El amor en tiempos de redes

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Las redes sociales son hoy como una gran araña que atrapa a la gente para consumirla o mantenerla prisionera en sus redes de información, conocimiento, entretenimiento, interacción personal o ruido mediático, sin que nadie pueda escapar de esa compleja e infinita madeja virtual o del ciberespacio.

Lo peor no sería quedar atrapado en esas redes, sino en que ya no es posible sobrevivir fuera de ella, porque afuera no hay oxigeno porque ese monstruo tiene el monopolio de la distribución  de todo el  aire que solo  concede a sus prisioneros.

Es por eso que la familia y la sociedad se mueven conforme a los designios del Internet,  sin espacio disponible para  desarrollar el pensamiento lógico, que no sea en provecho del mundo virtual en el que literalmente nadie siente ni padece o al menos el individuo no tiene control sobre  su propio universo.

Más de  seis millones de dominicanos han quedado atrapados en esas redes, siendo Facebook el compartimiento mayor (5,4mm), Instagram (2,6mm), Twitter 1,2mm), LinkedIn (800 mil), Spotify (380 mil), lo que quiere decir que el 60% de la población interactúa con uno o varios proveedores.

Sobre esta realidad virtual se erige una nueva clase dirigente conocida como “los macro- influencers”, que actúan como arácnidos que ejercen influencia sobre  sus seguidores, a quienes proveen de información o modo de comportamiento en el propósito de convertirlos en adictos consumidores o adherirlos a nuevas tendencias o propuestas políticas.

También se resalta la influencia de los “micro- influencers”, que se dice crean mejor conexión con los usuarios a un costo menor,  aunque  en sentido general,  este nuevo liderazgo mercadológico maneja entre el 35% al 55% de la inversión publicitaria en las redes.

República Dominicana transita hoy hacia el mundo virtual donde  ya están asentadas  todas las naciones desarrolladas y la mayoría de  las que están a las puertas del desarrollo. Servicios financieros, telecomunicaciones, transporte y comercio encabezan  esa gran marcha.

Usted puede  realizar una transacción bancaria  desde cualquier lugar donde se encuentre, pedir o pagar  servicios de todo tipo, rentar un vehículo, una habitación de hotel, comprar o vender  cualquier bien o hasta localizar la mujer o el hombre de su sueño a través de internet o de las redes.

El mayor impacto de este mundo virtual se siente en la familia, cuyo núcleo esencial  pierde comunicación y se drena  el sentido  del respeto jerárquico o simplemente los adultos no logran entender el nuevo lenguaje  de las generaciones “Milleniars” y “Z”.

Las redes en todos sus  aspectos representan el más elevado progreso  tecnológico al servicio de la humanidad, pero aún no ha sido posible evitar que se conviertan en retretes donde cotidianamente defecan miles de cretinos, cuya misión parece ser la de embadurnar con sus nocivas excrecencias a los torrentes de aguas limpias.

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *