La mutación social y el método de Marx

imagen
EL AUTOR es académico, historiador y analista político internacional cubano.

Por JORGE GOMEZ BARATA

Desde hace ciento sesenta años la academia trata de desentrañar el acertijo planteado por Karl Marx: “…Al llegar a una determinada fase de desarrollo las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes…De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas, y se abre así una época de revolución social…”

Desde entonces se trata de averiguar lo que no ha ocurrido nunca, y esclarecer en qué momento se forma la “masa crítica” que da lugar al anunciado choque que abre una “una época de revolución social…” Aunque ese fenómeno no se manifestó en la Rusia de 1917 y tampoco en China ni en Cuba, donde ocurrieron revoluciones sociales que se proclamaron marxistas y abrazaron el socialismo, la idea era asumida.

Al observar los escenarios de Estados Unidos y Europa Occidental podía abrigarse cierto “optimismo histórico”. En esos entornos las fuerzas productivas avanzaban impetuosamente, mientras las relaciones de producción capitalistas permanecían inalterables. Entonces todo era cuestión de esperar, presumiblemente, tarde o temprano, por efecto de aquella ley, la revolución social ocurriría.

Con esa comprensión llegaba también el desaliento: ¿Y el tercer mundo qué? ¿Cuándo chocarían allí las fuerzas productivas y las relaciones de producción?

Nunca ocurrió lo uno ni lo otro. En el tercer mundo, especialmente en el entorno afroasiático y el oriente medio, después de aproximaciones y distanciamientos con la Unión Soviética, las fuerzas políticas se enfocaron en el desarrollo nacional con acentos capitalistas, mientras en Estados Unidos, Europa, Japón, Australia y Nueva Zelanda, así como en los “Tigres asiáticos”, el capitalismo continuaba su avance sin sombras de tal choque.

Con el tiempo se ha asumido que el enigma planteado por Marx no se resolvía de modo teórico sino metodológico, y que no era una herramienta para la práctica sino para el conocimiento. No era una cuestión política sino epistemología. Al buscar respuestas donde no estaban, se incurrió en el error de transpolar una abstracción científica, válida para el examen de grandes períodos de tiempo y formaciones sociales completas, al examen de situaciones concretas, incluso locales.

Otro corolario del mismo teorema era que según se desarrollaba, con choque o sin él, el capitalismo experimentaría una mutación que llevaría al advenimiento del socialismo, cosa percibida por Engels, que en los años noventa del siglo XIX vio nacer las corporaciones y las sociedades por acciones, que le parecieron una expresión de “capital social”. Al respecto los estados de bienestar generaron esperanzas de un “tránsito pacífico”, cosa que está por corroborarse.

En general lo único deducible del marxismo, captado al pie de la letra y no mediante rebuscadas interpretaciones, es que lo mismo que el capitalismo, el socialismo llegará como fruto del progreso, aunque el parto será diferente, incluso de lo que el propio Marx creyó. De hecho, pienso yo, el socialismo no es una realidad que se construye, sino un estado social al que se arriba. No es un régimen ni una forma de gobierno, sino una nueva época histórica a la cual se accede mediante la evolución y el desarrollo.

Obviamente es legítimo que existan fuerzas sociales y líderes que aspiren a acelerar ese proceso, la cuestión es cómo hacerlo. La mejor fórmula parece ser promover el progreso general, evitando las rupturas, las grandes confrontaciones de clases y nacionales, y en lo posible absteniéndose de la violencia. Puede que la ortodoxia diga otra cosa, pero la ortodoxia fracasó. Allá nos vemos.

(Reproducido del diario POR ESTO!

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *