Descartada la abstención, demos un “voto útil” a favor del Cambio

imagen
EL AUTOR es ingeniero industrial y consultor empresarial. Reside en Santo Domingo.

Generacionalmente somos responsables del estado de cosas actual y por ello compartimos con los jóvenes datos históricos, que servirían de base para que reafirmen su convicción de que el 5 de Julio ellos tienen la oportunidad de contribuir a reorientar el rumbo de nuestra nación.Sus votos servirán para reestructurar una realidad moldeada por Juan Bosch y Joaquín Balaguer, que dominaron nuestra política durante los últimos 40 años del siglo XX y cuyas decisiones condicionaron estos 20 años del XXI.

En los comicios de 1966, con la ocupación americana, Bosch temió salir a hacer campaña. Mientras se propagaba el lema “Balaguer es la paz”, Bosch exhortó a sus seguidores que fueran a votar temprano, armados “con palos y con piedras”. Balaguer se impuso y Bosch se exilió. Desde allá ordenó la abstención del PRD en las elecciones municipales del 1968 con la consigna “los electoreros son traidores”.

Balaguer ganó los ayuntamientos y se reeligió en 1970 al ordenar Bosch otra abstención, que no quitó legitimidad a esas votaciones. Una sola palabra de Bosch apoyando al Movimiento de Integración Democrática (MIDA) pudo convertir a Augusto Lora en presidente, librándonos de Balaguer. En1973 Bosch gestó el Bloque de la Dignidad Nacional con todo el espectro opositor y poco después formó el PLD.

En 1974 Bosch abandonó molesto un mitin de su Bloque, ya débil sin el PRD, y adujo que un orador le tomó su turno, con un discurso más largo que lo programado. La oposición estaba fraccionada, pero con la fuerza del PRD Peña Gómez armó la coalición del“Acuerdo de Santiago” con Antonio Guzmán como candidato. Balaguer, temiendo su derrota, envió a los guardias a hacer campaña blandiendo banderas rojas de su partido en cañones de fusiles.Sin garantías, con “Los Incontrolables” reprimiendo, el “Acuerdo” se retiró de los comicios de 1974 para evitar un inminente baño de sangre.

Balaguer pretendía reelegirse de nuevo en 1978. Bosch predicaba que nadie vencería a Balaguer y que las elecciones serían “un matadero electoral”.Visionario, Peña Gómez concertó una alianza táctica con los “liberales de Washington” aprovechando la “Doctrina Carter sobre Derechos Humanos”. A pesar de la represión, Antonio Guzmán y el PRD vencieron a Balaguer en mayo 16, 1978.Agresivos, los guardias secuestraron las urnas y se suspendió el conteo. En un ambiente de golpe de Estado al día siguiente, 17 de mayo,haciendo abstracción de la voluntad popular expresada en las urnas, Bosch fue al Listín Diario y le planteó a don Rafael Herrera:“…a raíz de las medidas tomadas por la Fuerzas Armadas en la madrugada del miércoles…, no habrá una salida airosa….. si en su adopción no toma parte el PRD,el Partido Reformista, el PLD, y la Oposición Conjunta con el respaldo de las Fuerzas Armadas”. Tal propuesta la hizo estando suspendido el conteo y con urnas secuestradas por militares. Valientes acciones ciudadanas y la solidaridad internacional propiciaron que Guzmán se juramentara en agosto de 1978.

En 1990 Bosch denunció que Balaguer le hizo un fraude electoral, que pudo haberse imposibilitado si hubiera aceptado el apoyo incondicional que le había ofrecido Peña Gómez. Bosch hasta habló de inmolarse como Martí y repudió a Balaguer en todo el país con letreros que decían ¡Que se vaya ya! Sin embargo, en el 1994, después del fraude contra el PRD, los dos JB rivales pactaron dificultar un eventual triunfo de Pena Gómez en primera vuelta, e impusieron en la reforma constitucional que en la primera ronda se ganaría con la mitad más uno del total de votos, no con el 40%. En la segunda vuelta del 1996 Bosch y Balaguer, viejos antagonistas, se unieron de una vez y para siempre, para malograr la presidencia de Peña Gómez con el llamado “Pacto Patriótico”. Así, hace un cuarto de siglo el PLD inició un régimen que ha gobernado 20 años contraviniendo a Bosch y Balaguer, hombres de Estado con vidas austeras que no se enriquecieron en su paso por el poder.
El 5 de Julio la juventud puede reencauzar la nación sacando del poder un partido dizque creado para “completar la obra de Duarte”, pero instauró un régimen negador de la democracia, sin transparencia, sin división de poderes, con el Presidente subyugando al Congreso y la Justicia. Históricamente, la abstención ha conspirado contra nuestra democracia. Por tanto, hay que votar, votar por el “Cambio”, por Luis Abinader y Raquel Peña, que se perfilan triunfadores en primera vuelta.
Los abstencionistas y los seguidores de candidatos con menor puntuación harían un servicio a la democracia si no “botan su voto” y aportan su “voto útil” para que Luis y Raquel amplíen su ventaja y se garantice que no haya una segunda vuelta. No debemos engañarnos de nuevo con el PLD, pues ya sabemos cómo actúan. Quevedo reseñó que en el infierno hay un lugar especial para que cumplan su condena quienes, tardíamente arrepentidos, gritan a coro “yo pensé que”. !Votemos por el “Cambio” para sentirnos orgullosos y no tener que arrepentirnos!
¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Pedro
Pedro
2 Años hace

Corneta