Ley de responsabilidad fiscal

Mientras suceden los diferentes hechos o acontecimientos nacionales e internacionales y de que un tema suplanta otro y que una canción esdesplazada en poco tiempo por otra en el desfile de éxitos musicales (Hit parade) de un país y el resto del mundo y de que el ser humano tiene la capacidad de hacer frente a varios roles o actividades almismo tiempo respetando el principio de que un cuerpo no puede ocupar dos lugares en el espacio al mismo tiempo, se deben mantener vigenteslos tópicos de interés nacional para darles el seguimiento que ameritan los mismos, tal el caso del Presupuesto General del Estadopara el año 2015, entre otros. No es un secreto para los dominicanos que los gobiernos del Partido dela Liberación Dominicana (PLD) han acostumbrado al país a que cada vezque se está desarrollando un problema que les afecta buscan la formade sacarlo de la palestra o de los distintos medios de comunicación alos fines de distraer la atención y de que dichos temas se diluyan enel tiempo. Son muchos los casos y temas que se pueden exponer como ejemplo de loantes dicho. Mientras se estaban debatiendo intensamente los temas delas asignaciones presupuestales y el escándalo de la muerte de losonce (11) niños en el Hospital Robert Ricart Cabral y el caso delsenador por San Juan de la Maguana, Félix Bautista, surgieron otrosproblemas, retos o desafíos que han venido a ocupar la atención de losdominicanos y que con habilidades las autoridades manipulan. Es oportuno recordar la introducción al Congreso Nacional delanteproyecto de Ley de Responsabilidad fiscal y otros tantos que auncursan en el señalado estamento del Estado sin que se tome unadecisión de aprobarlos, modificarlos o rechazarlos o simplementeconvertirlos en leyes para su promulgación y puesta en ejecución. La Ley de Responsabilidad Fiscal que si bien es cierto no corregirá deun todo las irregularidades que actualmente se comenten en el manejode las finanzas públicas no menos cierto es que contribuirá a educar ydisciplinar a muchos funcionarios sin vocación administrativa de losfondos del erario al tiempo de que comprometerá a las autoridades areducir el déficit fiscal y los gastos públicos en un nivelsostenible. Las leyes de responsabilidad fiscal aplicadas en diferentes paísescontienen límites en el gasto y en la deuda pública, normas detransparencia, sanciones y una cláusula de emergencia que de aplicarsereligiosamente podría someter en cintura a las autoridades para que nose excedan en el gasto y en los niveles de endeudamiento ya que debidoa su falta de educación financiera, vocación de servicio público,ética y moral cometen a diario desmanes que han colocado a la nacióndominicana en una situación financiera difícil. Esta ley, versión República Dominicana, contiene cuatro componentesesenciales: límites cuantitativos a la deuda pública y al crecimientodel gasto; normas de transparencia y difusión de información; unsistema de sanciones y mecanismos de compensación y corrección si lasmetas no son logradas; así como una cláusula de escape para ocasionesde emergencia. Hasta tanto no se cuente con una legislatura de esta naturaleza queponga límite al gasto y la deuda pública el pueblo dominicano estará aexpensa del capricho de algunos grupos que gobiernan el Estado que sinmiramiento alguno hacen mal uso de los recursos que ingresan al erariosin importar que el país se hunda. Es lamentable que al ser humano, más aún a los dominicanos, haya quesometerlos a la obediencia, disciplina y frugalidad como manda unabuena gestión administrativa de las finanzas a través de la imposiciónde sanciones, penalidades y hasta infundirle miedo con amonestaciones,multas, prisión y destitución de sus cargos, para que puedan actuardentro de los cánones legales con el propósito de que no hagan uso delo que no les corresponde. De manera que diversos sectores de la vida económica y financiera delpaís abogan para que la Ley de Responsabilidad Fiscal sea sancionadapor el Congreso Nacional lo más pronto posible para su aprobación ypromulgación a los fines de amarrarles las manos a los que sinconsideración e irresponsabilidad manejan el Estado como una parcelapropia y de que por lo menos sepan que existe una ley que derespetarse y castigarse a sus infractores, aunque no siempre secumple, sirva de defensa de los recursos del pueblo y de unaadministración sana de las finanzas públicas a favor de la presente yfuturas generaciones de dominicanos. felix.felixsantana.santanagarc@gmail.com

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios