El 27 de octubre, el PLD lo juega todo

imagen
EL AUTOR es politólogo. Reside en España.

Tal y como aconteció en Cataluña, España, el mes de octubre puede quedar registrado en la historia del Partido de la Liberación Dominicana  (PLD), como el mes que marcó el origen del fin de su unidad interna, o por el contrario, de  su  fortalecimiento institucional y funcional.

En Cataluña la fecha del 1 de octubre 2017, ha quedado registrada como el día de la celebración del referéndum de autodeterminación, que buscó separarla del resto del reino de España, y para el PLD, este 27, podría ser recordado con la misma contundencia del 15 de diciembre del 1973, fecha de su fundación. Establecemos este paralelismo, ya que las consecuencias inmediatas del proceso catalán, derivaron  en consecuencias nefastas para los líderes de aquel desafío al estado de derecho y la Constitución  española.

Si en el PLD se habla de imposiciones y  humillaciones, la consecuencia sería la inminente ruptura de la unidad interna, imprescindible para ganar las elecciones en el 2020.

El Comité Político (CP) ha convocado para las 10:30 de la mañana de ese día, al hasta ahora inoperante Comité Central (CC), organismo del que emana su autoridad y quien deberá decidir, qué tipo de modelo de elección primaria desean aprobar para la escogencia de los candidatos a presidente y vicepresidente de la República, de acuerdo a la reciente Ley 33/18 de Partidos Agrupaciones y Movimientos políticos.

En tal sentido es de conocimiento que la corriente interna que dirige el presidente de la República Danilo Medina, cuenta con el apoyo mayoritario de cerca del 65 % de la matrícula del  Comité Central (CC), mientras que la del ex presidente de la República y presidente del PLD, Leonel Fernández, cuenta con el 35% restante.

Ese día, los dos líderes deben ponerse de acuerdo y tratar de trasmitir un mensaje directo de unidad, no solo al peledeismo, sino más bien, a un electorado variable y expectante que por demás, tiene un voto silente que ronda el 33%. En ese tenor, lo más recomendable para ambas tendencia en particular y para el PLD en general, sería que las decisiones que allí se tomen, se hagan por unanimidad.  De no hacerlo, el reinado del PLD en el poder, no pasará del 16 de agosto del año 2020, lo que convertiría en presidente de la República al candidato que elija el Partido Revolucionario Moderno (PRM) sin apenas hacer opinión.

el Partido morado  tiene esta vez que tomar el control de la situación y dejar el sectarismo como única garantía de unidad. Si el 27 se escenifica un choque, que refleje cualquier tipo de percepción o sensación de victoria y derrota de cualquiera de las dos tendencias (Leonesitas y Danilistas) al inicio del curso político pre electoral del año 2019, las consecuencias serian catastróficas para los intereses de la organización oficial. Es por Ello y por primera vez, que dependerá más de una posición en conjunto de la cúpula partidaria, que de una tendencia, sobre la otra.

Así mismo entendemos que sobre el presidente Medina, no solo existe un impedimento Constitucional que le prohíbe presentarse nuevamente para el 2020, sino que según el artículo 124 de la Constitución y su transitorio, está confinado a no volver jamás a presentase al cargo, algo que podría entenderse como una discriminación positiva, no así, imperativa, ya que él firmó y promulgó esa Constitución. No obstante a los conflictos políticos, se le debe buscar soluciones políticas y no judiciales, ni jurídica como ha pasado en Cataluña, razón por lo que se entiende, qué el mayor problema o inconveniente que tiene el Jefe de Estado, no es su reelección, sino su rehabilitación política.

Los actuales barómetros, indican que Leonel se alzaría con la candidatura presidencial sea cual sea el método de primeria que apruebe del Comité Central, (abiertas o cerradas), pero igualmente, sabemos que sin el apoyo del presidente Danilo, sus posibilidades de volver a subir las escalinatas del Palacio Nacional, convertido en Presidente de la República, son escasas. En consecuencia y bajo las negociaciones previas a ese apoyo, Danilo previsiblemente solicite la presidencia del Partido, la Secretaria General y la ratificación de importantes cuadros en las cámaras legislativas y para eso, se precisa ser un político activo.

Esa y cualquier otro requerimiento que haga el sector del Danilo, será acogida por un Leonel candidato, quien busca cerrar su ciclo político.

 

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.