La enfermedad del Poder

imagen
EL AUTOR es abogado. Reside en Panamá.

En los 57 años de vida democrática, que tenemos después de la dictadura de Trujillo, solo hemos tenido siete presidentes electos. Entre ellos, tres ostentaron el poder por 42 años: Joaquín Balaguer 22; Leonel Fernández 12 y Danilo Medina 8. El caudillismo es un fenómeno político social, que se ha mantenido vigente a través de nuestra historia.

En mayo del 2008, el médico y político británico David Owen publicó el libro: “Enfermedades de jefes de Estado y de Gobierno en los últimos cien años”, en dicha obra narra el trastorno psicológico, que padecen algunas personas que ejercen poder. Afirma que tienen características de la personalidad que los hacen excesivamente autoconfiados y mesiánicos.

Según el autor, el síndrome de Hubris o, también llamado la enfermedad de los líderes, empezó a identificarse como trastorno de personalidad al observarse ciertas conductas incongruentes, en personas que tienen un cargo de poder y manifiestan actitudes similares de abuso, apego, o la adicción al poder.

En cualquiera de sus formas hace daño y destruye, porque pierden la perspectiva de la realidad y ven solo lo que quieren ver, o lo que ven los que están a su alrededor. En consecuencia, toman decisiones erróneas.

Es un libro, que debería ser leído por los gobernantes, para que conozcan mejor sus debilidades, caminen con los zapatos del pueblo y no se dejen engañar por asesores, que les hacen creer que sus gobernados viven en un paraíso, viviendo en un infierno.

Un buen ejemplo, es el presidente Medina, que en cada discurso de rendición de cuenta, habla de las bonanzas económicas que hay en el país, pero no se da cuenta que ese crecimiento económico, solo llega a un grupito. Por tal razón, casi la mitad de la población desea abandonar el país. Según lo afirma la encuestadora Gallup, que el 49 % de los dominicanos adultos desea emigrar en busca de mejores oportunidades.

Tampoco se da cuenta, que en su desesperación muchas gentes, que carecen de los medios para salir legalmente, están intentando irse en yolas. Así lo informó el 15 de mayo del 2018, el vocero de la Armada capitán de navío Francisco A. Lizardo, que la institución ha integrado a la vigilancia de las costas a 600 nuevos infantes de marina y ha incautado 504 embarcaciones que iban a ser utilizadas para realizar viajes ilegales.

El presidente Medina, no se da cuenta que la depresión y la falta de oportunidades han aumentados los suicidios. Una información, que salió a luz pública el 05 de septiembre de 2018, cuando el siquiatra José Miguel Gómez Montero dijo, que en América Latina los casos de suicidios andan por 6 de cada 100 mil habitantes y que, en nuestro país hasta ese momento, habían aumentado hasta un 8 y 9 por cada 100 mil habitantes.

Un elevado porcentaje que nos coloca en el cuarto peor lugar entre los 29 países de América Latina y el Caribe. ¡Qué triste realidad! ¡Lástima que nuestro presidente no esté bien informado!

La Organización World Justice Project acaba de publicar el Índice del Estado de Derecho 2019, en el que participan 126 países y en el que República Dominicana ocupa el lugar 94. Sexto peor de América Latina, seguido por Guatemala 96, México 99, Nicaragua 114, Hondura 116 y Venezuela 126. Pero el presidente Medina no se entera de esos informes, o peor aún, como tiene casi a todos medios comprados, no se atreven a publicar esas noticias negativas.

Cuando en su discurso de rendición de cuenta, dijo: “Estoy dispuesto a pagar el precio que haga falta por servir a nuestra Patria”. Estaba siendo claro y contundente sobre sus intenciones de reelegirse sin importar el precio que tuviera que pagar, ni hasta donde podía arrastrar al país.

El caos que hay en Venezuela y Nicaragua, es fruto del rechazo, que tienen los pueblos por las dictaduras disfrazadas de democracia. Siempre hay gente esperando cualquier desorden, para pescar en rio revuelto. No se debe seguir provocando a un pueblo, que ha sido tantas veces engañado. La imposición de otra reelección, puede provocar situaciones de inimaginables consecuencias.

Cabe recordar una estrategia del imperio romano, para evitar el endiosamiento y la prepotencia de los generales, que regresaban victoriosos de los campos de batallas, para que mantuvieran la humildad, crearon la figura del servus publicus, (servidor público). En los desfiles para celebrar dichos triunfos, se le ordenaba a un esclavo acompañar al general en su carruaje familiar, con la misión de que cuando la ovación y la algarabía subieran de tono, le susurrara al oído: “Recuerda que eres mortal”

Que conste, no tengo afiliación política soy abstencionista, solo tratamos de hacer algún aporte para que evitemos males peores, que enluten a la familia dominicana.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *