CMD: paros ilegales  y reacción impetuosa ante dañinas prácticas

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Cuando nuestro segundo hijo y su hoy esposa se graduaron de médicos, les imploramos para que jamás dejaran de atender a un paciente por falta de dinero, o por un reclamo de aumento salarial.

La primera dispensa hacia esa prole aplicada fue poner en sus manos un esfigmomanómetro (aparato para tomar la presión arterial), un estetoscopio (para auscultar o escuchar órganos de los pacientes) y el juramento Hipocrático (redactado 400 años antes de Cristo), con el subrayado de que “dirigiré la dieta con los ojos puestos en la recuperación de los pacientes, y les evitaré de toda maldad y daño”.

La exhortación precedente colocó el acento en el espíritu público-humano-social, para que no se vieran envueltos en la vorágine del actual vendaval de demandas judiciales que se ventilan contra galenos, clínicas privadas y hospitales gubernamentales, que suman más de 500. Si otros casos se estudiaran exhaustivamente, los expedientes acusatorios serían de más de cuatro dígitos.

Sin exagerar, no sería ocioso analizar si en las negligencias y otras complicaciones de salud de ciudadanos habría complicidad culposa -que conllevan a otras sentencias- de parte de la Asociación Nacional de Clínicas Privadas de la República Dominicana (Andeclip), la Asociación Dominicana de Administradoras de Riesgos de Salud (Adars) y el Colegio Médico Dominicano.

El hospital Ney Arias Lora ha sido condenado al pago de una indemnización de 10 millones de pesos al ser encontrado responsable por la amputación de una pierna a un paciente tras contraer una bacteria; la clínica Corazones Unidos fue sentenciada a la amortización de 6 millones de pesos a resultas de la inapropiada implantación de lentes intraoculares, y el cirujano plástico Asmín Aquino Rodríguez fue castigado con un mes de prisión y el desembolso de dos millones de pesos por un pésimo servicio operacional.

Waldo Ariel Suero

Guerrillero

Waldo Ariel Suero, específicamente, obra como un guerrillero electorero en defensa de los profesionales de la medicina, y no de la colectividad. Nunca lo hemos escuchado pedir públicamente a sus colegiados que ejerzan con espíritu público-humano-social -como acontece con cientos de sus colegas, que son modelos de competencia profesional y responsabilidad- y que sean extremadamente cuidadosos para no lesionar y luego caer en las garras de la justicia.

Apena leer esta frase del susodicho: “De continuarse por este peligroso camino de querer judicializar cada paciente que se complica, estaríamos llevando no tan solo a los médicos, a los centros de salud y, aunque usted no lo crea, a todo el país a una situación de extremismo donde muchos médicos y muchos centros de salud comenzarían a alejarse del ejercicio, muchos colegas abandonarían su profesión y el cierre de varios centros de salud”.

Las equivocaciones saltan por la lentitud y desidia en salas de emergencia, diagnósticos erráticos, por la ausencia de atención minuciosa, por medicación inadecuada y por contraer bacterias en los quirófanos, por cuya abundancia el Ministerio de Salud Pública está compelido a investigar la causa y fijar normas preventivas. ¿Cuántos dominicanos han fallecido por contagiarse con bacterias en salas de operaciones? ¡Grave…!

Exceso

La inadecuada prescripción acaece por la superficialidad engendrada en el aceleramiento, el afán monetario y el cansancio derivado del exceso de trabajo de los facultativos. ¿Se compenetra con su paciente un médico que, en un solo día, consulta a más de 50 personas en tandas matutinas, vespertinas y nocturnas?

En el borde de esas fallas, los pacientes pierden tiempo, monedas y hasta la vida, y los galenos por contenes echan a rodar su reputación, dinero, la libertad y el exequatur. Los daños emocionales son compartidos. Para mejor lidiar en esas desventuras, tenemos médicos que se han inscrito a estudiar derecho, y matriculan a hijos suyos en facultades de ciencias jurídicas de universidades.

