La Ira de Dios…el Amor de Dios, qué decides? (4) final

imagen
EL AUTOR es empresario. Reside en Santo Domingo.

El ser humano tiene una decisión que tomar.

Las Sagradas Escrituras nos declaran con un problema legal frente a Dios. Todos somos pecadores ante Dios, no hay justo ni siquiera uno. La base de la acusación es:

  1. La ley de Dios escrita en la Biblia
  2. Si no te acoges a la Ley de Dios, puedes apelar y acogerte a tus propias leyes. Si tienes tus propios valores morales y siempre lo has cumplido…puedes acogerte a tu propia ley.
  3. El marco de la acusación abarca tus hechos; tus malos deseos internos, las cosas malas que pensaste hacer y no la llevaste a cabo, pero que la deseaste; la omisiones; también se contará como pecado si, sabiendo hacer el bien y pudiendo hacerlo no lo hiciste; por último, hay otra condición mas
  4. Sea cual sea tu decisión por cuáles de la leyes deseas ser juzgado, es menester que la hayas cumplido en un 100%, siempre y en todo momento y lugar de tu existencia.

La razón por la cual se nos demanda lo antes descrito es la Santidad de Dios, es absolutamente imposible que Dios pueda tener comunión con un pecador, el ser humano sin Dios es un muerto espiritual, está muerto en sus delitos y pecados, y como muerto, no puede hacer nada por sí mismo. Es mas “ya ha sido condenado”.

Esa sentencia de condenación es apelable mientras vida terrenal se tengas, mientras no se apele con el único abogado capaz de hacerlo, el infierno (una vez cambiado el modo de existencia, lo que es lo mismo que la muerte física)  es donde será cumplida la ejecución de dicha pena.

Así las cosas, al no poder cumplir a la perfección la justicia de Dios, ni la propia, el ser humano mientras no vuelva su rostro a Dios, tiene las siguientes consecuencias que provocaron su sentencia:

  1. La ira de Dios está sobre sí. Por lo que necesitas apartar ésa ira.
  2. Has sido declarado injusto, culpable ante el trono celestial.
  3. Estas muertos en tus delitos y pecados, eres un esclavo de tus pecados. Por lo que necesitas salir de ésa esclavitud de vida.
  4. Las condiciones anteriores, como es de esperar, te hacen enemigo de Dios. Por lo que debes buscar una reconciliación con El.

Mientras no resulevas esas cuatro condiciones, con la mayor pena del mundo, con el mayor pesar en mi alma, con un gran dolor en mi corazón te debo decir para tu bien y los tuyos, que la sentencia ya ha sido dada; mas puesta en suspenso; mientras vida terrenal tengas, para que puedas considerar tu decision de permanecer separado de Dios o estar en Dios.

Sabes qué ha evitado la ejecución de tu sentencia?

El Amor de Dios, expresado en Su paciencia sobre ti. El no desea que te pierdas.

En vida, obra, muerte y resurrección nuestro Señor Jesucristo cumplió a la perfección lo que ningún ser humano podía cumplir, La Ley de Dios, el mismo Dios en Su segunda persona se hizo hombre para satisfacer Su propia justicia.

Y eso es Amor verdadero, morir siendo inocente para cargar con la culpa del que merece ser condenado porque es culpable.

Alguien te ha mostrado más amor del que Dios te ha demostrado?

En Cristo Jesús, aceptándolo como tu Señor y Salvador, confesándo a El todos tus pecados, el mayor de los cuales es haber estado separado de El, obedeciendo y viviendo Su palabra, como fruto de tu verdadero arrepentimiento, recibirás por pura gracia la salvación eterna de tu cuerpo y tu alma.

En Cristo:

  1. La ira de Dios será apartada de ti, se acabó.
  2. Dios te declara Justo ante Su presencia.
  3. Cristo te redime o compra del mercado de esclavos en el cual vivías.
  4. Cristo te reconcilia con Dios, te hace amigo de Dios.

En otras palabras eres declarado salvo por la gracia Divina, sin obras que medien, sin sacrificios que medien, sin promesas ni votos, sin penitencias, dinero u ofrenndas, hombre o iglesia que medie entre tu y Dios, sólo Cristo.

Muchos han hallado tropiezos en los hombres, en las iglesias, muchos no están cerca de Dios por el mal testimonio de los que se dicen ser creyentes y no lo son, por lo que se dicen ser la verdadera iglesia de Dios y tampoco los son.

Te sugiero que busques de Dios a través de la Biblia, si de corazón lo haces, El vendrá a tu encuentro y te guiará a la verdad, y aunque estés solo en el mundo con Cristo, porque no has encontrado a nadie fiel a Su palabra, quédate solo con El. Pero no dejes que la Ira de Dios siga sobre ti.

Estoy segurísimo que no valorarías el amor de Dios, sin que antes conocieras la condición legal en la que te encuentras frente a El, por eso las Escrituras nos declaran (a modo de síntesis) ese mismo esquema en el libro de Romanos.

Tienes una decisión que tomar, y debe ser mientras vida terrenal tengas.

Dios bendiga tu decisión.

 

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *