¡Cuántas veletas sin rumbo en el PLD!

El Partido de la Liberación Dominicana, al parecer por decisión de un sector sin importancia en sus filas, que habla sin medir las consecuencias de las cosas que dice, marcha a paso doble por el mal camino. Ese grupo habla sin medir las consecuencias y de los planteamientos que hace y que manifiesta públicamente, a través de los medios de comunicación que existen en el país, olvidando que en política lo que más conviene es hablar poco, porque en términos históricos, lo que se toma en cuenta son las cosas que se realizan en beneficio de los pueblos, sobre todo cuando son dirigidos por organizaciones como el partido que concibió, fundó y organizó Juan Bosch, el Gran Maestro político, dominicano y de América. El autor de esta columna, que no ha sufrido de abatimiento ni de vacilaciones y que pertenece al reducido grupo de hombres y mujeres que abandonaron las filas del PRD acompañando a don Juan, ha comenzado a sentirse avergonzado de la verborrea, los absurdos y disparates políticos de algunos compañeros con diferentes categorías de autoridad en las filas peledeístas. Para nosotros es realmente vergonzoso que algunos compañeros estén de espalda a la realidad que vive el pueblo y que además ignoren que estamos en la obligación de fortalecer al PLD, porque dos PRD no caben en el país. Externamos nuestra opinión cuando prematuramente se dio inicio a la campaña electoral interna, convencidos de que no era el momento para lanzarse a esa actividad, distrayendo al PLD de la tarea fundamental a la que está obligado a enfrentar y cumplir. Compromiso, que obliga trabajar en una sola dirección para que el gobierno del PLD que preside Danilo Medina realice una labor que amplíe y profundice la autoridad y la confianza que la mayoría del pueblo ha depositado en nosotros. No hay nada más importante en el horizonte inmediato del porvenir. No hay nada más importante que esa responsabilidad histórica que tenemos en nuestras manos. Parece, lo lamentamos profundamente, que nuestros compañeros no se han dado cuenta que fuerzas externas que gravitan en la vida del pueblo dominicano y de otros pueblos de esta región de hispanoamérica, el objetivo que persiguen es desplazar del poder al PLD. No importa cuál sea el candidato que aspire a ganar las elecciones y la de obstaculizar el éxito de la gestión gubernamental del presente gobierno, propagando acusaciones nocivas y difamatorias contra el Estado que fundaron los Trinitarios Republicanos, en febrero del 1844. Actuar de espalda a esa realidad es un acto de inconsecuencia y de irresponsabilidad que lo único que genera es la alegría de nuestros adversarios que se manifiesta en la radio, en la televisión y los medios escritos, permanentemente. Es indetenible, al parecer, disminuir en su agresividad, fabulación y disparates esa caballería de pseudos comentaristas y columnistas que pretenden dirigir al PLD, sin tener ninguno de ellos experiencia en la militancia política. ¡Cuántas veletas sin rumbo! y ¡cuántos emborrona cuartillas y cagatintas!, a veces lo que provoca es risa y otras veces un sentimiento de lástima al apreciar hasta dónde alcanza la inconsecuencia e improvisación en el escenario dominicano. No apoyaremos nunca ningunos de estos planteamientos, que la mayoría de las veces han sido ideados y preparados con perversidad por nuestros adversarios extranjeros y criollos, y no levantaremos nunca la mano para votar a favor de estos absurdos infantiles. jpm

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios