Denuncias de Nuria y Alicia deben ir a la fiscalía 

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Nuria Piera y Alicia Ortega son dos valiosas y valientes periodistas especializadas en airear inconductas vinculadas a casos de corrupción generalizando en manejos del contribuyente en poltronas del Estado.

Nuria cada sábado y Alicia diario, dos programas realizados con gran clase profesional y sobre todo, un torrente de testosteronas.

Empero, estimo, conforme experiencia de 64 anos en los medios de comunicación, en tiempos tan disimiles como la Era de Trujillo, guerra abril, Era Balaguer y regímenes sucedáneos, que el farrago de denuncias de las dos talentosas periodistas que tanto admiro, debieran sustanciarlas y culminarlas o en la fiscalía del DN o en la PGR, de manera que inicien el curso normal y formalicen un juicio de fondo, de meritarse y ponderarse las denuncias.

La denuncia querella más impactante que memorice, fue infecunda cosecha lastrada de odio incoada por el jurista Marino Vinicio Castillo Rodríguez el famosísimo e inefable Vincho, contra su otrora excelente amigo y colega el presidente Salvador Jorge Blanco por nimiedades como piñas y suministros sobrevaluados al Estado por el empresario Leonel Almonte Urena, con la anuencia del gobernante.

Andamiaje leguleyo y sevicia oficial, que sucumbió, conforme pronostique desde un principio, en un desestimiento del Estado por vicio político.

En el transcurso del juicio por el asesinato de mi amigo Héctor Méndez, deposité, a instancias del presidente Jorge Blanco, una denuncia en la Consultoría Juridica de la PN señalando al coronel PN Jesús María Severino como el autor intelectual del crimen contra el cambista y almacenista de frutos menores, sustanciando que chantajeaba a Héctor Méndez para suministrarle dinero.

Esa denuncia la reiteré ante la ayudante fiscal del DN Carmen Imbert Brugal, solo al escuchar que la magistrada requería mi presencia ante ella.

Asi cuando informaba a mi inolvidable afecto Mario Alvarez Dugan, Cuchito, director de Hoy, donde escribí por 30 años un espacio dos veces por semana, en relación a un acto de corrupción, siempre me recomendó conducirlo a la fiscalía, porque, periodista responsable, alegaba que los periódicos y medios de comunicación no están facultados para ejercer de jueces contra quienes ofendían a su sociedad con actos proditorios, sino que son absolutamente incumbencias de la justicia.

Nuria y Alicia producen un programa televisivo de considerable audiencia para el gran público que drena y cultiva morbo con denuncias que nunca concluyen sustanciadas por sus protagonistas en la fiscalía y  en la PGR, sino que se limitan a dejar caer, como una pastilla de Alka Seltzer en un vaso de agua, deleitando a los morbosos con las cabriolas de sus burbujas.

El rol de denuncias de Nuria y Alicia deben conducirlo a la fiscalía o PGR, sustanciando y culminando un servicio a la sociedad.

Jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
3 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
John Parker Dimitriski
John Parker Dimitriski
8 meses hace

Con todo respeto al caballero articulista,Nuria y Alicia,con sólo presentar sus investigaciones,aportan sus granitos de arena al combate contra la corrupción en nuestro país.Pedirles más es injusto y ser utilitarios

Fernando Marti
Fernando Marti
8 meses hace

Porque mejor no nombrar a Nuria Piera y Alicia Ortega, como fiscales?

Adolfo
Adolfo
8 meses hace

Eso, amigo, seria lo ideal. Pero recuerde que la justicia que tenemos los dominicanos, aunque parezca dar giros de mejoría, esta muy lejos de ser lo que debe ser. Por eso, y mientras tengamos una justicia tan deficiente y complaciente, seria mucho mejor que el pueblo dominicano tenga a esas Colosas como informantes responsables del accionar corrupto de muchos de nuestros políticos. Ellas siempre suministran pruebas de lo que dicen.