La violencia es moda

imagen
EL AUTOR es abogado. Reside en San Cristóbal.

Asistimos a un periodo muy convulso de la vida en donde la violencia es la moda, como si fuera una canción cuyo gusto cala hasta en los recién nacidos para tararearla aun cuando no puedan hilvanar las letras de la misma.

Quizás la proliferación de redes sociales y el acceso a todas las edades de los teléfonos inteligentes y tablets han puesto al desnudo una realidad de la naturaleza humana que tal vez era recurrente pero que solo era percibida cuando nuestros oídos se estacionaban cerca de un noticiero, lo que también no era para todo el mundo, por un tema de gustos.

Nos encontramos con la llamada de atención que viene desde diferentes sectores encabezados por la Iglesia Católica, la cual la cataloga de una de las cuatro epidemias que azotan a la humanidad y solicitan a las autoridades intervenir en favor de la paz ciudadana.

Algunos alegan que el encerramiento a consecuencia del Covid-19 ha exacerbado los ánimos, provocando un choque de frustración y desesperación que ha invadido la conciencia de la humanidad, que ha sido la gran perjudicada de ese invento de laboratorio a lo mejor con intensiones comerciales o quizás como experimento de un arma biológica de control.

Lo cierto es que la verdad no se sabrá por ahora y puede que sea descubierta cuando pasen varias generaciones y la pandemia sea solo una gripe de temporada.

La rapidez con la que se diseminan las informaciones es verdaderamente asombrosa a través de las redes, lo que a nuestro juicio provoca que conozcamos inmediatamente cualquier evento que ocurra en cualquier latitud del mundo.

Una manifestación de esa violencia a la que nos referimos la observamos diariamente en las calles, con la ocurrencia de los accidentes de​tránsito que muchas veces o casi siempre son el fruto de una irresponsabilidad de personas que al desplazarse piensan que son los únicos con derecho a circulación y que ante un hecho de esa naturaleza nunca lo asumen como el resultado de sus despropósitos.

El segundo foco de este drama humano radica en los homicidios en parejas que con el paso de los días se vuelven no funcionales, con premisas como el no estar preparados para asumir la responsabilidad de ser parte de una familia unida, la inercia que viene con los bríos de la juventud en donde nadie quiere dejar de ser libre de compromisos, la alta exposición de ofertas de un tipo de prostitución que procura blanquear ese oficio ante los ojos de la sociedad y finalmente el factor económico combinado con la poca planificación para manejar los costos de las familias.

Hoy vemos como existe un irrespeto a la autoridad que muchas veces desde esta tampoco se ayuda por lo métodos de abordajes ante determinados eventos, que más que llamar al orden provocan desorden e indignación.

Diría un connotado profesional de la conducta que la falta de educación campea por sus fueros y es verdad. La gente de mucha edad olvida la crudeza de las dictaduras y prefiere retornar al orden existente en estas, lo cual en el mundo de hoy es inaceptable pero no imposible si encontramos la forma de que la ley sea aplicada sin privilegios y de forma objetiva.

Lo que sí es el pan de cada día, es que todo está generando violencia, las incomprensiones, los desacuerdos, los celos, la falta de oportunidad, el deseo de alcanzar lo que no se tiene, la falta de educación, el encierro por pandemia y muy sobre todo la falta de Dios y del amor en el centro de nuestras vidas.

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
HEALTH IS WEALTH
HEALTH IS WEALTH
4 meses hace

Buen análisis,y todavía no es nada.
Por décadas muchos descuidos e irresponsabilidad es,principalmente,pero no exclusivamente de las sucesivas autoridades.
Líderes políticos,religiosos,profesores ineptos,agentes del orden corruptos,las privatizaciones del patrimonio público que dejaron tantos desempleados,mala calidad de la educación,los cinturones de miserias por el abandono del campo,aumento descontrolado de la población, desmoralización en Tod