El PLD entre las encuestas y las sastrerías

imagen
EL AUTOR es político. Reside en Raleigh, Estados Unidos.

Fue a partir de 1986 que comencé a ponerle más atención a las encuestas que a nuestra propia percepción; para las elecciones de ese año, el Partido de la Liberación Dominicana hacía presencia nacional, con actos multitudinarios, inmensas marchas y sus símbolos invadían la visión de todo el mundo dentro de nuestra geografía.

Para la mayoría de los militantes del PLD, este arrasaría en la contienda electoral de ese 16 de mayo; y cuando en alguna entrevista pública se hacía referencia a las encuestas, los altos dirigentes y voceros del Partido, respondían diciendo que eran interesadas, y ligando a la empresa encuestadora con el partido favorecido.

Hubo incluso uno de protagonistas principales, que se dejó confundir con el humo de la chimenea del tren peledeista; ese fue el candidato a la sazón del Partido Revolucionario Dominicano, el Lic. Jacobo Majluta; este candidato creyó tanto en el ruido de la campaña morada, que desatendió a su contendor principal, o sea al Dr. Balaguer; y ya sabemos, “el Doctor volvió y volvió”.

Para sintetizar entre la realidad y la percepción, aquel enorme ruido, se tradujo solo en un 17% del electorado; muchos miembros y simpatizantes del PLD, rumearon por meses lo que ellos consideraban una derrota; pero los principales cerebros dirigentes del Partido, sabían que habían ganado mucho duplicando la votación de mayo de 1982.

En el proceso electoral del 1990, los resultados de las encuestas eran cónsonos con la percepción de la calle; en el país electoral, todo el mundo creía que Don Juan ganaría las elecciones de ese año de manera abrumadora; bueno, la percepción y las encuestas no estuvieron muy alejadas de la realidad, el PLD fue el partido más votado, pero su candidato no quiso someterse a una política de alianzas que lo dejó fuera del poder.

Así siguió marchando el Partido de proceso en proceso; pero ya dando mucha importancia a las mediciones y sondeos de simpatías y opiniones para uso interno; aquí en este punto, no podríamos precisar quiénes fueron los primeros en el país en usar la modalidad de las encuestas para condicional la opinión pública.

El uso de las encuestas en ese sentido, cobró importancia en el comienzo de la primera década de este siglo XXl, y se ha mantenido en todos los procesos que se han dado en estos últimos años; ahora tenemos firmas encuestadoras muy diferentes a las tres o cuatro conocidas en los 90s del siglo pasado; en estos momentos podemos decir, que hemos llegado a la época de las encuestadoras sastrerías.

¿Por qué sastrerías?, porque construyen escenarios imaginarios y ficticios, que convienen solo a los sectores que le pagan la encuesta, o al sector electoral favorecido por aquel que patrocina el sondeo; hablamos de trajes a la medida para quien me conviene.

Las últimas mediciones así se han evidenciado; pero aún con tan buenos sastres en la oposición electoral, al Partido de la Liberación Dominicana no lo han podido encasillar; le cosen el traje para que se vea más pequeño, y el muchacho travieso levanta el brazo y rompe la chaqueta.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.