EE.UU. no trata con pichones de dictadores… ni corruptos

imagen
EL AUTOR es arquitecto. Reside en Santo Domingo.

Les apuesto a que no pueden decir “Maduro no se va de Venezuela” sin reírse. Es como intentar lamerse un codo, simplemente imposible.

Recuerdo que en los años 80 y 90, cuando los venezolanos salían de “shopping” fuera de su país, todo lo que compraban se lo encontraban barato. De ahí les vino el mote “ta’barato, dame dos”. Venezuela reflejaba una economía que parecía tocada por Dios. Pero esa gracia divina expiró, y Venezuela se encuentra hoy día hundida en una miseria espantosa,  hiperinflación, escasez de productos, corrupción,  migración masiva a países vecinos; situación que cada día empeora más.

Seamos sinceros, todo esto acontece en Venezuela desde que llegó esa revolución “chavista”, que quiere seguir imponiendo su gobierno de corte dictatorial y represivo. Es hora de enfrentar la realidad.

Los norteamericanos, que habían evitado inmiscuirse en esa crisis, oyeron el clamor del pueblo venezolano y dieron un ultimátum, al cual se sumó la Unión Europea, mediante el cual le dieron un plazo prudente a Nicolás Maduro para que convocara elecciones presidenciales anticipadas en Venezuela, o de lo contrario reconocerían , de manera definitiva a Juan Guaidó como nuevo mandatario de ese país. Pero al vencerse dicho plazo, Maduro lo que ha hecho es responder con bravuconadas.

Estados Unidos es el país más rico, poderoso e influyente de la Tierra. Su economía hace de su moneda, el dólar estadunidense, y el idioma, el inglés, los medios de comunicación y de comercio a nivel mundial.

Rusia y China, dos potencias que, al igual que EE.UU., inspiran respeto en el mundo, dudo mucho que quieran agravar sus relaciones comerciales con Estados Unidos, oponiéndose a que, de una forma u otra,  Maduro sea sacado de Venezuela, pues creo que a ellos lo único que les interesa es que se les garantice el pago de deudas contraídas por Maduro.

“América para los americanos”. Muchos no quieren reconocer (porque no les conviene) que Estados Unidos es el paño de lágrima de poblaciones latinas que se sienten impotentes ante esos “presidenticos” que quieren perpetuarse en el poder a base de fraude, corrupción y represión.

No hay ningún país en el mundo que actúe bajo tantas restricciones legales como las que el Congreso de los Estados Unidos impone a todos sus organismos de Estado, incluyendo al presidente de la Nación. No pueden pactar con dictadores… ni corruptos.

Muchas personas odian a Estados Unidos, lo cual puede ser comprensivo si solo se enfocan en sus defectos y no en sus virtudes. El colmo es que una gran cantidad de latinos que tienen en los Estados Unidos más de media vida, no encuentran nada bueno qué decir de USA, pero ahí siguen, pegados como garrapatas, y no regresan sus países de origen.

Lo que pasa es que el pueblo norteamericano ha dejado bien claro que es un pueblo guerrero, sin miedo a nada ni a nadie, ya que su poderío militar es insuperable.

Los “chavistas comunistoides”, incluyendo el propio Nicolás Maduro, han inferido que EE.UU. quiere adueñarse de Venezuela. Nada más absurdo que eso. Estados Unidos le ganó la guerra a los Nazis y no se quedaron con ningún país europeo, le ganaron la guerra a los japoneses y no se quedaron con Japón, recuperaron a Corea del Sur y no se quedaron con Corea….

Dependiendo de lo que hagan los Estados Unidos, a los que les desagrada ese país dirán que América reacciona con una precipitación temeraria, o por el contrario que lo hace con lentitud injustificable. Es una de las cargas que tienen que asumir por ser libres y poderosos. La sobrellevarán y seguirán dedicando sus vidas y su capital a garantizar la supervivencia de la libertad.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.