Juan Bosch: más humanista que político (3)

imagen
EL AUTOR es político. Reside en Santo Domingo.

El “Sócrates” de la sociedad nacional que por infortunio no pudo crear un “Platón”, Juan Bosch, bautizo muy nuestro, de conciencia pueblerina y respetable sabiduría, un hombre que pensaba como los sabios, pero sentía como los pueblos, irrumpió en el efervescente año 1978, el debate nacional con su libro Composición Social Dominicanatexto que se erigió en una concepción histórica, sociológica y económica revolucionaria que derribó falacias, mitos y falsos eslabones históricos, aceptados por décadas sobre la sociedad dominicana.

En nuestra humilde concepción, sin grandeza espiritual no hay grandeza real. Espiritualmente fue un alma grande el profesor que no necesitó títulos académicos ni de nobleza, placas ni pergaminos de reconocimientos, pedazos de metal en el uniforme ni patrimonios portentosos para la presunción del hombre, liberación de conciencia terrenal que le permitió entrar y salir del gobierno nacional en el mismo exiguo estado patrimonial.

Su estatura histórica fue alumbrada por el cultivo consagrado del don divino con que nacen todos los hombres, pero que la mayoría prefiere apagar para prender la tea de la ambición material, la vanidad y el lujo, “abolengo” infeliz y oscuro al que pertenecen casi todos sus discípulos, de los dos partidos y sus ramificaciones, el PLD y el PRD, de los cuales fue egregio fundador en 1939 y 1973.

Juan Bosch no necesitó faraónicos mausoleos, ni siquiera descansar en una tumba cercana al centro del ejercicio del poder, sino en un cementerio humilde de su provincia natal de La Vega, una voluntad testamentaria que algunos quisieron quebrar alegando vaguedades de sentimientos presumidos y testimoniando con ello que no podrán siquiera arrimarse a la estatura del maestro, miembro del parnaso de los seres humanos a los que se refería el francés François Auguste René, Vizconde de Chateaubriand, con su pensamiento que dice: “…los grandes hombres sólo necesitan una tumba y una piedra”.

La historia de este apóstol de la libertad, certifica en un pequeño pueblo del Caribe latinoamericano que todavía no ha sido posible que el humanismo, la moral, la filantropía y la verdadera sapiencia, como código supremo de poder, dirijan al Estado; imperativo abortado en la segunda mitad del siglo XX, con el derrocamiento del profesor Juan Bosch en septiembre de 1963, en razón de que su estirpe moral y humana le impidió evitar que la táctica de ofrecer el perdón a los trujillistas para ganar las elecciones del 20 de diciembre de 1962, se tragara la estrategia, dejándolo huérfano de protección contra la conspiración que lo derrocó sin resistencia, para que la sangre no manchara su gobierno, de la misma forma que sucediera durante la segunda república con el ilustre moralista Ulises Francisco Espaillat, quien dejó como una premonición lapidaria, después de haber sido depuesto, igual que Bosch, siete meses después de su elección en 1876, sus lamentaciones insertas en las siguientes frases“Yo creí de buena fe que lo que afectaba a mi país era una sed de moral y de regeneración; pero otra sed más peligrosa la devora: la sed de oro”.

Deduciblemente que el profesor Juan Emilio Bosch y Gaviño, no pudo mantenerse o volver a la cima del poder del Estado, porque sus valores tenían estatura de cielo, y el pueblo dominicano estaba en el suelo. A 20 años de su desaparición física, la nación necesita una nueva estirpe de hombres virtuosos, nuevas legiones de discípulos de los moralistas y humanistas de la historia de la república, iniciando con el más impoluto, Juan Pablo Duarte, para que el código supremo del ejercicio de poder del Estado y la sociedad dominicana, tenga como esencia dos grandes virtudes: Moral y Trabajo.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
16 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Zumarraga
Zumarraga
1 Año hace

La virtud del valor es la maxima de las virtudes, decia uno de los mas grandes pensadores, Aristoteles, expresada en su escrito, Politica.
Para actuar en politica en beneficio de un pueblo, se requiere desposerse de todo aquello que impida usar todo el tiempo hasta donde las fuerzas no te alcancen. Palabras de don Juan, cuando iniciaba la formacion del Partido de la liberacion Nacional en un acto en el cine Capitolio.
Cont.

Zumarraga
Zumarraga
Responder a  Zumarraga
1 Año hace

En el momento politico que vivia la Republica Dominicana que don Juan emprendia una nueva jornada en su vida de lucha para beneficiar al pueblo dominicanos, eran extremo dificiles, Y este hombre con mas de 60 no le importo empenzar de nuevo, una nueva conepcion de hacer politica en un pais atrasado social-politica y economicamente y a sumas de eso, toda una campana de propaganda de disfamacion e injurias a su persona.
Cont.

