José Ingenieros: Padre de la Criminología Clínica en América  Latina

imagen
El autor es abogado. Reside en Santo Domingo

Fue el Instituto de Criminología de la Penitenciaría Nacional de Buenos Aires, la primera institución en el mundo que oficialmente se dedicó a las experiencias clínicas para el estudio de los delincuentes. Ese instituto constaba de tres secciones a saber: Etiología Criminal, Clínica Criminológica y Terapéutica Criminal.

Para el mismo año el profesor Luis Vervaeck, en Bruselas, comienza a hacer clínica criminológica, y está hasta 1920 cuando se da inicio oficialmente a la Clínica en la prisión de Forest. El maestro Vervaeck funda la Clínica Penitenciaria, haciendo que la Clínica Criminológica llegue a su máximo en la Prisión Central de Lovaina.

En 1936, Chile inauguró su instituto de Criminología, dirigido por el Catedrático Israel Drapkin y perteneciendo a la Dirección General de Prisiones.

En  los Estados se considera a William Healy, como uno de los principales actores de la Criminología Clínica, fue fundador y director del Instituto de Investigaciones Juveniles en Chicago, y mantuvo la tesis de que el centro dinámico del problema del delito y de la delincuencia ha sido siempre el delincuente considerado individualmente.

Para el profesor Healy cualquier teoría es una verdad a medias, demasiado mecánica y muy remota la realidad, por lo tanto, frente a las complicaciones que presenta un caso tal, las generalizaciones de la Criminología tienen una tendencia a esfumarse.

José Ingenieros

El Congreso Penitenciario internacional, (Londres 1925), arribó a una de sus conclusiones, planteadas por el Dr. Vervaeck, a la siguiente: “Es necesario que todos los detenidos, procesados y condenados, sean sometidos a un examen físico y mental por médicos prácticamente calificados y que, para este efecto, se instalen en los establecimientos los servicios apropiados”.

De este modo, esta conclusión fue confirmada por la Comisión Internacional Penal y Penitenciaria en Berna en 1937, por el primer congreso internacional de Criminología (Roma 1938), y primer Congreso Latinoamericano de Criminología (Buenos Aires 1938). En el segundo Congreso Latinoamericano (Chile 1941) se convino designar, con el nombre de Instituto de Criminología, a los Institutos Técnicos penitenciarios encargados del examen de la personalidad delincuente.

La Criminología nació, de hecho, como Criminología Clínica. Ciertamente, Cesar Lombroso era, ante todo un clínico, y de su estudio de enfermos mentales primero, y de criminales después, fue por su teoría de la “Antropología Criminal”, que se trocará, gracias a Garofalo, en Criminología.

Como antecedentes de la Clínica Criminológica elaborada por Maudsley, en el hospital de Bethlehem ‘s de Londres en 1888, próspera para examinar en forma precisa y con una definición exacta los crímenes cometidos por sujetos atacados por alguna enfermedad mental.

Laurent, realizó también estudios de Clínica Criminológica en las prisiones de París, Dr. Francisco Giner de los Ríos creó, en 1899, un laboratorio de Criminología en su clase de Filosofía del Derecho en la Universidad de Madrid.

Marro en Italia, 1887, acumula material valioso al puntear los caracteres de los delincuentes que examina antropométricamente, así como sus antecedentes, su psicología e historia del delito cometido.

El maestro Pinatel reconoce cuatro periodos en el desarrollo de la Criminología Clínica: científico, que va de los pioneros (Lombroso, Ferri y Garófalo) al Congreso de Colonia (Kinberg).  Penitenciario, (Ingenieros, Vervaeck, Centros de Baviera y Austria, Drapkin, Rebibbia). Judicial, (en mucho psiquiátrico).

Es a partir de los congresos desarrollados en la materia, los institutos de Criminología Clínica y los centros de diagnóstico criminológico han proliferado, pudiendo mencionar como ejemplos el de San Quintín (USA 1944), Fresnes (Francia 1950), Rebibbia (Italia 1954), Carabanchel (España 1967). 

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Julio Martinez
Julio Martinez
1 mes hace

Esto es como el agua de azúcar, que no llega a limonada. El titulo impacta, pero no habla de Jose Ingenieros, solo lo menciona, ¿y no de porque es el padre de la Criminología, ¿cuál fue su aporte profesor? me que con sabor a poco.