Cómo los demócratas evitan una tormenta perfecta

imagen
El autor es antropólogo. Reside en Nueva York

Por FELIX REYES

El conocimiento de los hechos del pasado brinda valiosas enseñanzas sobre la necesidad de enfrentar, desde el inicio, situaciones que pueden obstaculizar la realización de proyectos individuales o colectivos. Partiendo de la aseveración anterior, me propongo abordar un aspecto de la coyuntura política norteamericana vinculado al objetivo del Partido Demócrata de impedir la reelección del presidente Trump.

Tal objetivo no solo es de ese partido. También lo es de sectores independientes moderados y de sectores sensatos del Partido Republicano, atemorizados por la creciente polarización social interna y la acelerada pérdida del prestigio e influencia del liderazgo de Estados Unidos de América en el mundo, que ha ocasionado la presente administración.

Esta confluencia de diversos sectores se expresó en un primer momento en las victorias obtenidas por el Partido Demócrata en las elecciones de representantes al congreso, en el año 2018. Ellas fueron el resultado del predominio de políticas moderadas, atractivas para segmentos demográficos que, tales como adultos mayores y poblaciones de zonas suburbanas, habían votado mayoritariamente por el Partido Republicano en un pasado reciente.

También, en la presente coyuntura, Joe Biden ha asegurado la nominación a la candidatura presidencial demócrata, justamente debido a que por sus propuestas claramente diferenciadas de aquellas de sus adversarios en la competencia interna percibidas como radicales, la base de ese partido lo identificó como el más idóneo para, promoviendo un discurso de unidad nacional, contrarrestar el discurso divisivo y polarizante del actual presidente.

Conocida esta realidad, se impone que la dirección del Partido Demócrata persista en la puesta en práctica de líneas políticas moderadas, para, sin descuidar la atención a todavía insatisfechos reclamos y aspiraciones de su base política tradicional (minorías étnicas, jóvenes, mujeres, población de grandes ciudades y sectores liberales), incorporar aspiraciones y demandas de segmentos que, como he señalado, en el pasado reciente apoyaron al candidato republicano.

Siempre que el Partido Demócrata ha ganado una elección presidencial ha sido sobre la base de construir amplias coaliciones.

La construcción de coaliciones tiene como supuesto conciliar e integrar intereses y aspiraciones diversas, por ello debe eludirse la tentación de adoptar íntegramente propuestas muy radicales, como en el caso que nos ocupa lo es la propuesta del Nuevo Pacto Verde, la del Seguro Médico Público para Todos, la abolición de fronteras, entre otras.

Eludir la adopción de estas propuestas genera, sin embargo, un dilema de difícil solución, ya que es puesta como condición para evitar que se repita la experiencia de las elecciones del 2016, en que una porción significativa de los seguidores de Bernie Sanders promovió la abstención o el voto por la candidata del Partido Verde, contribuyendo de ese modo a la victoria del candidato republicano.

Por supuesto, que es posible y conveniente que se incorporen componentes de esas propuestas progresistas en la plataforma programática del Partido Demócrata. Pero debe quedar claro que no son realistas las expectativas de esas corrientes de imponerlas totalmente, como condición para evitar la repetición de la experiencia que permitió el triunfo de Trump.

No se debe perder de vista que, a pesar de la crisis por el Covid-19, el candidato republicano conserva un voto duro de alrededor de cuarenta y cuatro (44) por ciento, que para lograr la reelección solo necesitaría de pocos puntos porcentuales provenientes de litorales moderados que pudieren no sentirse representados en propuestas percibidas como radicales, como las ya referidas.

Además, un elemento que se debe observar, por el efecto negativo que podría añadir al propósito de impedir la reelección de Trump, está constituido por las derivaciones violentas de las manifestaciones que recientemente han venido desarrollándose en algunas ciudades de Estados Unidos, como reacción al asesinato de George Floyd.

Estos acontecimientos, sobre cuyas causas profundas existen tantas interpretaciones como visiones y agendas políticas, podrían generar una situación favorable a los propósitos del presidente Trump de alejar a sectores moderados de la coalición demócrata, reeditando la estrategia de Richard Nixon de apelar al apoyo de una mayoría silente, atemorizada por esos actos violentos.