Para desechar angustias, sufrimientos, pérdidas económicas y prisiones, los médicos tienen que ser extremadamente cuidadosos, dedicando más tiempo a sus pacientes, y hablándoles claro tanto a estos como a sus familiares, sobre todo en lo relativo a las condiciones preexistentes.

Los clínicos o terapeutas ganan más ejerciendo su profesión con un sentido público-social, y comprendiendo que el cuidado de la salud de nuestros semejantes está por encima de las reclamaciones particulares, sin que esto signifique que dejen de llorar por un salario más acorde con su nivel social y formalidades laborales más acogedoras.

La sociedad no soporta más actos que conduzcan a la extinción física, ni tampoco las tradicionales huelgas, que atentan contra el fundamental derecho a la vida. ¡Qué lastimoso es presenciar a decenas de pacientes acostado en bancos de hospitales públicos, quejumbrosos, desesperados y sin recibir asistencia para calmar sus dolencias! ¡qué lacerante es ver morir a seres humanos bajo la contemplación indiferente de profesionales vestidos de blanco!

Las actitudes de médicos devienen, con bastante frecuencia, en homicidios, y éstos pueden implicar juicios y sanciones judiciales. Además de miserables, el Colegio Médico no se detuvo con paros ilegales, y ahora reacciona impetuosamente ante las dañinas prácticas profesionales. O sea, no acata la Constitución de la República ni el Código Penal.

En su artículo 8, numeral 11, letra D, la Constitución de la República expresa que “se admite el derecho de los trabajadores a la huelga y de los patronos al paro en las empresas privadas, siempre que se ejerzan con arreglo a la ley y para resolver conflictos estrictamente laborales. Se prohíbe toda interrupción, entorpecimiento, paralización de actividades o reducción intencional de rendimiento en las labores de las empresas privadas o del Estado. Será ilícita toda huelga, paro, interrupción, entorpecimiento o reducción intencional de rendimiento que afecten la Administración, los servicios públicos o los de utilidad pública. La ley dispondrá las medidas necesarias para garantizar la observancia de estas normas”.

Igualmente, el artículo 19 del Código Penal señala que “El que por torpeza, imprudencia, inadvertencia, cometa homicidio involuntario, o sea causa involuntaria de él, será castigado con prisión correccional de tres meses a dos años, y multa”.

Y el artículo 1382 del Código Civil manda que “Cualquier hecho del hombre que causa a otro un daño, obliga a aquél por cuya culpa sucedió a repararlo”. También han de ser observados el Código de Ética del Colegio Médico y el Reglamento General de Hospitales.

Las inadvertencias y falta de consideración a los pobres de este país y la violación a éstas y otras disposiciones Constitucional y legales demandan una respuesta más contundente de los ciudadanos. Es tiempo ya de que se ponga fin a las omisiones, a los deslices y a los perjuicios, que implican poner a los enfermos a retorcerse del dolor sin percibir ninguna mirada piadosa. Con las referidas sentencias y otras que vendrían, se iniciará el tránsito hacia la humanización de la medicina.

oscarlr1952@gmai.com

jpm-am

Compártelo en tus redes:
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
13 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
sancheo sin panza
sancheo sin panza
1 mes hace

el periodista con sus acusaciones solo hacia los medicos y no al sistema gobernamental que tambien tiene cierto grado de responsabilidad en el cuidado que recibe el paciente, no me extrana que el sea un asalariado del gobierno. no espere una medicina de buena calidad si el gobierno no participa en mejorar las condiciones de trabajo de los galenos. con relacion a los errores medicos que en rd, si se deberia demandar al medico si comete una

sancheo sin panza
sancheo sin panza
Responder a  sancheo sin panza
1 mes hace

falta grave con un paciente, pero en los eeuu tambien se cometen errores medicos a diarios que ponen fin a la vida del paciente, miles pacientes mueren al ano por medicamentos administrado en forma equivocada.casi pierdo una hija porque un cirujano obstetrico decidio operarla de un tumor demoides alojado en el arbol mesenterico si compreter utero, ovario o vagina, era para un cirujano de vias gastrica, mi hija no puso una demanda porque yo la

sancheo sin panza
sancheo sin panza
Responder a  sancheo sin panza
1 mes hace

convenci de que no lo hiciera, porque se pensaba que si era de origen genetico podia volver y cuando aqui tu pone una demanda, los medicos evitan tenerte como paciente por miedo de que tu lo pueda demandar. lo se porque tambien estoy dentro del campo medico. la saque de ese hospital enseguida y la lleve al baptist hospital donde me le salvaron la vida despues de casi una semana con el vientre abierto porque me la habian desahuciado con apena 28 anos. el dia que en rd, ir a un hospital sea sinonimo de probreza,entonces tendremos una medicina de… Leer mas »

