Esas tendencias que nos hunden

imagen

¿A qué tendencias nos referimos? A las que muestran las cifras oficiales. Por ejemplo, la tendencia a endeudarse, es una de la más importante aunque revertirla es relativamente fácil ya que basta pedir prestado una cantidad ligeramente inferior al monto que se requiere para pagar lo que se debe (capital e intereses), que a sus efectos, tiene ciertas implicaciones macro-económicas. Y en esta ecuación debe entrar el creciente déficit cuasifiscal del Banco Central. Sin embargo, hay otras tendencias más explosivas que son difíciles de revertir. Por ejemplo, seguir aumentando cada año el número de empleados en el tren gubernamental. Es absolutamente asombroso el abultamiento de las nóminas y la cantidad de gente que cobra sin ni siquiera ir al trabajo. Lo difícil de esta tendencia es revertirla ya que despachar unos 200 mil empleados a sus casas, sin las debidas compensaciones, resulta una tarea políticamente peligrosa y humanamente injusta. Y hablamos de apenas un 30% de la nómina porque los que se quedarían en su empleo todavía supera con creces las necesidades personales que tienen el Gobierno. Estamos hablando de una nómina que ronda los 700 mil empleados y creciendo constantemente. Otra tendencia irresponsable es la de seguir expandiendo el número de instituciones públicas. Un análisis del aparato estatal, a vuelo de pájaro, nos muestra que unas 30 instituciones (incluyendo direcciones, consejos, oficinas regionales, fondos especializados, centros de servicios, etc. etc.) deberían eliminarse porque no tienen razón de ser y constituyen una carga onerosa para el país. Muchas de ellas mantienen hasta 3 mil empleados que no hacen absolutamente nada y donde los altos funcionarios se asignan sobresueldos y gastos para viajes y comidas, que son financiados con créditos de suplidores. Sabemos las implicaciones de una decisión como ésta, pero hay que comenzar a desmantelar algunas de las más cuestionables. La tendencia al consumismo es otra desgracia. En este país la gente no ahorra y más que gastar lo que gana, se endeuda hasta la tambora. Eso ha llevado a muchas familias de clase media a caer en la pobreza y a ricos a suicidarse antes que terminar pidiendo limosna. Hay que crear conciencia sobre el ahorro y promover programas de incentivos al ahorro para la futura educación de los hijos y otras contingencias. Los bancos pueden jugar un rol importante en este campo. El Gobierno, por su parte, es el principal derrochador del dinero de los contribuyentes y eso debe frenarse. ¿Cómo pedirle al ciudadano que ahorre para después pagar impuestos por los intereses ganados, que terminan en manos de funcionarios corruptos? La tendencia al ocultismo es una práctica demasiado común en este país, donde la transparencia desapareció del vocabulario gubernamental. Por ejemplo, es común que la Policía Nacional distorsione con frecuencia los hechos delictivos y acusen a gente inocente para decir que todo se resolvió. Además, siempre hablan de una reducción de los crímenes, asaltos o secuestros cuando estos aumentan significativamente cada año. Igual sucede con la salud donde las autoridades nunca dicen la verdad sobre los infectados o fallecido por dengue, cólera, hepatitis o cualquier otro virus extraño. Más de la mitad de los médicos con los que he hablado no creyeron jamás que medio millón de personas fueran afectadas por el Chikungunya y que de repente el mosquito desapareciera por arte de magia ¿Cuál fue la causa de esos síntomas misteriosos? Hay varias teorías. Hay otras tendencias que deben revertirse pero el espacio es breve. Solo piensen en el deterioro del salario, la informalidad en el empleo, la presión fiscal, la ineficiencia energética o el flujo migratorio.

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios