Dos países en un territorio

Hace apenas un par de días regresé de la RepúblicaDominicana y laverdad quedé impresionado por una serie de sucesos y de hechos que ocurrieron durante mi estadíaen el país.LaRepúblicaDominicana es el mejor ejemplo de un país en transiciónhacia el desarrollo que posee importantes fuerzas que se resisten al mismo. Nunca antes el país había estado gobernado por un grupo político que tiene el firme y sólido compromiso de sacarlo del subdesarrollo y del atraso y de transformarlo en un país desarrollado y de oportunidades para todos. Se puede observar con claridad la coexistencia del país nuevo y del país viejo en el mismo periplo geográfico. Las fuerzas del atraso actúan con total libertad de expresión y de organización cosa que nunca se les permitió anteriormente a las fuerzas que promovían los cambios. Las acusaciones de comunistas estaban a la orden del día, así como la persecución y la represión también lo estaban. Da la impresión que las fuerzas del atraso tienen la razón porque tienen más presencia que las que promueven el desarrollo. Desde el gobierno se prohíbe la confrontación y se promueve la concertación y el entendimiento con las fuerzas del atraso como si ellos tuvieran la razón y se les estuviera ofendiendo con lo que se hace. Sencillamente no se quiere imponer los cambios sino que por el contrario se busca a como dé lugar concertar estos con los que se oponen a los mismos. Es un proceso sin antecedentes en la historia nacional que de resultar exitoso podría ser copiado por otros países con condiciones parecidas. Quién iba a pensar que un partido que tuvo como líder al autor de la Tesis de Dictadura con Respaldo Popular y al que se acusaba de ser sectario en sus orígenes iba a impulsar un proceso de transformación democrática con inclusión abajo y también arriba. El país ya firmó un pacto por la educación sin mayores traumas y ahora se aboca a firmar un pacto eléctrico dentro del marco de la negociación y la concertación. Luego se habrá de retomar el pacto fiscal que es otro de los pactos que propuso el presidente Danilo Medina durante la pasada campaña electoral. El debate por un nuevo código laboral tiene enfrentados a los trabajadores y el empresariado nacional, mientras que el gobierno cumple con su rol de ser una tercera parte decisiva. El empresariado quiere hacer de este escenario una gran oportunidad para ellos toda vez que plantea una contra reforma, mientras que los trabajadores quieren avanzar y sacar buenos beneficios para ellos. No caben dudas de que la República Dominicana avanza a pasos firmes aunque lentos por el camino del progreso y del desarrollo económico y social. Los próximos años serán decisivos e importantes ya que grandes reformas le esperan al país para que el sueño dominicano sea una realidad en el territorio dominicano. Para muchos de los que emigramos por falta de oportunidades los viajes a la República Dominicana nos sirven para abrir los ojos a las múltiples oportunidades que ahora nos ofrece la patria que nos vio nacer y hasta empezamos a acariciar la idea de volver a vivir en nuestro país y de insertarnos en el abanico de oportunidades que el mismo nos ofrece con pequeñas inversiones y buenos beneficios. En fin vi a una República Dominicana en franco camino hacia el progreso en un marco de libertad y de democracia como lo soñaran los fundadores de la República. Aunque por momentos diera la impresión que vamos por el camino equivocado al observar la forma como las fuerzas del atraso manejan la situación del día a día. La economía crece pero el gobierno se empeña en promover la pequeña empresa mediante un sistema de financiamiento directo nunca antes establecido aunque los empresarios dicen que eso solo fomenta la informalidad y el empleo de mala calidad. Es cierto que la inseguridad ciudadana es una realidad preocupante pero vemos como el gobierno implementa el plan de seguridad al que cada día se le agregan nuevos elementos. El sistema de 911 es el más reciente y la presencia policial en las calles es cada vez mayor. La gente empieza a creer más en la policía y los delincuentes son permanentemente acosados por los organismos de seguridad. Creo que de mantenerse este proceso por los siguientes años la República Dominicana se convertirá en un país vivible para los dominicanos y los extranjeros que quieran disfrutar sus encantos naturales, climáticos y humanos. Me siento optimista acerca del futuro de la República Dominicana y espero que este proceso no se revierta sino que se profundice y se consolide con el pasar de los años. Los dominicanos debemos valorar los aportes que el PLD ha hecho al país y seguir apoyando este maravilloso proceso de transformación que en todos los ámbitos se observa en el país.

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios