dueños, como han pretendido algunos poderosos oligarcas y políticos domésticados o irresponsables, que son los que nos han metido en la trampa letal de ser el Estado pivote o tapón, de la abismal y destructiva crisis de Haití ! !Solo el pueblo unido, con la Gracia de Dios, salvará la Patria!

Compártelo en tus redes:
4.5 2 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
20 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
ASURBANIPA
ASURBANIPA
1 mes hace

los dominicanos debemos pensar en lo mejor y preparamos para lo peor la geopolítica que se maneja en davos ,agenda 20-30,foro de sao paulo promovida por un grupo reducido de filántropos hechos con la especulación financiera y no con capital real de producción tienen más dinero que el presupouesto de varias naciones juntas se han dado a la tarea de repetir el mismo desastre de los ingleses en medio oriente,intentan desaparecer los estados nacion

ASURBANIPA
ASURBANIPA
Responder a  ASURBANIPA
1 mes hace

en sud américa con fines de atomizar y fundirnos para dominarnos,comenzando cambiando el nombre de américa del sur .el problema haitiano se inscribe en la arrogancia de ignorar por parte de esos la historia de ambas naciones intentando borrarnos nuestra herencia histórica con ingeniería socialperversa todos somos diferentes eso no sorprende a nadie ,por ello los dominicanos debemos cohesionarnos como sociedad ahora más que nunca defender

ASURBANIPA
ASURBANIPA
Responder a  ASURBANIPA
1 mes hace

la propiedad ,la familia nuestro idioma así como nuestras costumbres .nuestra isla está sobrepoblada hay naciones despobladas que pueden recibir a los haitianos y aplicarles políticas de planificación familiar a los que queden en haiti

TWK
TWK
1 mes hace

quien diría que los vinchos terminarían vendiéndose al ladronísimo prd(ahora prm), claramente fusionistas.la fnp es solo otra pandilla más de corruptos, de las muchas que hay

antonio ro
antonio ro
Responder a  TWK
1 mes hace

debemos preocuparnos de los haitianos y sus amigos. ladronismo y leonelismo (terminos casi iguales) debemos dejarlos para otro foro.

Juan
Juan
1 mes hace

¡¡vamos arriba !! los vinhos familia de patriotas y de verdad!

Flor del m
Flor del m
1 mes hace

los vincho, fueron serviles del sangrienta dictadura de trujillo, luego de balaguer, 20 años con el pld, fueron enemigos a muerte de josé francisco peña gómez y de las gentes que hoy están en el gobierno y de repente ahora los vincho les están lam bien do a este gobierno, son unos cue ros político. que pena que estos profesionales terminen u vida en baja. el prm se cayó, está caído en esta recta final.

Ta cabro
Ta cabro
1 mes hace

ajaja. leonel buscando trabajo !!!jaja .pa que el pld no diga fraude !compay gato , que pérdida de tiempo y mal gasto del gobierno financiando millones y millones a sabiendas que el ya destruido leon y el limpia botas abel no tendrán ni un 30 % en votos ! el pueblo sabe que ni unificándose con danilo tendrán 40 % ya que nadie votará por ladrones al pueblo .el león y danilo ya preparados a exilarse a panamá pues en rd son personas x gratas.

Miguel
Miguel
1 mes hace

eso son lo político más basura que existen los vincho

Juan
Juan
Responder a  Miguel
1 mes hace

le debes lo que no sabes a esa familia ignorante.

Hillary
Hillary
1 mes hace

los cinchos están en lo correcto. es que tenemos un ****de presidente.

Manuel
Manuel
1 mes hace

abinader y los vinchos se fueron con hamas y los haitianos

Bibi
Bibi
1 mes hace

los vinchos son los mejores camaleones politicos de la historia de rd. primero de trujillo, ayer de balaguer, luego de leonel, luego de danilo, ahora de luis. er’ pipo se les salvó hipolito de chepa!

Hillary
Hillary
Responder a  Bibi
1 mes hace

danilo no estuvo con los vinchos. los dani listas les sacaron los pies a todos los leonelistas, de ahí la división. a los vinchos se les consideró leonelistas, de ahí que los afuerearon de los dos gobiernos de danilo.

EL PATRIOT
EL PATRIOT
1 mes hace

el pais esta lleno de ****es, hipocritas, simuladores, transfugas, los vinchos han estado, con todos los partidos en el poder ahora con el prm.. aunque abinader igual que danilo, le otorgo ciudadania con un decreto ilegal a un grupo de ilegales, hace un muro que no lo es, dejando 10 km fuera de territirio dominicano, porque hay oro en el area, y todo esta bien para estos falsantes..

Objetivo
Objetivo
1 mes hace

ya los vincho el narco tráfico que este gobierno está lleno no les interesa que en este gobierno es que más haitianos han llegado tampoco les interesa el desastre público ni la carestía ni la inmensa deuda de este inepto presidentucho.

Vinvincito
Vinvincito
Responder a  Objetivo
1 mes hace

lo importante para estos sicopatas es que omar fernández no gane la senaduria de la capital.partía de payaso

La mamis
La mamis
1 mes hace

dios mío! a los abogados,hay que enseñarle como hacer que un cerebro fije rápido y no olvide lo que ve y lo que lee, yose de eso, en 30 segundos yo le hago al cerebro que diga y vea lo que yo quiero, pero con una longaniza de escritura como está, el cerebro se aburre y no lee nada, como yo hice y más en un celular, mi voyo es para los vincho, por ellos aun se canta el himn.

Marra PHD
Marra PHD
1 mes hace

hace siglos que no mojo el peluche…. si alguien conoce alguna dama, aunque tenga antena para yo descargar todo este queso geo que tengo, es bienvenido… no importa el color o nacionalidad, que tenga hoyos por donde clavar es mi exigencia. he dicho !!!

Juansito..
Juansito..
1 mes hace

ladron…etc …ladron….etc ..ladron..