La frágil frontera dominicana (OPINION)

imagen
El autor es periodista. Reside en Baní.

En Baní, Santo Domingo o cualquier otro lugar del territorio nacional usted se encuentra con haitianos ilegales que van al vecino país a visitar sus familiares y retornan al país con normalidad. En el peor de los casos con un ligero retraso para reintegrarse a sus labores.

Recientemente me enteré del caso de una haitiana joven y laboriosa que realiza labores de limpieza la cual fue apresada por la famosa “camiona” y deportada a su país de origen pero que regresó en un santiamén.

Llevamos décadas reforzando la frontera dominicana con el incremento de militares y tecnología pero la misma sigue tan porosa como siempre.

Ahora la “panacea” es un muro fronterizo que conlleva una gran inversión y que de seguro será otro fracaso más.

Los Estados Unidos han utilizado esa y múltiples formas y los cruces fronterizos no se detienen. Imaginémonos aquí con una cultura del fraude tan extendida.

Sellar una frontera como la dominico-haitiana con más de 300 kilómetros de extensión es una tarea sumamente difícil pues el factor económico (afán de lucro) de un lado, unido a la desesperación del otro lado, siempre encontrarán la fórmula de burlar las trabas.

Mientras, el país gasta una fortuna deteniendo, deportando y tratando de impedir que el ingreso irregular al país.

No parece haber fórmulas mágicas para controlar esta situación, más toda vez que la crisis haitiana sigue deteriorándose.

Las naciones poderosas a las que el país siempre ha reclamado acudan en auxilio de Haití han demostrado tener suficientes recursos para la guerra y los daños que las mismas implican.

Con los recursos bélicos invertidos en Ucrania, más la destrucción causada, se resolvían la casi totalidad de los problemas haitianos. Pero ese es otro tema.

Este círculo vicioso que vivimos con la emigración ilegal de haitianos requiere de un patriotismo que parece agotado, a veces convertido en poses o disfrazado de patrioteria barata.

Parte de la emigración haitiana tiene un lado positivo que a veces no queremos admitir. Muchos de ellos integran una mano de obra imprescindible para el desarrollo de la nación en diferentes renglones.

En esos no debemos perder tiempo ni recursos en su deportación. Y por su trayectoria muchos merecen vivir en paz y ser legalizados.

Los esfuerzos deben concentrarse en los que delinquen, los depredadores y aquellos que no aportan nada al país.

Y en cuanto a la frontera se necesitan leyes más rigurosas contra los dominicanos, civiles y militares, que se hacen cómplices de los inmigrantes ilegales, y hacer más énfasis en la calidad que en la cantidad de efectivos que son enviados a protegerla.

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
10 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Hércules Poirot
Hércules Poirot
1 mes hace

Muy bien sopesado artículo

L JOSE BEATO
L JOSE BEATO
1 mes hace

Amiqo,, fraqil o debil amiqo,,es un NEQOCIO BUENO para autoridades,, porque,, porque… sea la institucionalidad del pais el jurado..

Antonito Rosa
Antonito Rosa
1 mes hace

Maetro,ute sabe mucho de la frontera.

Hi Camilo
Hi Camilo
1 mes hace

Todos los paises del mundo que hacen frontera tienen el problema de la porosidad y, mas si impera la corrupción y la impunidad de las autoridades, muro no detiene la gente, la frontera dé USA con México mide aproximadamente 3,152 KM, a pesar de los controles la gente se filtra, recordemos el muro de Berlín 1961/1989, con vigilancia de muerte y la gente se filtraba, ahora en RD el problema es el negocio de los productores y constructores

Lesale
Lesale
1 mes hace

5) $100,000.00 año para mantener una gente presa le hace un hoyo muy grande a una economía de un pais pobre. Hay que darle comida, cama, salud y 24 horas de vigilancia. Mantener un hotel de tantas gente sin producir nada, dandole de todo, lleva a cualquier millonario a la miseria. Bueno, los haitianos ilegales producen y decimos que nos dejan deficit, por los gastos de salud y las parturientas en los hospitales. empecemos por ahi.

Lesale
Lesale
1 mes hace

4) No hay recursos para llevar los que nacen a edad productiva y los pocos que puedan llegar tampoco tenemos donde ponerlos a reproducir.Los países sin recursos tienen que caminar con pasos firmes para poder llegar a buen fin. A mi me da pena cuando aumentan la pena de cárcel a los que cometen delitos, porque el Estado no tiene los recursos para mantener tanta gente presa por cada preso el Estado gasta al año como $100,000.00

Lesale
Lesale
1 mes hace

3) Una Constitución y las leyes que emanan de ellas para normal la conducta de sus ciudadanos para que cada uno sepa lo que se puede hacer y lo que no. A los religiosos que no quieren control de natalidad, hay que convencerlos de que en esta pequeña isla es imposible que no se controle la natalidad porque necesitamos la tierra para producir los alimentos y con tanta gente no podremos hacerlo.

Lesale
Lesale
1 mes hace

2) No es verdad que dentro de 100 años en esta isla de 75 mil kms.puedan vivir 50 millones de habitantes separados, cuando ahora con 22 millones de cada 10 gente hay 4 haitianos y lo peor sin identidad. No veo en las calles de RD, un haitiano que sea viejo, tos jovencitos en edad reproductiva y sin nombre ni apellidos.Tenemos que hacer algo para cambiar esa realidad y esa realidad es un pais con una cultura, una Constitución.

Lesale
Lesale
1 mes hace

La unica salida que siempre he visto a la vista es la ocupación de los dominicanos, de los 27 mil kms. que tienen los haitianos y hacer un solo pais en la isla, con una sola bandera y dos idiomas, hasta que termine de de desaparecer aquella lengua en un par de siglos.En Cuba todos los que fueron esclavos son cubanos, en EE.UU., son americanos, y asi donde quiera que hubo esclavitud tienen la la cultura de los que fueron sus amos.

Ricardo A. Doñe
Ricardo A. Doñe
Responder a  Lesale
1 mes hace

Pero y es loco k tu está maldito haitiano confundiendo ALEE