Por ello, el Partido Demócrata, asumiendo las demandas de reforma policial del movimiento “Vidas negras importan”, debe ocuparse, sin embargo, de minimizar la influencia de corrientes radicales que justifican las acciones violentas y lanzan propuestas descabelladas tales como eliminación de la policía, así como en el asunto migratorio proponen la eliminación de la frontera y la oficina de control de migración.

En definitiva, el Partido Demócrata debe definir y desarrollar líneas de acción para evitar que estas corrientes persistan en tratar de imponer su agenda a la mayoría expresada en las primarias.

Es necesario abordar este problema ahora si se quiere prevenir la repetición de la tormenta perfecta del año 2016 cuando una base social y política del Partido Republicano fue a las elecciones unida y energizada en torno a su candidato Donald Trump, mientras el Partido Demócrata fue a las mismas con una base social y política dispersa y confundida.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
7 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Louis
Louis
2 Años hace

UF! Nada más alejado de la realidad; lo expuesto por este articulista. Solo se centró en los aspectos internos de la política norteamericana, obviando la situación mundial. El pulseo que tiene el presidente Trump con China por los controles del mercado; igualmente, la nueva postura trumpiana frente a sus aliados europeos son aspectos decisivos que incidirán en el votante americano. Este es un artículo sesgado; que no profundiza en los temas realmente relevantes. El autor, pudiera tener un poco más de visión sobre política mundial.

Mario Mendez
Mario Mendez
2 Años hace

Creo que las aspiraciones de reelección de Trump en la coyuntura actual, posee limitadas posibilidades, pero al faltar aun mas de 5 meses para las elecciones son muchas las cartas que un puede jugar. En especial aquellas que motivan el nacionalismo y el fortalecimiento de las posturas conservadoras. Difiero en que los sectores más moderados podrían inclinar la balanza y así Trump recuperar las preferencias, al igual que estos beneficiaron a Nixon en las presidenciales del 1968. Ya que los procesos sociales y económicos han aumentado la elasticidad y la diversidad de estos segmentos moderados. Puede que el electorado no… Leer mas »

Henris
Henris
2 Años hace

Buen análisis Felix. Creo que el sólido apoyo que Trump creo en el 2016 empezó a desvanecerse en los primeros dos años y la inminente nominación de Biden trae al centro algunos sectores moderados independientes e incluso algunos republicanos que cambiaran el panorama. Creo además que el grupo de Sanders que tuvo una gran influencia por su promoción de la abstención en el 2016 no está dispuesta a correr el riesgo de hacer lo mismo y permitir 4 años más de Trump. A esto se le añade todas las variantes de la economía, el covid 19, la polarización que cansa.… Leer mas »

Alex
Alex
2 Años hace

Es obvio que el autor de este artículo es un furibundo hater del Presidente Trump, aqui expresa lo que son sus deseos sin advertir que ese voto duro de los republicanos que el mismo dice está en 44% y que sumado al alto porcentaje de indecisos le aseguran a Trump la reelección, si bien es cierto que Biden representa a los sectores mas moderados de la sociedad norteamericana estos no son suficientes para inclinar la balanza, las elecciones seran decididas por la gran mayoria que sabe que Biden representa «cambio para que todo siga igual»

Alberto
Alberto
2 Años hace

Excelente artículo.

Me gustaría saber si durante estos efectos negativos que vienen arrastrados por el asesinato de George Floyd que se considera como un acto racial, el presidente Donald Trump se mantiene con el 44% (al rededor) como lo explica o tiene alguna tendencia a bajar, o en su defecto le ha convenido.

Pedro
Pedro
2 Años hace

No me atrevo a opinar sobre el contenido de la política norteamericana al interior por ignorancia y del artículo como forma menos, ya que tiene un nivel de elaboración perfecto.
Sólo siento el dolor que ha creado esa nación desde antaño a otras y sigue empeñada en continuar interviniendo fuera de sus fronteras; cosas de aptitud y actitud Imperial en un mundo donde la expansión y los espacios se ganan con desarrollo humano y competencias, entre los modernos actores de la bolita del Mundo.

Enemencio
Enemencio
2 Años hace

Esa derrota no se la despinta nadie al hombre de la peluca. Biden presidente antes de que el loco de Trump destruya el país.