La despoblación de la zona fronteriza resulta algo alarmante

imagen
EL AUTOR es periodista y escritor. Reside en Santo Domingo.

¿Huyen o son expulsados de la frontera los dominicanos? ¿Qué se ha hecho para revertir la situación? ¿Es irreversible esta debacle demográfica en esta zona vital?

Nos surgen estas interrogantes en momentos en que creemos interesante determinar si la frontera expulsa a sus pobladores o si estos huyen de una realidad que lo lacera y frena su normal deseo de desarrollo socio-económico y humano.

Había planteado en un anterior trabajo la necesidad de que el Estado planifique y propicie la construcción de 30 mil viviendas para los habitantes de esta estratégica región del país.

Algunos han preguntado de dónde saldría el dinero para una iniciativa de esta magnitud. Otros han advertido que estas casas terminarían en manos de los haitianos.

Se trata de gente de poca fe. Si hay una de las tantas cosas que hemos perdido los dominicanos producto tal vez de la intensa e indetenible labor politiquera, es su fe por la Patria. Hemos dejado de soñar en una Patria Grande, vigorosa y abrazada a un ideal indetenible de progreso. La Patria no es solo la capital y Santiago, existe una zona fronteriza.

Nos han vendido la idea de que nuestra única salvación está en emigrar, en “largarnos del terruño”. Ya existe incluso una generación que estudia carreras profesionales y logran excelentes notas con la única idea de marcharse para ir a servir a otros Estados en cualquier parte del mundo, pero muy especialmente en los Estados Unidos y España.

Eso debería ser una vergüenza para todos los líderes de la nación que han dominado la práctica política y empresariales en los últimos 50 años, los cuales deben preguntarse por qué han gobernado un país para formar ciudadanos que casi todos desean sin tapujos abandonar su Patria. Los sectores gobernantes se han dedicado –según mi humilde juicio- a cultivar burócratas, muchos de ellos sin el menor escrúpulo.

La visión y la praxis política lo han entorpecido todo. Y esto, parece obvio, ha sido abonado por un sector industrial, empresarial y laboral que han tenido un solo norte, amasar riquezas sin importar las consecuencias.

Una frontera despoblada 

“Ese territorio, localizado al Oeste de la República Dominicana, ocupa un 20% de la superficie total del país (10,823 km²) y se encuentra compuesto por cinco provincias limítrofes con la República de Haití (Montecristi, Dajabón, Elías Piña, Independencia y Pedernales) y dos contiguas (Santiago Rodríguez y Bahoruco) que conforman la Zona especial de Desarrollo Fronterizo (Ley 12-21)”, sostiene un estudio realizado por el especialista Erick Dorrejo.

Apunta que “estas siete provincias (con 33 municipios y 66 distritos municipales) tienen un gran potencial, pero también enormes limitaciones que han retrasado el desarrollo que requiere la zona para beneficio de toda la nación”.

“La proyección de la población residente en la Zona Fronteriza asciende a 500 mil 460 habitantes, equivalente al 4.75% de la población nacional (ONE 2021”, ha advertido Dorrejo, del Observatorio Territorial de Arquitexto.

La densidad poblacional en la frontera es de unos 46 habitantes por kilómetros cuadrados, “muy por debajo del promedio nacional de 216.3 hab. / km 2.”, precisa el experto en su interesante artículo “Una mirada especial a la zona fronteriza”. O sea, que juntando toda la zona fronteriza esta tiene 200 mil habitantes menos que un pedazo de la capital, específicamente el municipio de Santo Domingo Norte, que registró en el 2012 una población de 705 mil 983 habitantes, en 389 kilómetros cuadrados.

Igualmente, el distrito municipal Santiago Oeste o Cienfuegos “cuenta con más habitantes que quince provincias”, señala un reporte periodístico de Diario Libre en el que se afirma, asimismo, que la población del municipio cabecera de la provincia, que es Santiago, es de 550 mil 753 habitantes, es decir, que solo dicha ciudad tiene una población mayor que todas las provincias fronterizas juntas.

Desde esta óptica, la despoblación de la zona fronteriza resulta, por tanto, algo alarmante. Pero no ha sido así, nadie se alarma, parece que esta situación no ha preocupado a nuestros gobernantes.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
6 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
El Recondito,Nj
El Recondito,Nj
5 dias hace

Es que gobierno y empresaurios trabajan han trabajado y seguirán trabajando para que el dominicano se Jarte y se largue del país para ellos haitianizar esta media isla y tratar a los australianos del otro lado como sus verdaderos esclavos peones y serviles porque quiénes nos han mal gobernado en los últimos 60 años son unos malditos sepulcros blanqueados SÍN escrúpulos SÍN alma SÍN corazon
SU PATRIA ES SU SUCIO DINERO👁🇩🇴

Rosaura
Rosaura
5 dias hace

En algunos barrios la unica gente son Haitiana, tu crees que es facil vivir asi? Por eso es que se van. Espera que llegue esos proyectos turisticos en Pedernales. Esos empleos van a causar fuego, tu veras.

Joe
Joe
5 dias hace

En otras palabras. Esto se jodio, es cuestión ya de poco tiempo para que se pierda todo el oeste de rep.dom.

Jose Trinidad
Jose Trinidad
5 dias hace

Esa es luna forma de perder territorio, ya nos habia pasado antes. El gobierno debe incentivar a los dominicanos a que permanezcan en la frontera, muy facil inviertendo en la creacion de empleos, infraestructuras disponibles entre otros. Los sueldos minimos publicos debieran ser mas altos para los que viven en la frontera. Una de las formas de incentivar a los maestros, policias y empleados es pagandosle un 20% mas por vivir en ciudades lejanas.

Juan R.
Juan R.
Responder a  Jose Trinidad
5 dias hace

José y si a eso se les Agrega 100% de Patriotismo, 100% de Bolas( corajes, valor, orgullo, timbales, co. Jo. nes) entonces Sánchez, Mella, Duarte, Luperon, Anacaona, María Trinidad Sánchez y otros tantos Podrán Descasar en Paz y sentirse Orgullosos de usted y de mi.

Joe
Joe
Responder a  Jose Trinidad
5 dias hace

Lo primero que se debe hacer es de emergencia es empezar a remover toda población hatiana que el PLD permitió que se instalarán en esos territorio, carajo que mucha falta hace el generalisimo