Zumarraga
Zumarraga
Responder a  Zumarraga
1 Año hace

<Se enfrento solo, con un grupito a el cual le llamaban los cuatro gatos de Juan Bosch. Lo que quiere decir que, para la gente, Juan Bosch estaba acabado sin ninguna posibilidad en su proyecto nuevo. Surgio como el Ave Fenix; y se enfrento a una maquinaria de poder interno y externo en su contram a lo cual enfrento y vencio en los diferentes momentos y coyunturas politicas
Cont.

Zumarraga
Zumarraga
Responder a  Zumarraga
1 Año hace

Solo los hombres con la virtud del valor pueden hacer semejante empresa, y mas aun en un pais muy atrasado politicamente.
Hoy en dia cualquiera se engancha en la politica con la cual obtienen muchas prebendas sociales y economicas, sin ningun esfuerzo, a diferencia de lo que hizo Juan Bosch, que, en vez de salir con mas, salio con menos de lo que poseia al salir de politica por la obligacion de la lengevidad que impone el tiempo en la vida de las personas.

Zumarraga
Zumarraga
Responder a  Zumarraga
1 Año hace

Solo los necios foribundos embuidos por el fanatismo politico, no aceptan ni reconocen la grandeza humanista de don Juan Bosch.
Para concluir le dire una anecdota: En una ocacion fue a una conferencia periodistica en Venezuela, y el periodista al presentar al publico,hizo elogios mencionando muchos apelativos, como estos, permitanme presentar a su excelencia, brillante de las letras a una eminencia politica, entre otros elogios.
Don Juan con una humildad y sencillez disculpo y ofrecio gracias al presentador tantos elogios; diciendo, caramba, yo simplemente soy Juan Bosch y la gente es que me dice profesor.

Zumarraga
Zumarraga
Responder a  Zumarraga
1 Año hace

Pero la vida no se detiene, y prosigue su agitado curso dialectico; lo que quiere decir que, sobre vendran a pesar de la degradacion moral que estamos viviendo hombres capaces de enfrentarse a la barbarie y a la desverguenza.

Arturo Espaillat@Navajita
Arturo Espaillat@Navajita
Responder a  Zumarraga
1 Año hace

Miguelón Espaillat…. Te vamos a mandar al NSA a tu casa… mardito comunista!

Eduardo Guillermo
Eduardo Guillermo
Responder a  Zumarraga
1 Año hace

ROSA LA PERRA, NO SEAS PENDEJA, ESCRIBIR NO ES LO TUYO, DEJA ESA COTORRA ESO ES UN ARROZ CON MAGO.Y NO CREO QUE JUAN BOSCH HAYA DICHO DESPOSERSE

Dr. Cojones
Dr. Cojones
Responder a  Eduardo Guillermo
1 Año hace

lo que pasa rata de dos patas y tuerta, es que, tu al no tener suficiente cerebro no entiende que el asunto no es lo errores que se puedan cometer sea por omision o descuidos, sino que, lo mas importante es la sustancia de lo que se dice, pero eso nada mas lo entienden quien tiene cerebro algo ausente en ti, rata de dos patas y tuerta. yo entendi a zumarraga por que me sobra cerebro.

Angel
Angel
1 Año hace

Se te olvido decir que fue un gran pendejo que nunca quiso ser presidente y por no tener pantalones lo tumbaron en el 63.

Pedro Corporan
Pedro Corporan
Responder a  Angel
1 Año hace

Respeto que Juan Bosch nunca quiso obtener a cambio de violencia y sangre, ley salvaje de ese marco histórico. Lo explico cuando hablo de las dos clases de humanistas en la entrega #2. Le testimonio que me simpatiza la otra clase de humanista que toman el fusil si fuere necesario.

Luis Hernández
Luis Hernández
Responder a  Pedro Corporan
1 Año hace

Señor Pedro Corporan, no lo conozco, pero me sumo a todas sus palabras escritas, pero soy de los que creo, que Juan Bosch, genio de las letras universal, no debía de haber nacido en este islote, lleno de cabezas hueca.

Pedro Corporan
Pedro Corporan
Responder a  Angel
1 Año hace

Respeto que Juan Bosch nunca quiso obtener poder a cambio de violencia y sangre, ley salvaje de ese marco histórico. Lo explico cuando hablo de las dos clases de humanistas en la entrega #2. Le testimonio que me simpatiza la otra clase de humanista que toman el fusil si fuere necesario.

Zumarraga
Zumarraga
Responder a  Angel
1 Año hace

Ud. se pasa de ser un furibundo fanatico desposeido de razon, y, por eso Ud. es un minusculo batracio que aspira a ser pez, pero por tu naturaleza batracia no te permite salir de la necedad. necedad propia de los imbeciles.

Miguel
Miguel
1 Año hace

Magistral…

Arturo Espaillat@Navajita
Arturo Espaillat@Navajita
Responder a  Miguel
1 Año hace

Miguelón Espaillat…
Echa’Espaillat… el PRM te dejó fueraaaa jejeje.