Bartolino
Bartolino
1 mes hace

un ser querido se le practicó una cirujía de corazón abierto,cuando lo abrieron fue que los cirujanos supuestamente descubrieron que sus arterias eran dizque muy duras,lo cerraron y mandaron para su casa,dónde sufrió un derrame cerebral, quedó sin poder hablar e inválido por siete años y murió después de mucho sufrir.los médicos y el centro médico cobraron sus honorarios.tres niños,su esposa y todos sus familiares,ni escusas recibieron

Bartolino
Bartolino
Responder a  Bartolino
1 mes hace

Éste es un ejemplo del porqué muchos políticos famosos,grandes empresarios,artistas,van al extranjero a buscar sus atenciones médicas.huyendo a que les suceda lo que le sucedió a mi querido familiar.

Tito Estrella
Tito Estrella
1 mes hace

que lamentable que ese sr.periodista solo se centra en denotar querer hacer ver a los médicos como criminales y deshumanizados.no se refiere en ningún momento a la realidad de nuestro servicio de salud,el cual no le ofrece a los médicos condiciones laborales adecuadas.porque no usa ese medio para también denunciar al gran capital financiero que lo que quieres es convertirnos en peones y obreros de bata blanca. no pedimos impunidad

yankee
yankee
Responder a  Tito Estrella
1 mes hace

los medicos carniceros tienen que ponerle un pare en la rd,no creo que las condiciones laborales sean el problema,porque las clinicas privadas son las que deben de ofrecerles facilidades laborales no el gobierno,el 80% de las cirugias son en clinica privada,los mercaderes de la medicina son los responsables de la mayoria de las malas practicas medicas en el pais

ASURBABIPAL
ASURBABIPAL
1 mes hace

el mismo guion postmodernista de siempre de no asociar el relato con el dato el cual es sustituido con la misma realidad humana del dolor y el sufrimiento .la razon que pueda dar el medico sobre los acontecimientos no importa y cuando se pierde la razon lo que queda es la fuerza el poder la imposicion de nuestras estructuras de poder de la seguridas social donde gravita el sector publico y privado intentando desconstruir o desmantelar el sistema

ASURBABIPAL
ASURBABIPAL
Responder a  ASURBABIPAL
1 mes hace

sin tener claro lo quie quieren que emerja como reemplazo lo cual con seguridad sera peor que lo que tenemos.el peligro es cuando todo esto empieza a llegar tambien en forma de legislacion ,aqui vemos que no se trata de dialogos de unos pocos contra los medicos sino de grupos de poder que intentan reducir el trabajo del medico a simple obreros de zonas franca sin autocritica orientados al afan de lucro de las grandes ars tratando a las personas como objetos codificados y con fecha de caducidad.

yankee
yankee
Responder a  ASURBABIPAL
1 mes hace

parece que ud no ha sufrido las malas practicas que hacen mucho medico no solo en la rd,ud no ha visto mujeres muertas que han ido de diferentes paises hlacerse cirugia y han sido difrasada y otras muertas,el dolor humano no lo sufre el medico,por falta de profesionalidad,preparacion sino la familia del paciente,mucho medico nada mas piensan en lucrarse con el paciente

Juana
Juana
1 mes hace

estoy de acuerdo, con que penalizen las malas prácticas médicas, de esa forma los galenos se van a cuidar, a la hora de una intervención quirurgica. no todos, pero muuuuchos médicos en rd, lo que tienen es una carnicería. al momento de ellos intervenir con un paciente, sólo esta su cuerpo presente, pero el alma y su mente estan en otro lugar.